Con la semana 5 de la NFL en el espejo retrovisor, empezamos a ver una tendencia dentro de los mariscales de campo.

Por fuera de la anormalidad que representan Tom Brady y Aaron Rodgers y sin un par de talentosos mariscales lesionados, estamos viendo emerger a un grupo de jóvenes QB por sobre el trío de la clase 2004. Jared Goff, Carson Wentz y DeShaun Watson comienzan a consolidarse como la renovación.

Más impresionante aún es el desempeño que ha mostrado Alex Smith. Los Chiefs son el único equipo invicto tras cinco semanas de competencia y gran parte de eso se debe a su mariscal que ha mostrado, probablemente, el mejor nivel de su carrera.

Naturalmente, esta es una Liga liderada por quarterbacks y en lo que va de temporada, aquellos equipos con soluciones en la posición se presentan como los mejores del momento.

Jacksonville Jaguars 30 – 9 Pittsburgh Steelers

Lo más fácil sería achacarle la derrota a Ben Roethlisberger y sus cinco intercepciones, dos devueltas para touchdown, y pasar al próximo tema pero el partido dejó varias aristas para analizar.

La defensa de Pittsburgh volvió a sufrir en el juego terrestre y no encontró respuestas para Leonard Fournette quien consiguió 181 yardas y dos anotaciones. En sus primeros cinco partidos el egresado de LSU, con su característico estilo agresivo, ha mostrado un gran nivel y se ha convertido en el eje de la ofensiva de los Jaguars.

Por su parte, la defensiva de Jacksonville forzó a Pittsburgh a abandonar el juego terrestre y obligó a Roethlisberger a lanzar más de lo debido. El QB de los Steelers lanzó 55 pases contra una defensiva secundaria que tiene el suficiente material para ser un problema para cualquier mariscal.

Los comentarios post partido realizados por Roethlisberger nos llevan a preguntar si realmente el #7 se está quedando sin nafta en el tanque o se trata solamente de tropezón más dentro de una temporada en la que Pittsburgh no está concretando el potencial de su ofensiva.

Con la victoria, los Jaguars, se mantienen al tope de su división y una vez más probaron que cuanto menor sea la participación de Blake Bortles mayor será su chance de ganar.

Arizona Cardinals 7 – 34 Philadelphia Eagles

Carson Wentz tuvo uno de los mejores partidos de su joven carrera. La renovada ofensiva de los Eagles está entrando en ritmo y Wentz conectó muy bien con sus receptores; Alshon Jeffery, Torrey Smith y particularmente con Nelson Agholor quien después de un par de temporadas tranquilas está empezando a mostrar su potencial.

Una mayor precisión y una mejor toma de decisiones por parte de Wentz y el juego terrestre que aporta LeGarrette Blount hacen de esta versión de la ofensiva de los Eagles una capaz de generar problemas a las defensivas rivales como no se vio en el primer año de Pederson como head coach.

Desde la lesión de David Johnson en la primera semana, la ofensiva de los Cardinals se ha vuelto completamente unidimensional. Para este fin de semana contarán con el aporte de Adrian Peterson quien fue adquirido vía trade con los New Orleans Saints. Ante Philadelphia, Arizona consiguió sólo 31 yardas terrestres.

Carolina Panthers 27 – 24 Detroit Lions

La ofensiva de los Panthers renació ante los Patriots la semana pasada y ante los Lions tuvo otro gran desempeño. A pesar de un arranque en el que se lo vio algo duro luego de su operación en el hombro, Newton parece estar soltándose.

Por segunda semana consecutiva, Newton, se puso el equipo al hombro y llevó a Carolina a la victoria. Prácticamente sin ayuda terrestre, se conectó bien con Kelvin Benjamin y Devin Funchess pero más sorprendente está siendo la actuación de su ala cerrada, Ed Dickson, quien a los 30 años está teniendo su breakout season reemplazando al lesionado Greg Olsen.

Los Angeles Chargers 27 – 22 New York Giants

Finalmente los Chargers ganaron un partido y esa no es la noticia. Los Giants ya se presentaban como un mal equipo y sin chances de playoffs pero la pérdida de Odell Beckham Jr. por el resto de la temporada los lleva a un nuevo nivel de tristeza. Pocos equipos son tan dependientes de un jugador como los Giants con OBJ. Para colmo, también sufrieron la baja de Brandon Marshall y Sterling Shepard.

Eli Manning, sigue sin recibir demasiada protección por parte de su línea ofensiva y el juego terrestre no ha estado a la altura tampoco.

Han pasado sólo cinco semanas en el calendario pero la presión sobre Ben McAddoo y el front office de los Giants va en aumento y con un Eli Manning con 37 años, habrá que estar atentos a los cambios que se puedan llegar a dar para el futuro de la franquicia.

Seattle Seahawks 16 – 10 Los Angeles Rams

El triunfo de la defensiva de los Seahawks hace las veces de recordatorio, nunca hay que descartar a Seattle antes de tiempo.

Ofensivamente volvieron a tener problemas para mover el balón (241 yardas totales) pero nuevamente la defensiva se cargó el equipo al hombro y supo cómo contener a unos Rams que venían siendo de las ofensivas más productivas en la NFL.

Green Bay Packers 35 – 31 Dallas Cowboys

Nuevamente Aaron Rodgers aplastó a los Cowboys. Cuando Dallas pasó al frente 31-28 dejando 1 minuto y 13 segundos en el reloj, sabíamos lo que iba a pasar y en ese punto cada fan de Dallas habrá tenido un deja vu.
Los últimos enfrentamientos entre Packers y Cowboys terminaron siendo juegos memorables y este no fue la excepción.

En este juego Rodgers contó, por primera vez en tres años, con un jugador que superó las 125 yardas por tierra, Aaron Jones. Así y todo, en los segundos finales del partido, el #12 se calzó nuevamente el traje de mago y orquestó la remontada final, recorriendo 75 yardas en poco más de un minuto.

Diez días atrás, Devante Adams, había sufrido un tremento golpe de Danny Trevathan en el partido ante los Bears el jueves por la noche. El domingo pasado terminó siendo el héroe ante los Cowboys. Rodgers buscó a Adams dos veces en la zona de anotación y tras un primer intento fallido, los Packers, consiguieron el touchdown con esta jugada.

Kansas City Chiefs 42 – 34 Houston Texans

Hoy por hoy los Chiefs son el mejor equipo de la NFL. Alex Smith continúa mostrando su renovada versión, buscando pases largos y forzando el balón como nunca antes habíamos visto. El domingo pasado ante los Texans, Smith y los Chiefs utilizaron todo el arsenal a su disposición. Kareem Hunt superó las 100 yardas por tierra, Travis Kelce merodeó la misma suma por aire y Tyreek Hill acumuló también más de 100 yardas multipropósito, incluyendo una devolución de despeje para touchdown de 82 yardas.

Esta derrota no podría haber sido más dura para los Texans. No sólo perdieron en el marcador sino que se quedaron sin dos de sus jugadores defensivos más importantes, su defensive end estrella, J.J. Watt, y sin Whitney Mercilus.

Si hay algo positivo para Houston es que parecen haber encontrado a su mariscal del futuro en DeShaun Watson. Una semana después de haber lanzado cuatro anotaciones ante los Titans, el rookie egresado de Clemson, se superó lanzando cinco ante los Chiefs y se perfila como uno de los jugadores más interesantes para ver.