Los Golden State Warriors tienen hasta el día de hoy un récord de 18-2, siendo los cómodos líderes de la liga. Con este récord, el porcentaje de victorias es del 90%, y habiendose jugado casi el 25% de la temporada, si mantiene su ritmo, estaría en condiciones de superar el récord de los Chicago Bulls de la temporada 1995/96 con 72-10, que fue con porcentaje de 87,8 %.

Vamos a hacer una comparativa entre las dos temporadas:

¿Como estaban los Bulls luego de su partido Nº 20? El récord era de 18-2, al igual que los Warriors en la presente temporada.

¿Cuando llegó la tercera derrota de los Bulls? Partido 26 de la temporada, el 26 de diciembre de 1995, ante los Indiana Pacers, quedando con el récord 23-3.

¿Cuando llegó la cuarta derrota? Acá es donde se puede poner peligrosa la comparación. La cuarta derrota llegó en el partido 45 de la temporada, el 4 de febrero de 1996 de visitante ante Denver Nuggets. Es decir, los Bulls lograron una racha de 18 partidos ganados en fila. Luego de esta derrota, el récord de los Bulls era de 41-4 (91,11%). Vale aclarar, que en el siguiente partido, los Bulls volvieron a caer, en este caso visitando a Phoenix Suns, en las dos únicas derrotas en fila de la temporada. (vale aclarar, que nunca un equipo de la NBA pudo terminar una temporada sin perder dos partidos al hilo, cosa que ya le ha pasado a estos Warriors). De esta forma el récord quedó con 41-5 (89,13%).

NBA: Golden State Warriors-Media Day

“Hola, somos los Splash Brothers y le vamos a sacar el récord a la moda noventosa de los Bulls” (?)

Con esto, se puede resaltar que para poder igualar el récord conseguido, los Warriors deberán llegar hasta finales de enero con una sola derrota más (o en su defecto dos), pero si llega a perder algún partido más, y las chances de empatar el récord serían casi nulas. O en su defecto, alcanzar el All-Star Break con 5 derrotas como máximo. Acá es donde se pone jodida la cosa, las lesiones han sido un problema recurrente en los Warriors. Si bien Stephen Curry en las últimas dos temporadas ha estado sano en su mayor parte, en el comienzo de su carrera tuvo muchos problemas de lesiones, al igual de Andrew Bogut (quien vive roto), David Lee e incluso Andre Iguodala la pasada temporada. Mantenerse sano será clave para los Warriors.

Desde ya que no es mi intensión comparar los equipos entre sí, por un lado se sabe lo que fueron para la historia de la NBA y del basket en si el equipo conformado de los Bulls ese año y todo lo que lograron esa temporada (ganador del MVP de temporada regular, del All-Star Game y de las finales (Michael Jordan), ganador del premio al sexto hombro (Toni Kukoc), dos jugadores en el All-NBA First Team (Jordan y Scottie Pippen), tres jugadores en el NBA All-Defensive First Team (Jordan, Pippen y Dennis Rodman), a Jordan como goleador de la liga, máximo encestador de tiros de campo (también de tiros ejecutados; como con Rodman como máximo reboteador, máximo reboteador ofensivo y jugador con el mejor Rebound Rate. Como se ve, va a ser muy dificil que los Warriors puedan igualar todo esto, es más, creo firmemente que no va a pasar, y que si terminan con 15 a 18 derrotas, lo de Golden State va a ser muy meritorio.

R2

“Bueno, acá los esperamos sentados…” (?)

Además, vale destacar que Steve Kerr, coach novato de los Warriors, se convirtió en el segundo entrenador en la historia en arrancar su experiencia al mando de un equipo NBA con un récord de 18-2. El anterior fue Al Cervi, quien lo logró al mando de los Syracuse Nationals (hoy Philadelphia 76ers) en la temporada 1949/50, siendo técnico – jugador. Ahhh, me olvidaba, Kerr fue parte de ese equipo de los Bulls en lograr en 72-10, pequeño detalle…