Por Eliseo Avramides
Con poco menos de 40 partidos por jugar para cada equipo en la Liga Americana, hay nueve equipos separados por solo ocho juegos y medio en la carrera por los dos comodines donde además, exceptuando la División Oeste, ampliamente dominada por Houston, las otras dos divisiones tienen al escolta a menos de cinco juegos de los líderes. Con este panorama, es interesante analizar aquellos jugadores “inesperados” que pueden tener un gran impacto para sus equipos en la búsqueda de llegar a la pretemporada.

Creo que es pertinente comenzar haciendo algunas aclaraciones para hacer más llevadera la lectura. En esta ocasión tocará tirar de bastantes estadísticas, para lo cual son muy buenos los siguientes artículos de Ángel Carrillo, para entender mejor de qué se habla.

Estadísticas Pitchers – Estadísticas Ofensivas 12   

Por último, cabe aclarar que los datos son al cierre de la jornada del martes 22 de agosto.

Otra aclaración es que no tendremos en cuenta a los ya mencionados Houston Astros, que ya están en la postemporada, salvo catástrofe, así como tampoco nos ocuparemos de los Boston Red Sox y Cleveland Indians, quienes con sus ventajas en sus respectivas divisiones y con su gran plantel, no parecen tan necesitados de un héroe inesperado. Además, en el caso puntual de los Medias Rojas, ese héroe inesperado ya hizo su aparición y es el antesalista Rafael Devers, quien llegó para solucionar uno de los pocos problemas que tenía la tropa de John Farrell. Así las cosas, quedan descartadas las grandes estrellas que tienen algunos de los equipos que están en la pelea, ya que serían elecciones muy obvias. De esta manera, aquí no se va a hablar de Mike Trout, Corey Kluber, Aaron Judge, Manny Machado, Eric Hosmer, Nelson Cruz y el trío abridor de Boston, entre otros.

AL Race-1

Posiciones al 22/8

Vamos a comenzar por la división Este, donde detrás del líder, todos cuentan con posibilidades reales de llegar a la postemporada.

Los Yankees son los escoltas en esa división y también los líderes en la carrera por los comodines de la Liga Americana. Allí, la situación actual de Aroldis Chapman, quien fue removido de su rol de cerrador, parece dejar claro que el hombre a tener en cuenta es Dellin Betances. Y es que el relevista diestro está teniendo una gran temporada, con un promedio de carreras limpias de 2.11 y 81 bateadores ponchados en 47 entradas lanzadas. Luego de algunas dudas durante junio y julio, lleva 8 formidables apariciones en el mes de agosto, en las cuales no solo no le anotaron carreras, sino que permitió un único hit y otorgó dos bases por bola. Además, en tres de sus últimas cuatro salidas, se encargó de lanzar la novena entrada y ayudó a los Bombarderos del Bronx a sellar la victoria. Es por esto que tiene todas las papeletas para quedarse con el rol de cerrador en el momento más caliente de la temporada.

Betances

Betances, All-Star por cuarto año en fila, cobró un rol preponderante en las opciones de los Yankees

Por detrás de los de La Gran Manzana se sitúan los Tampa Bay Rays. Las mantarrayas recibieron de brazos abiertos el regreso de Kevin Kiermaier. Y es que el jardinero venía de tener un mes de junio por encima de los promedios ofensivos de su carrera, y después de comenzar julio a toda marcha, padeció una fractura y se perdió más de dos meses de acción. Pese a esto, se lo vio en gran forma en su regreso a principios de la semana pasada; es por esto y por su conocida capacidad para defender el jardín central (ganó el Guante de Oro al mejor defensor en su posición los últimos dos años) que en Tampa esperan que él pueda traer la chispa que le está faltando a un equipo que perdió 7 de los últimos 10 juegos.

Cuartos en la división se encuentran Orioles de Baltimore, que con 61 victorias y 65 derrotas están a cuatro juegos y medio del último comodín.  Después de tres meses ganando menos de la mitad de sus partidos, Baltimore tiene un récord de 19-19 desde la pausa del Juego de las Estrellas. luciendo casi tan bien como lo hacía desde abril. Y hablar de agosto no es casual, porque en el cierre de la temporada de trades, los Orioles se hicieron de Tim Beckham. Un cambio que a priori parecía de poca importancia (los Orioles pagaron con un prospecto que ni siquiera estaba considerado entre los más altos de la organización), trajo consecuencias inmediatas. Y es que el antiguo número 1 del draft, quien con 27 años nunca cumplió las expectativas que se tenían con él, parece un hombre nuevo en sus primeras tres semanas en Baltimore, con un promedio de bateo de .416 y con un premio al mejor de la semana en la Americana. Si bien este ritmo parece insostenible y sin dudas vamos a ver una regresión, con que Beckham logre mantenerse por encima de los números de toda su carrera (algo que a este ritmo no parece muy complicado), será clave para las aspiraciones de su equipo.

