Por Eliseo Avramides

En la última serie que falta revisar, que está comenzando ahora mismo, se enfrentan los dos mejores equipos de la División Este de la Liga Nacional. Por un lado están los Dodgers de Los Angeles, que ganaron la división por quinta vez consecutiva y no juegan en la Serie Mundial desde que la ganaran en 1988; y por el otro están los Arizona Diamondbacks, que fueron campeones en 2001 y vuelven a la postemporada después de perder en la Ronda Divisional contra los Milwaukee Brewers en 2011.

El récord entre ambos esta temporada favorece 11-8 a los Diamondbacks, con un empate 5-5 en los partidos jugados en el Dodger Stadium. La última serie se disputó en ese estadio en el medio de la pésima racha de los Dodgers y terminó con tres victorias en igual cantidad de juegos para los Arizona.

Arizona Diamondbacks (93-69) vs. Los Angeles Dodgers (104-58)

dodgerstridente

Pitcheo

No es arriesgado decir que la situación de los Arizona Diamondbacks dista de ser la que su manager, Terry Lovullo, hubiera querido. Lógicamente, el entrenador de Arizona utilizó a su mejor lanzador, Zack Greinke, como abridor en el Juego de Comodín del día miércoles. Sin embargo, Greinke no tuvo su mejor noche y su entrenador eligió recurrir a Robbie Ray, su segundo mejor abridor y quien todos esperaban que lanzara el primer juego de esta serie en caso de clasificar. Un sacrificio necesario pero que le puede costar muy caro de cara a esta serie. Así las cosas, la apertura de hoy estará a cargo de Taijuan Walker, quien en su primera temporada en el equipo lució mucho mejor como visitante que en casa (2.92 de ERA contra 4.18, 22% de ponches contra 20, y también permitiendo mucho menos cuadrangulares). Detrás de él no está muy claro cómo quedará configurada la rotación. Una opción es Patrick Corbin. Otra podría ser el ya mencionado Robbie Ray, que llegaría con solo dos días de descanso después de haber realizado 34 lanzamientos en su última salida. Por su parte, Greinke podría lanzar el tercer partido, pero quedaría descartado para hacer otra apertura en esta serie.

dodgers-kershaw-game-2-lcs-inline

Clayton Kershaw va por absolutamente todo en 2017

En la vereda de enfrente el panorama es más claro. Clayton Kershaw abrirá el juego de hoy, seguido por el también zurdo Rich Hill mañana y por el japonés Yu Darvish el día lunes. Hablar de Clayton Kershaw es hablar del mejor pitcher en lo que va de la década. Esta temporada solamente las lesiones (principalmente de espalda) que lo limitaron a 27 aperturas podrían hacerle perder el Cy Young a manos de Max Scherzer. Cualquier estadística que pongamos sobre él (su ERA de 2.31, que en cualquier lanzador podría ser la mejor temporada de su carrera pero en él, en cambio, es la más alta desde 2012; o sus 202 ponches en 175 entradas lanzadas) ilustra de qué clase de jugador hablamos. Sin embargo, su rendimiento en postemporada ha levantado algunas dudas en mucha gente, especialmente por su experiencia en las Serie de Campeonato de 2013. De Hill cabe decir que dio un paso atrás después de un excelente 2016, pero que sigue siendo un abridor de confianza para Dave Roberts. Darvish, por su parte, llegó en un canje desde los Texas Rangers en julio y si bien todavía no mostró su mejor versión, utilizará la postemporada para tomarse revancha de sus malas experiencias con la casaca de los Rangers.

Stephen Strasburg gozó de buena salud, lo cual le permitió volver a dominar

Los brazos que se harán cargo de las últimas entradas pueden ser un inconveniente para los Diamondbacks. La tropa de Lovullo tiene en Fernando Rodney, un cerrador que muchas veces ha fallado en momentos clave y está lejos de ser fiable en esas circunstancias. Detrás de él se encuentra Archie Bradley, que en 73 entradas en esta campaña solamente permitió 4 cuadrangulares y 14 carreras. Otra preocupación debería ser la poca confianza que mostró el entrenador en brazos como Andrew Chafin y David Hernández en el Juego de Comodín, cuando eligió a Ray como relevo inmediato del abridor.

