Con el comienzo de la segunda mitad de temporada, empezamos a ver a varios equipos despegarse de la manada en cuanto a rendimiento y posibilidades, particularmente, dentro de la NFC. Lejos de los tradicionales equipos, Eagles, Rams y Saints se encumbran como los principales equipos dentro de la conferencia.

Acá un repaso de las principales notas que dejó la Semana 9 de la NFL.

Los Angeles Rams 51 – 17 New York Giants

New York demostró un peor nivel del que ya venía mostrando y fue despedazado por los Rams en la manera que un muy buen equipo como Los Angeles debería encargarse de un mal equipo como los Giants.
Sabemos de la incapacidad del equipo de Ben McAdoo de generar algún vestigio de producción ofensiva pero lo más destacable el domingo fue como la defensiva de los Giants fue incapaz de frenar y, menos aún de parar, a la ofensiva comandada por Jared Goff. Un Goff que lanzó para 311 yardas y 4 TD rompiendo varios récords personales.

La manifestación más clara de esto fue el touchdown de 52 yardas de Robert Woods en 3era y 33 (!)

La victoria ante los Giants y el arranque 6-2 no hace más que confirmar la realidad de los Rams. La reconstrucción y la transformación desde que McVay está en Los Angeles es más que evidente. Defensivamente aún no están donde podrían pero Wade Phillips está haciendo un muy buen trabajo. Los Angeles es uno de los mejores equipos en la NFL y un serio candidato a pelear en la postemporada.

Atlanta Falcons 17 – 20 Carolina Panthers

Cam Newton muestra ciertas inconsistencias por aire pero mientras sea capaz de correr y conectar alguna jugada grande, Carolina tendrá chances de ganar. Newton consiguió 86 en 9 acarreos incluyendo este TD sobre el final de la primera mitad para darle la ventaja a los Panthers.

Con un comienzo de 10-0 parecía que los Falcons se habían reencontrado con su versión 2016. Tanto la ofensiva, consiguieron 100 yardas en el primer cuarto, como la defensiva estaban por todas partes pero con el transcurso del juego, Atlanta, encontró la manera de auto destruirse.

En una jugada poco característica, Julio Jones, dejó caer un claro pase de anotación en cuarto intento con poco más de 8 minutos en el reloj.

Con el actual panorama de la NFC, si los Falcons quieren pelear por un lugar en playoffs, necesitarán imperiosamente no abandonar los caminos que los llevaron a pelear por el Super Bowl el año pasado.

Denver Broncos 23 – 51 Philadelphia Eagles

El mejor equipo de la NFL hoy en día. El hecho que Philadelphia le anotara 51 puntos a una defensiva de los Broncos que sigue rankeando como de las mejores en la Liga debería hablar por sí sólo pero para hacer más interesante esta columna (?) hablemos un poco más de las razones por las que los Eagles están con record de 8-1.

En defensa, cuentan con una línea de primer nivel. Fletcher Cox y compañía son capaces de generar caos en forma casi constante. Sin embargo, aún con los movimientos hechos durante el offseason, gran parte del éxito del equipo iba a depender de Carson Wentz. El desempeño del producto de North Dakota St. en su segundo año en la Liga ha sido más que notable. Está mostrando precisión y fuerza de brazo tanto dentro del bolsillo como en movimiento y la capacidad para generar jugadas con sus piernas. Sencillamente parece que no hay nada que no pueda hacer y pasadas la primera mitad de la temporada se encamina a ser candidato al MVP.

Los movimientos hechos en el offseason que antes mencionábamos le dieron a Philadelphia uno de los rosters más completos en la NFL. Sumado a esto, sobre el cierre del período de trades, incorporaron a Jay Ajayi a su ya eficiente juego terrestre.

Tras 9 semanas, Philadelphia se presenta como el mejor equipo en la NFC y como serio candidato a pelear en postemporada.

New Orleans Saints 30 – 10 Tampa Bay Buccaneers

Los Saints son también uno de los mejores equipos de la NFL en la actualidad. Sabíamos de la capacidad ofensiva que tenían con Drew Brees pero la adición de Alvin Kamara en el pasado Draft les ha dado una nueva dimensión y el balance que no tenían desde hace rato. Por otra parte su defensa, rankeada entre las peores en años consecutivos, sin ser de elite ha ido mejorando con el correr de los partidos y le está dando a la ofensiva el soporte necesario para ganar partidos. Todos esos factores hacen de New Orleans un contendiente tanto dentro de la NFC.

Por el contrario, los Buccaneers son una de las más grandes decepciones de esta temporada. Considerados como potencial sorpresa en playoffs, Tampa Bay no está mostrando nada de lo que se espera de un equipo que cuenta con Mike Evans, DeSean Jackson y OJ Howard. Para colmo, Jameis Winston, no ha dado el salto que se esperaba de él y por lesión, Ryan Fitzpatrick, terminó el juego contra los Saints.

Washington Redskins 17 – 14 Seattle Seahawks

Es cierto que los tres goles de campo errados por Blair Walsh opacan un poco cualquier explicación que se pueda dar del resultado pero las inconsistencias en Seattle van más allá de eso. Los Seahawks fueron incapaces de ganarle a un equipo de Washington que está repleto de lesiones particularmente en su línea ofensiva. Es cierto que Seattle consiguió varias capturas pero los Redskins pudieron orquestar los drives necesarios para llevarse la victoria incluyendo uno de 70 yardas faltando 90 segundos.

La defensa de Seattle sigue teniendo un gran nivel pero no ha sido capaz de ganar partidos por sí sola con la frecuencia que lo hiciera años atrás y Russell Wilson no puede hacer magia todo el tiempo.
Nada de esto es para quitarle mérito a un equipo de Washington que sigue batallando a través de las lesiones y que tiene en Kirk Cousins un mariscal que aparece cuando hace falta.

Kansas City Chiefs 17 – 28 Dallas Cowboys

La tercera victoria consecutiva de los Cowboys y el nivel mostrado los ubica como un serio candidato en la NFC. Eso diríamos si tuviéramos la certeza de qué va a pasar con la sanción a Ezekiel Elliott. Sin embargo, con un Dak Prescott en muy buen nivel y la solidez demostrada tanto por la línea ofensiva como por la línea defensiva, los Cowboys pueden permanecer a flote dentro de la pelea por un lugar en postemporada aún si la sanción a Elliott entra en vigencia.

Luego de un arranque arrollador con cinco victorias, los Chiefs han decaído considerablemente. El juego por tierra, no apareció en los cuatro partidos siguientes y aunque esta versión de Alex Smith es mucho mejor que sus anteriores, aún no puede ganar partidos por sí solo. Defensivamente, simplemente no están teniendo ese rasgo característico que vimos en 2016, los balones forzados.

Dentro del panorama de la AFC, los Chiefs, siguen siendo un equipo con nivel de playoffs pero ya no se encuentran al tope de la Conferencia.