El sótano de la división lo ocupan los Toronto Blue Jays, que pese a todo están a solo 6 juegos del último pasaje a la postemporada. En el equipo canadiense, la historia del año es Justin Smoak. El primera base, que solamente una vez había llegado a 20 cuadrangulares y tenía una marca de .238 de promedio y .334 de promedio de embasarse como marcas más altas, tiene este año 33 homeruns y un promedio que está casi en .300. Si esos números no le alcanzan a la ofensiva de los Azulejos es porque Josh Donaldson se perdió muchos juegos por estar lesionado. Troy Tulowitzki padeció el mismo mal con el agravante de que tampoco logró producir cuando estuvo sano. Demasiado para un equipo que ya había perdido en la temporada baja a Edwin Encarnación, uno de sus mejores bates. Pero como no parece que vaya a alcanzar con el esfuerzo que está haciendo la ofensiva, hay que hacer un lugar para hablar de Chris Rowley. Y esto no se trata de su historia. No se trata del hecho de que sea el primer graduado de West Point (la Academia Militar de los Estados Unidos) en llegar a Grandes Ligas, sino de que desde su regreso del servicio militar en 2016, el diestro de 27 años subió desde Clase A Avanzada hasta el equipo mayor. Luego de dominar en AA y AAA este año, Rowley se vio realmente prometedor en sus primeras dos salidas, donde solo trabajó por cinco entradas en cada una. Pese a que la tercera salida, en Tampa, fue muy complicada para él y cargó con la derrota. De todas maneras, cuenta con la plena confianza del manager John Gibbons y si logra hacer algunos ajustes y adaptarse, puede ser muy importante, ya sea como abridor o como relevista, ya que también ha trabajado desde el bullpen durante este año.

En la División Central, actualmente los inmediatos perseguidores de los Cleveland Indians son los Minnesota Twins. Aquí también la elección se hace difícil. Si bien el jardinero Eddie Rosario parece estar teniendo su explosión a los 25 años y en este mes de agosto está en un gran nivel, la realidad es que a la defensiva no le está dando mucho a su equipo. Pero además de eso, en la primera parte de la temporada, la ofensiva de los Twins no fue tan efectiva como en la segunda parte. Por eso, el honor va para Byron Buxton. Jugador de unas condiciones atléticas innegables, transita su tercera temporada en las Grandes Ligas, pero por primera vez parece estar ante la oportunidad de ser realmente importante para su equipo. Si bien sus números no son para nada interesantes a simple vista (.240 de promedio de bateo, .369 de poder de bateo), en los 23 juegos que llevamos desde el parate por el Juego de las Estrellas, su promedio de bateo está en .321 y su promedio de embasarse rebasa los .350. Además, se sostiene como un grandísimo robador de bases, con 22 robadas y solo un intento fallido en la temporada, por lo cual lidera la liga con un 95% de éxito. Pero por sobre todo eso, está jugando a un nivel tremendo en la defensa, lo cual lo ubica entre los mejores defensivos en la presenta campaña. La levantada del joven jardinero es una de las razones de la levantada de la ofensiva de los Mellizos, y de sostenerse, podría darles un boleto a octubre.

Otro día en la oficina para Burxton

Detrás de Indios y Mellizos, se encuentran los Kansas City Royals. Y aquí, quizá por primera vez, apelaremos a un jugador de un perfil más alto. Y es que en el mes de mayo los Royals parecían acabados, y todo indicaba que la gerencia general saldría a vender, con lo cual el equipo campeón de la Serie Mundial de 2015 terminaría de desmembrarse. Pero nada de esto sucedió, principalmente porque el equipo revivió y se metió en la pelea. Y es digno de mencionar lo que ha hecho Lorenzo Cain. Siempre un sólido productor a la ofensiva, este año ha tenido un andar más bien irregular. No obstante, en esta segunda mitad de temporada viene de menor a mayor, y está completando un mes de agosto fantástico, donde su promedio al bate es .382. Con experiencia en estas batallas, todos esperan que sea clave para el club.

