Honduras vs Australia: (viernes 9 a las 19:00 y miércoles 15 a las 06:00)

El Estadio de San Pedro Sula espera por Catrachos y Canguros en la ida

El Estadio de San Pedro Sula espera por Catrachos y Canguros en la ida

Por segunda vez en la historia se disputa una repesca entre un equipo de la CONCACAF y otro de la AFC. El antecedente es de 2005, cuando Trinidad y Tobago venció 2-1 a Bahrein. En la previa, la serie parece pareja, entre dos países que fueron a los mundiales de esta década.

Los “Catrachos” dirigidos por Jorge Luis Pinto, el hombre que condujo a Costa Rica en su milagro en Brasil, llegan bien con un invicto de cinco partidos en las eliminatorias de CONCACAF, en las que dejaron atrás a Estados Unidos. Tienen varios jugadores en el extranjero, y sus hombres más importantes continúan siendo los de los últimos torneos: Carlo Costly (que vuelve a la Selección a los 36 años tras haberse retirado post Mundial 2014), Maynor Figueroa, Boniek García y Emilio Izaguirre.  La aparición más importante del último tiempo para Honduras fue la dupla de delanteros Alberth Elis y Romell Quioto, del Houston Dynamo de la MLS.

Los Canguros continúan con Ange Postecoglou como entrenador, el mismo del último Mundial y que se consagró campeón en la Copa Asíatica 2015. Perdieron un sólo partido de su hexagonal en Asia, pero cayeron en el playoff y tuvieron que vencer a Siria en tiempo suplementario con un gol del interminable Tim Cahill, cercano a cumplir 38 años. Junto a Mathew Leckie, del Hertha Berlin, y Robbie Kruse, es de lo mejor que tienen en ataque. El arco es de Matthew Ryan, el del Brighton de la Premier League. La defensa es una línea de tres con Trent Sainsbury como líbero. El centrocampista Mile Jedinak, otro de mucha experiencia en Inglaterra, es el capitán.

Nueva Zelanda vs Perú: (sábado 10 a las 00:15 y miércoles 15 a las 23:15)

Sin dudas Perú perdió a su mejor jugador

Sin dudas Perú perdió a su mejor jugador

Perú, un país con historia futbolera y tradición de buen pie, merecía esta oportunidad de volver a un Mundial tras 36 años sin alegrías. Los del “Tigre” Gareca sumaron 15 de los últimos 24 puntos jugando muy bien y llegaron aquí, pero hace unos días sufrieron un golpe muy duro: la suspensión provisoria a Paolo Guerrero hasta que se termine de aclarar su tema de doping, lo que margina de la serie con Nueva Zelanda al mejor futbolista peruano de la década y posiblemente lo saque del Mundial. Sin el maravilloso tiro libre de Paolo ante Colombia, los Incas no estarían aquí.

El reemplazo de Paolo parece que será otro histórico, Jefferson Farfán, pero la clave para Perú ante un Nueva Zelanda recostado bien atrás pasa por el mediocampo. Ahí cuenta con muy buenos jugadores, tal es el caso de Christian Cueva, Renato Tapia, Yoshimar Yotún, mientras que André Carrillo y Edison Flores (autor de cinco goles en las Eliminatorias) son muy peligrosos por las bandas. También hay que nombrar a su arquero, Pedro Gallese, que se hizo conocido acá en aquel partido de River y Juan Aurich y después se destacó en la Copa América Centenario, con tres vallas invictas en cuatro partidos.

Los de Oceanía llegan de nuevo a esta instancia a la que se van acostumbrando tras la partida de Australia a Asia en las eliminatorias de Sudáfrica 2010. Derrotaron 8-3 en el resultado global a Islas Salomón para acceder al repechaje intercontinental. El plantel que dirige Anthony Hudson, un estadounidense de apenas 36 años,  no tiene jugadores de la liga local, que es semiprofesional. En ataque cuentan con Chris Wood, hombre del Burnley de la Premier League, y el veterano Shane Smeltz.