Por el lado de los dirigidos por Dave Roberts, el cuerpo de relevistas siempre ha sido un problema. Hace ya algunas temporadas que el equipo tiene problemas para conseguir hombres de confianza que mantengan la ventaja hasta la llegada de Kenley Jansen, quien es actualmente el mejor cerrador de las Grandes Ligas y acarrea un 2017 de proporciones históricas. De hecho ese problema es una de las causas por las cuales Kershaw tuvo que lanzar más de lo esperable y recomendable en los últimos años. Si bien ahora no cuentan con el mejor bullpen, la realidad es que han logrado mejorar ese departamento. Pedro Báez se desmoronó en la segunda mitad de temporada luego de una brillante primera parte. En ese momento, Brandon Morrow se convirtió en una opción interesante. Con su mejoría, terminó totalizando 50 ponches en 43 entradas y no permitió un solo cuadrangular. Por último, el silencioso Tony Cingrani ha hecho un buen trabajo desde su llegada a mitad de temporada.

Defensa y ataque

Lo primero que hay que decir es que el ataque de los Diamondbacks tiene algunos huecos. El tándem que juega en la segunda base, Daniel Descalso y Brandon Drury aparece como una unidad por debajo del promedio. A favor de Descalso cabe decir que ha aportado con el bate en momentos clave a lo largo de su carrera, tanto en Arizona (como hiciera el miércoles) como en Saint Louis. Algo similar cabe decir de Jeff Mathis, que si bien juega muy bien en la defensa, es un bateador muy por debajo del promedio de la liga. Este equipo será llevado adelante mayormente por Paul Goldschmidt (de quien hablaremos más adelante) y los jardineros AJ Pollock y JD Martínez, quien desde su llegada a mitad de temporada al desierto ha conectado un cuadrangular cada menos de 9 apariciones al plato. Una mención aparte merece Jake Lamb, quien es un buen bateador pero ha tenido muchos problemas contra lanzadores zurdos como los que van a presentar los Dodgers los primeros dos días.

jd_martinez-homer-debut-620x370

Martínez, Lamb y Goldschmidt son muu importantes para la tropa de Lovullo

El primer hombre del que hay que hablar es de Cody Bellinger. Con 39 cuadrangulares y mucho poder de bateo, el primera base (ocupará ese lugar definitivamente después de que se confirmara la baja de Adrián González para lo que resta por jugar) será Novato del Año y también recibirá votos para ser el Más Valioso. Otros hombres vitales en el ataque van a ser Justin Turner y Corey Seager, que realmente han mantenido el status de estrella que se ganaron a fuerza de bateo. A quien no hay que descartar es a Andre Ethier. Entre 2016 y la presente campaña no llegó a 70 turnos al bate, pero ahora se encuentra saludable, y por más que sea a cuenta gotas, podría ser importante. En definitiva, los de Dave Roberts tienen un lineup por demás completo.g

Kris Bryant tuvo una gran segunda mitad de campaña para volver a su nivel de MVP

Algunos nombres que pueden inclinar la serie:

X-Factor

Ketel Marte (Arizona): Luego de cobrar protagonismo por las lesiones de Nick Ahmed y Chris Owings, tuvo una temporada promedio al bate. Sin embargo, el miércoles se despachó con dos triples y fue clave para vencer a Colorado.

Austin Barnes (Los Angeles): Compartiendo tiempo de juego como receptor con Yasmani Grandal, Barnes mostró mucha disciplina al plato y destacó especialmente contra lanzadores derechos, pero sus estadísticas contra los zurdos también son respetables.

La estrella

Paul Goldschmidt (Arizona): Los números lo dicen todo. 36 homeruns, 18 bases robadas, .297 de promedio al bate, .404 de promedio de embasarse. Si bien lo que ha hecho Bellinger fue fantástico, parece injusto pensar que Goldy pueda quedarse sin el premio al MVP. Aparte de eso, buenos antecedentes en sus primeros cinco partidos de postemporada (cuatro en 2011 y el juego del miércoles).

Justin Turner (Los Angeles): Dejando de lado a Kershaw (la figura máxima de la franquicia) y Bellinger, hay que hablar del tercera base de los Dodgers. Luego de perderse varios partidos por lesión en abril y mayo cuando estaba rindiendo a un nivel altísimo, de junio en adelante la salud lo acompañó y casi no se perdió encuentros. Pese a que la segunda mitad de temporada lo vio bajar el nivel, terminó la campaña regular en fantástica forma e incluso peleó por el Champion Bat (mejor promedio de bateo) durante buena parte del año.

Predicción: Dodgers ganan 3-1

Está claro que los problemas que tendrá Arizona para armar su rotación abridora le van a dar una ventaja a los de Dave Roberts. De lo contrario, la serie sería aún más dura para ellos, ya que los Diamondbacks demostraron que no le tienen temor. Quedará ver si la rotación de los Dodgers puede imponer su calidad.