Si nos movemos a la última división, la del Oeste, vemos a los Houston Astros muy cómodos en el liderato. Detrás de ellos se encuentran los Angels de Los Angeles, quienes están virtualmente empatados con los Twins. Y en este caso, la elección de un solo nombre vuelve a ser difícil. Por un lado, porque detrás de Mike Trout, los Angels tuvieron a un impresionante Andrelton Simmons. El curazoleño siempre fue uno de los mejores defendiendo en el shortstop, posiblemente la posición más difícil del infield; y a eso este año le sumó más disciplina al plato, aumentando su cantidad de bases por bolas, así como también su poder de bateo, reflejado en sus 13 cuadrangulares (desde 2013, cuando conectó 17, no superaba los 10 y un máximo personal de 29 de dobles). Y por el otro, porque aquí tenemos quizá al nombre más desconocido, y al que más importante ha sido hasta hoy. Blake Parker ha sorprendido a absolutamente todos. El lanzador de 32 años tuvo una buena campaña en 2013, pero en los últimos tres años pasó más tiempo en Ligas Menores que en las Mayores. Sin embargo, se ganó un lugar en el bullpen desde los entrenamientos de primavera. Hasta ahora, apareció en 59 juegos, con lo cual es el segundo en ese rubro entre los lanzadores en la Liga Americana. Viene dominando a diestros y zurdos casi por igual. Por el momento se venía mostrando muy superior en casa contra lo hecho como visitante, pero desde el descanso del Juego de Estrellas, lanzó 16 entradas y un tercio en 17 apariciones, en las cuales permitió solo tres carreras, todas ellas en el mismo juego. Es decir que en 16 de los últimos 17 partidos, no le han podido anotar una sola vez. Y otro número que habla por si solo es que heredó un total de 32 corredores en base a causa de un lanzador que él reemplazó, y solo 5 terminaron anotándole carrera, promedio que lo sitúa séptimo entre los lanzadores de la Americana. Números demoledores en el momento más importante de la temporada.

Si pasamos a los Seattle Mariners, el primer hombre a destacar es James Paxton. El abridor de 28 años está completando los mejores registros de su carrera. Luego de un inicio demoledor, se fue enfriando poco a poco, pero siempre sostuvo a un equipo que padeció durante bastante tiempo la falta de su as, Félix Hernández. Sin embargo, en julio volvió a brillar y ganó cada una de sus seis salidas, con lo cual fue el Pitcher del Mes en la Liga Americana. Luego de perderse diez días de acción por un problema en uno de sus pectorales, esta semana estará de vuelta. En la parte ofensiva, luego de ver cómo Ben Gamel se apagó completamente en esta segunda mitad de temporada, buena parte de las esperanzas de Seattle están basadas en lo que Guillermo Heredia pueda hacer para acompañar a la parte fuerte de la alineación. Y es que el jardinero cubano, quien transita su primera temporada a tiempo completo en la liga, está aportando desde el fondo de la alineación y en este mes está compensando el flojo mes de julio que tuvo. Por momentos ha sido incluso el único bateador sólido y productivo del equipo, lo cual se refleja en su poca cantidad de carreras anotadas.

El último turno es el de los Texas Rangers, que con 62 victorias y 63 derrotas ven el último lugar del comodín a dos juegos de distancia. Pese a todo lo tentador que puede ser hablar de un Cole Hamels que ha lucido muy bien en los últimos meses y que ha contribuido con varias victorias, la realidad es que Texas necesita de un jugador de campo que pueda tener presencia y preponderancia día sí y día también. Por eso es que toca inclinarse por un veterano como el coreano Shin-Soo Choo. Y es que el antiguo jugador de Cincinatti nunca logró su mejor nivel en los Rangers, pero una segunda mitad de temporada muy buena convirtió esta en su mejor campaña en el estado de la Estrella Solitaria, y una más acorde con lo que el bateador designado hizo en sus mejores años. De esta manera, en la recta final puede ser el ingrediente que necesitan sumar a los siempre rendidores Adrián Beltré, Elvis Andrus y al sorprendente Delino DeShields Jr.

Así las cosas, la carrera en el Circuito Joven se presenta completamente impredecible, detrás de quienes hoy aparecen como líderes divisionales, y no quedan dudas de que, entre todas las estrellas, tendremos algunos héroes inesperados. Queda en cada uno elegir un favorito.