El domingo por la tarde no fue particularmente agradable para aquellos equipos considerados como candidatos por todos; New England, Oakland, Dallas y Atlanta perdieron sus respectivos partidos.

Cowboys, Raiders y Patriots llevaron su record a 2 victorias y 2 derrotas y, Atlanta, aun estando 3-1, podría tranquilamente estar 1-3.

Tras el primer mes de competencia, los pesos pesados de la NFL, muestran mayores falencias de las esperadas. Por el contrario, equipos como Bills y Rams están siendo sorpresas dentro de sus divisiones.

Tennesse Titans 14 – 57 Houston Texans

¿Es muy temprano para entusiasmarnos con Deshaun Watson? Tal vez, sí. Pero de lo que estamos seguros es de que el desempeño del egresado de Clemson fue algo histórico.

Una semana después de estar cerca de dar el batacazo ante los Patriots en Foxborough, Watson tuvo una tarde magnífica, lanzando 4 anotaciones y sumando una más por tierra.

Watson ha renovado por completo a una ofensiva de los Texans que históricamente ha tenido problemas en la posición. Mucho crédito de ello se lo lleva el head coach, Bill O’brien, quien sabiamente ha modificado la ofensiva buscando aprovechar las virtudes de Watson y tratando de minimizar los errores que vienen con cualquier novato.

Con record de 2 y 2, si los Texans logran aprovechar la posible ausencia de Mariota por lesión, pueden llegar a ubicarse rápidamente al tope de la división.

Carolina Panthers 33 – 30 New England Patriots

Sin dudas uno de los marcadores más sorprendentes de la jornada. Por tercera vez en cuatro partidos, New England, ha entregado 30 puntos o más. Algo prácticamente inédito desde la llegada de Belichick.

La defensa de los Patriots viene de ser de las mejores en puntos permitidos la temporada pasada pero este año Matt Patricia y Bill Belichick tendrán mucho trabajo si quieren dar vuelta la historia. El domingo los Panthers, un equipo que había tenido serios problemas para mover el balón, acumularon 444 yardas ofensivas y promediaron más de 7 yardas por jugada.

La peor parte de esto es que Brady está jugando incluso mejor de lo que lo venía haciendo. La semana pasada tuvo que lanzar cinco pases de anotación para ganar el partido y acaba de superar, por segunda vez en su carrera, las 1.000 yardas con 10 anotaciones y 0 intercepciones en los primeros cuatro juegos.

¿Qué puede pasar si Brady tiene una mínima recaída en su desempeño?

Naturalmente, cualquier juicio de valor que se pueda hacer sobre los Patriots, sin dudas no será definitivo y probablemente nos venga a atormentar en el futuro por siquiera haber dudado de ellos.

Tras tres semanas en las que parecía aún oxidado después de su operación, Cam Newton, mostró un buen nivel, consiguió tres pases de TD y se anotó en el marcador con uno propio.

Buffalo Bills 23 – 17 Atlanta Falcons

Si bien la ofensiva de Steve Sarkisian se ha mostrado capaz durante estos cuatro partidos, esperablemente, a los Falcons les está costando replicar el extraordinario nivel ofensivo que tuvieron el año pasado.

Por segundo partido consecutivo, Matt Ryan, tuvo varias entregas de balón (un fumble devuelto para TD y dos intercepciones que terminaron en FG). Su cuerpo de receptores no lo ayudó demasiado. Sin Julio Jones y sin Mohammed Sanu durante gran parte del partido, Matt Ryan y la ofensiva en general tuvieron una tarde fuera de sintonía.

El aliciente para Atlanta es que esta derrota fue ante una defensiva de Buffalo que parece ser real. Desde la llegada de Sean McDermott se ha visto una mejoría significativa respecto del desorden que dejó Rex Ryan pero sobretodo, un cambio importante de actitud.

Oakland Raiders 10 – 16 Denver Broncos

Los Raiders invirtieron mucho en este offseason para tratar de mejorar su defensiva y si bien, por momentos de esta temporada han mostrado buenas cosas, las preocupaciones permanecen. Más sorpresivas fueron las limitaciones ofensivas que han mostrado los Raiders en sus últimos partidos. Oakland viene de ser completamente anulado por los Redskins y el domingo ante los Broncos sufrió más problemas que lo cercano del marcador puede indicar.

Aunque era esperable ante los Broncos, el cuerpo de receptores de los Raiders no pudo sacar ninguna ventaja y el juego terrestre está también batallando bastante para conseguir yardas. Para colmo, la lesión de Derek Carr, pone un manto de oscuridad sobre la temporada de los Raiders. Si llega a estar fuera por un tiempo considerable, las chances de Oakland de estar nuevamente en playoffs se verán más que comprometidas dentro de la división más dura de la NFL.

Los Angeles Rams 35 – 30 Dallas Cowboys

En sólo cuatro semanas Sean McVay ha transformado a los Rams por completo.

McVay tiene experiencia ofensiva y eso se está notando. Le gusta y sabe cómo usar a sus mejores jugadores para ponerlos en situación de producir grandes jugadas. Ante los Cowboys, Todd Gurley, no sólo acumuló 121 yardas terrestres sino también 94 por aire.

Aunque Gurley es el eje de esta ofensiva, la diferencia entre el Jared Goff de este año y su versión 2016, es abismal. Goff está ejecutando la visión de McVay a la perfección y está tomando buenas decisiones dentro del campo.

La defensiva de los Rams aún es una obra en construcción pero con un entrenador de la talla de Wade Phillips seguro den el salto más temprano que tarde.

Con record de tres victorias y una derrota, aún es muy temprano para garantizar que los Rams llegarán a postemporada pero esta versión 2017 parece diferente a equipos anteriores con resultados similares tras el primer mes de temporada. Estos Rams dan la sensación de tener un techo más alto. El partido de la próxima semana ante los Seahawks será fundamental para medir sus aspiraciones.