Por Juan Martín Quigley

En una tarde/noche para el infarto, con récord de home runs combinados (ocho en total) y en donde parecía que los locales lo tenían todo controlado, los Astros de Houston forzaron el partido a extra innings y definieron el partido 7-6 a su favor en la 11va entrada.

Hasta el 8º inning todo parecía que el partido iba a cerrar a favor de los Dodgers: Justin Verlander había arrancado bien el encuentro sin recibir ningún hit hasta la baja de la 4ta pero luego permitió dos home runs: Pederson corriendo solo en la 5ta teniendo ya los Dodgers 2 outs en esa entrada y Corey Seager con un doble con Chris Taylor en la 6ta, producto de una bola rápida mediocre al centro del plato a 97 mph (156 km/h).

Justin cerró así una noche bastante floja en cuanto al rendimiento personal, siguiendo así la línea de su compañero y 2do pitcher estrella, Dallas Keuchel, quien no pudo contener al equipo de Los Angeles en el primer juego. Además, los locales supieron contener bien a Altuve y a su bateo durante los primeros 9 innings: no le habían otorgado la posibilidad de conectar un golpe durante las entradas regulares.

Entonces la pregunta es: ¿por qué los Astros ganaron frente a unos Dodgers que estaban invictos en casa durante esta postemporada? Acá repasamos las claves.

manager

• Dave Roberts, manager de LA, no bancó al pitcher inicial, Rich Hill y lo cambió prematuramente al finalizar la alta de la 4ta entrada, transformándolo así en un juego de bullpen. El conteo de Hill estaba solamente en 60 lanzamientos (42 strikes). No solamente eso, sino que quitó de manera temprana además al reliever que había puesto, Kenta Maeda, luego de 25 pitches (17 strikes) y al reemplazante después de él, Brandon Morrow, con 14 (10 strikes). Por otra parte, el haberles quitado la posibilidad de tener continuidad en el montículo durante el partido a estos jugadores, dio espacio a lanzadores como Josh Fields (6 pitches – 4 strikes) y Brandon McCarthy (21 pitches – 12 strikes) que se apoderaran del mound, o al menos la posibilidad que lo hagan, ya que sus actuaciones no se lucieron. El manager Roberts siempre recibió críticas positivas por este tipo de estrategia de cambiar al pitcher inmediatamente luego que este mostrara algún signo de debilidad para mantener el flow del partido a su favor, pero sin duda alguna esta movida le jugó una mala pasada durante este partido.

colo

• A pesar que los Dodgers hayan anotado 6 carreras la ofensiva estuvo floja en líneas generales: solamente pudieron conectar 5 hits, de los cuales solamente 2 fueron en los primeros 9 innings. Además, recibieron un total de 11 strikeouts. El barbudo Justin Turner, quién fue clave en esta postemporada, no pudo conectar ni un golpe de las 5 oportunidades que tuvo.

aa49566613cbfe6efadc82d8b52ef81d

• George Springer: Se puso el equipo al hombro, tanto al principio como el final, permitiéndole la victoria a su equipo. En la alta de la 3ra entrada conectó un golpe que Chris Taylor falló en capturar, permitiéndole así un RBI a Reddick. Esa fue la primera carrera del juego.

Además, en el 11vo inning mandó la pelota al fondo del jardín central, anotando así un doble para darle la ventaja a su equipo. 5 veces en el plato, 1 carrera, 3 golpes conectados, 2 RBI y 1 boleto a primera base. Sin dudas una noche para el recuerdo para Springer.

¿Cuáles son las claves para el próximo partido?

El juego 3º será en Houston, cómo así también el 4º y el 5º, y dará comienzo a las 21:09 hora argentina. Si juegan bien sus cartas, los Astros podrían estar festejando el primer trofeo de Serie Mundial de su historia como franquicia. Pero no todo es color de rosas, a pesar que juegan de local tienen varios puntos en contra:
• Dallas Keuchel, Justin Verlander y Charlie Morton no están en el rotation del equipo para el juego del viernes 27. Estos tres son los pitchers iniciales de más renombre dentro del plantel. Quien posiblemente esté comenzando el partido es Lance McCullers, quien supo lanzar 4 innings sin que le anotaron durante el 7º juego del ALCS contra los Yankees, pero hay un inconveniente: McCullers es un pitcher de relevo y esto puede jugarles en contra, ya que el jugador tuvo una presencia muy inconsistente durante los partidos de los que formó parte y no pudo desarrollar su pitcheo por completo.

Si el lanzador no rinde lo suficiente puede transformarse en un partido de bullpen y si los cambios son malos o no se hacen en el momento oportuno el juego puede volverse en su contra. Sino pregúntenle al manager Dave Roberts de los Dodgers.

• Yu Darvish, pitcher probable para los Dodgers en el juego 3º, fue el sidekick de Clayton Kershaw durante toda la postemporada y esta era la visión que tenían los de Los Angeles cuando lo firmaron. Con 14 strikeouts y solamente dos carreras en dos partidos tiene muy buenas posibilidades de hacer historia en el Minute Maid Park.

Si hay algo que nos apasiona del beisbol es la incertidumbre y la sorpresa. Es lo que nos motiva quedarnos desde las 9 de la noche hasta la 1:45 de la madrugada viendo el desenlace de un juego de Serie Mundial. En otros deportes si hay una diferencia considerable entre un equipo y otro es muy difícil que una remontada ocurra. Pero no acá. El beisbol es un deporte no apto para cardíacos. No hay nada seguro. El juego no se acaba hasta que se acaba.