Llegó junio, un mes en el cual el verano llega al hemisferio norte, LeBron James juega la final de la NBA y… ES LA FINAL DE LA STANLEY CUP, VIEJO!

Predators-Stack-Up-To-Penguins-Stanley-Cup-Finals-Cup

Siendo la sección menos constante y calificable como tal de la página, optamos por no hacer una cobertura tradicional de los playoffs porque Detroit no clasificó y quería que llegara octubre somos vagos y nos asumimos como tales. Hechas las presentaciones del caso, ahora sí, hablemos de NHL.

Sorprendentemente o no —dependiendo cómo se vea la llave de los playoffs— este año la final es entre los Pittsburgh Penguins y los Nashville Predators.

Los Penguins buscan ser el primer equipo en retener el título de campeón desde los Detroit Red Wings 96-97/97-98 (N.del A.: está científicamente comprobado que si lees esta frase en voz alta con una foto de Patrick Roy de fondo, se te pone un 15% más gomosa); mientras que los Predators tratarán de llevarse a Lord Stanley para Nashville por primera vez en su joven historia.

¿Cómo llegaron hasta acá? En el Este, los campeones defensores (segundos preclasificados) llegaron dejando en el camino a los Blue Jackets, Capitals —cuando no— y a unos sorprendentes Senators. En el Oeste, los Preds (segundo wild card u octavo preclasificado) le hicieron un Bill Cosby a Chicago, luego despacharon a los Blues y se tiraron con de todo con los Ducks para llevarse la serie en 6 —pero con el costo de perder por lesión a Ryan Johansen—.

Los dos primeros partidos de la final se jugaron en la cancha de los Pens, quienes se pusieron 2 a 0 en la serie. Sin embargo, conseguir esa ventaja no fue sumamente cómoda para Pittsburgh ya que la serie arrancó con un gol anulado a PK Subban por un offside muy finito que se cobró por un coach challenge. Por suerte para Crosby & friends el arco estuvo abierto de par en par y el guante de Rinne no daba respuestas ante los ataques de los Penguins. El primer partido terminó 5 a 3 y el segundo 4 a 1.

Stanley-Cup-Predators-Penguins-Hockey-4

Hasta ese momento, el héroe de la serie era el rookie Jake Guentzel, quien puede llegar a romper el record de goles en playoffs por un rookie —está a uno de Dino Ciccarelli, quien hizo 14 en 1981—; y Matt Murray respondía con solvencia bajo los tres palos. Por su parte, así como hay un héroe hay un villano y esa carta se la estaba llevando, inesperadamente, Pekka Rinne con un par de actuaciones decididamente flojas para lo que es su performance habitual.

Lo que parecía un viaje inexorable de los Penguins a hilvanar cuatro victorias consecutivas, quedó desactivado apenas se puso el puck en juego en Nashville. Primero con PK Subban boqueando con que él garantizaba que los Preds iban a ganar el tercer partido y segundo con un esfuerzo colectivo excelente que respaldo los dichos del 76. Nashville paseó a los Penguins con un 5 a 1 categórico y Rinne demostró que sigue estando en plena forma. A su vez, el cuarto partido se jugó hoy y Nashville volvió ganó 4 a 1 con claridad, aunque el trámite fue más ajustado, empatando la serie en 2.

El próximo partido es el jueves en Pittsburgh y será una buena referencia para ver como ambos equipos manejan el aspecto mental y emocional.

Algunas notas que dejó la serie hasta el momento:

  • Los rookies vienen aportando buenos rendimientos para los dos equipos. Guentzel en los Pens y Gaudreau en los Preds.
  • Murray sigue respondiendo en los Playoffs pero estos últimos partidos terminó quedando expuesto en varias ocasiones a causa de una defensa que muchas veces resulta superada.
  • Rinne dejó atrás las dudas de los primeros dos partidos y sus actuaciones en Nashville fueron, sencillamente, excelentes.
  • Crosby y Malkin no están pero están. Es injusto infracalificar a estos dos pero de alguna forma hay que expresarlo. Puede que no estén haciendo todos los goles y asistencias del equipo (Hola LeBron) pero juegan inteligentemente, hacen jugar a los demás y aprovechan cada descuido rival.
  • Nashville tiene la tradición de tirar un catfish a la cancha.
  • Si sale campeón Nashville, el trade de PK Subban puede llegar a ocasionar -al menos- dos suicidios en Montreal: Marc Bergevin (GM de los Canadiens) y Shea Weber (la contraparte de EL TRADE de esta temporada). Y ustedes pensaban que los Raptors tenían mala suerte.
  • Charles Barkley está hecho un termo divino con los playoffs de la Stanley Cup y se la agita a la NBA por aburridos y predecibles.