Wood y Smeltz vivieron la experiencia de Sudáfrica 2010, dónde Smeltz le anotó un histórico gol a Italia en el 1-1. Los All Whites empataron sus tres partidos y fueron el único equipo que no perdió en todo el Mundial. Su capitán, el central Winston Reid, juega hace nueve temporadas en el West Ham y también fue autor de un gol en el Mundial 2010.

África:

Sadio Mané no se quiere perder la Copa del Mundo

Sadio Mané no se quiere perder la Copa del Mundo

Las eliminatorias del continente negro no otorgan una media plaza para repechaje, pero todavía tienen tres grupos por definirse además del 2 y el 5, donde ya clasificaron Nigeria y Egipto. En el 1 Túnez tiene casi todo cerrado, con tres puntos y dos goles de diferencia sobre Congo a falta de una fecha. Ambos son locales el sábado a las 14:30: Túnez, invicto en las eliminatorias, recibe a Libia mientras que Congo lo hace con Guinea.

En el grupo 3 hay prácticamente una final entre dos pesados del fútbol del continente: Marruecos y Costa de Marfil. El choque es el sábado a las 14:30 en Abidjan, la “capital económica” de Costa de Marfil, pero Marruecos cuenta con la ventaja de que le sirve el empate ya que tiene un punto más.

A pesar del retiro de la “Generación de Oro” que se clasificó a 2006, 2010 y 2o14, Marc Wilmots convocó a jugadores de la talla de Franck Kessie, Serge Aurier, Gervinho y Wilfried Zaha en su plantel, mientras que Wilfried Bony y Eric Bailly quedaron fuera de la lista para este cruce. Por el lado de Marruecos hay que mencionar que hasta ahora al equipo capitaneado por Mehdi Benatia no le convirtieron goles en los cinco partidos del grupo. En el mediocampo tienen muchos talentosos: Younès Belhanda, Hakim Ziyech, Mbark Boussoufa, Nordin Amrabat y Sofiane Boufal. El ex Granada Youssef El-Arabi no está convocado para jugar en la delantera, pero Khalid Boutaïb, un tanque que juega en Turquía, le anotó un hattrick a Gabón en el último partido.

El grupo restante tiene polémica encima: Senegal suma 8 puntos y Sudáfrica 4, pero ambos jugaron sólo cuatro partidos, aunque en realidad ya jugaron en 2016 y ganó Sudáfrica 2-1 como local. ¿Que pasó? La FIFA ordenó repetir el partido tras determinar que el árbitro ghanés Joseph Lamptey, a quién suspendió de por vida, influyó en el resultado. Entonces habrá dos choques entre estos países: el correspondiente a la fecha 2, en Sudáfrica este viernes a las 14:00, y el de la última jornada en Senegal, el martes 14 a las 16:30.

Sudáfrica necesita ganar ambos partidos, Senegal con dos puntos va a Rusia. Ahora, si hay un empate en un partido y Sudáfrica gana el otro, esto le abre las cartas a un posible ganador de Burkina Faso – Cabo Verde, ya que igualaría a Senegal en nueve unidades. Senegal tiene +4 de diferencia de gol, Burkina Faso 0 y para Cabo Verde es casi imposible debido a que su número es -4.

Los senegaleses tienen la mayor cantidad de jugadores “mainstream” en el plantel, con Sadio Mané, figura del Liverpool, Kalidou Koulibaly del Napoli sensación en Italia, Keita Baldé (Mónaco), Cheikhou Kouyaté (West Ham) e Idrissa Gueye (Everton). Desde aquel 2002 histórico con final de Copa África y cuartos de final en su debut mundialista, triunfos ante Francia y Suecia incluidos, no volvieron a una Copa del Mundo. Tienen ahora una chance única.