Es esperable que lo que estamos viendo en la NFL vaya mejorando con el correr de las semanas pero en la segunda jornada de football volvimos a ver mucho de lo mismo; endebles líneas ofensivas, marcadores bajos y equipos con muchos problemas para mover el balón.

Dentro de este panorama hay una división que destaca por sobre todas. Aún es temprano y hay muchos partidos por jugar pero la AFC Oeste se presenta como la más competitiva desde ya hace unos años. Tras dos semanas de competencia  Chiefs, Raiders y Broncos parecen todos equipos muy peligrosos que han podido corregir las falencias que tuvieron la temporada pasada.

La victoria más resonante de este fin de semana fue la de los Broncos quienes fueron capaces de contener a los Cowboys. Las modificaciones que hizo John Elway en ambas líneas parecen estar dando resultado consiguiendo más protección para Siemian, un mejor juego terrestre y mayor solidez defendiendo el acarreo.

Poco más de una semana después de dar el batacazo ante los Patriots, Kansas City se hizo cargo de Philadelphia y nuevamente se vio como un equipo bastante afilado en el que todas sus piezas parecen estar funcionando a la perfección.

La victoria de menor resonancia fue la de los Raiders quienes se cargaron a los Jets con comodidad. La ofensiva de Oakland sigue devorándose rivales de la mano del tridente Carr-Cooper-Crabtree que ahora cuenta con el aporte de un juego por tierra más consistente y una defensiva que poco a poco muestra buenas señales.

Los Chargers por su parte, el último equipo de la división, sigue teniendo problemas para ganar partidos y concretar el potencial que tienen. Por el momento parecen estar relegados en la carrera por la postemporada.

Cowboys 17 – 42 Broncos

En la previa de la temporada la mayor incógnita de los Broncos pasaba por su ofensiva. Todavía es temprano para afirmar que será una excelente unidad a lo largo del año pero Siemian y compañía están jugando mucho mejor de lo que se esperaba. Con CJ Anderson sano, los Broncos tienen de vuelta un ataque terrestre efectivo y en Demaryius Thomas y Emmanuel Sanders dos playmakers al servicio de las virtudes de Siemian.

A pesar del buen nivel ofensivo, la defensa sigue siendo la principal arma de Denver para ganar partidos. Ante Dallas ejecutaron a la perfección su plan defensivo para frustrar a una de las ofensivas más consistentes de la Liga. Ezekiel Elliott se vio limitado a sólo 8 yardas y Dak Prescott terminó con 30 pases completos en 50 intentos incluyendo 2 intercepciones.

La salida de Wade Phillips no parece haber afectado a esta defensiva.

Patriots 36 – 20 Saints

Como en un paseo por el parque New England se encaminó a la victoria ante los Saints. Brady obtuvo 447 yardas por aire y lanzó para tres anotaciones en el primer cuarto solamente. Todo esto sin la presencia de Julian Edelman y Danny Amendola.

Sabemos de la filosofía de Belichick y los Patriots del next man up pero es preocupante la situación con sus receptores. Llegaron al domingo con sólo tres WR sanos y ahora Gronk podría perderse algún partido por una lesión en la ingle. Josh McDaniels es uno de los mejores coordinadores ofensivos pero sin dudas tendrá trabajo por hacer en las próximas semanas.

Luego de la derrota ante los Chiefs en el kickoff de la temporada, si los Patriots hubiesen tenido problemas para vencer a New Orleans, otro sería el cantar. Sin embargo, toda la preocupación está ahora en el equipo de Payton y Brees. La reconstrucción defensiva que hicieran durante el offseason  no está dando frutos y la defensa de los Saints sigue siendo un desastre, en los primeros dos partidos cedieron 793 yardas por aire y 7 anotaciones.

Una defesiva con falencias no sería una novedad en New Orleans. Lo nuevo pasa por la falta de producción ofensiva. Luego de años cargando con todo el peso del equipo, a Drew Brees le está costando trabajo sobreponerse a los problemas que le genera la defensa. Recordemos que Brees tiene 38 años y está en su último año de contrato.

Packers 23 – 34 Falcons

Luego de una trabajosa victoria sobre los Bears en la primera semana, los Falcons inauguraron su nuevo estadio pasando por arriba a los Packers.

Aaron Rodgers tuvo que lanzar 50 pases lo que, en la mayoría de los casos, es una mala señal para los Packers. Rodgers nuevamente personificó a la ofensiva en su totalidad. Por supuesto, tratar de conseguir algún tipo de producción ofensiva se complica aún más sin sus dos tackles titulares y sin su principal receptor por gran parte del partido. Bryan Bulaga y David Bakhtiari no estuvieron presentes por lesión y Jordy Nelson tuvo que salir durante el encuentro.

Nada de eso puede empañar la gran faena de los Falcons. Devonta Freeman tuvo una muy buena noche con 84 yardas terrestres y 2 TD pero lo más notable de la noche fue como nuevamente la defensiva de Atlanta pudo contener a Aaron Rodgers.

49ers 9 – 12 Seahawks

Por segunda semana consecutiva el juego aéreo de los Seahawks emuló a Chuck Norris y ha desaparecido en acción. Russell Wilson promedió 5 yardas por envío en casi 40 intentos. La dupla ex Oregon de DeForest Buckner y Arik Armstead atormentó a la línea ofensiva y pudo capturar a Wilson en tres oportunidades.

Es difícil determinar qué pieza fue la principal causante de la escasez ofensiva: Russell Wilson no estuvo preciso, sus receptores dejaron caer pases y en lo que ya es una constante, la línea ofensiva no pudo ofrecer protección alguna. Sin embargo, a pesar de una muy fea tarde, Seattle pudo llevarse la victoria gracias a un drive de 82 yardas orquestado por Wilson.

Se suponía que los Seahawks iban a pasar por arriba a San Francisco pero no fue así, en gran parte gracias a Carlos Hyde, 15 acarreos y 124 yardas contra una defensiva de Seattle a la que no es fácil correrle, y a una defensiva que jugó bastante bien.

Browns 10 – 24 Ravens

Muy cara victoria para los Ravens. Baltimore perdió a Marshal Yanda por lesión por el resto de la temporada. Yanda, uno de los mejores guardias en la NFL, era el pegamento que mantenía unida a una línea ofensiva que ya había perdido a Alex Lewis, Nico Siragusa y John Urshel (se retiró antes de comenzar la temporada). De esta forma, Baltimore deberá recurrir a su defensiva y a los equipos especiales para buscar victorias. ¡Vaya! Eso ya se ha visto.

Para los Browns podría haber sido una derrota peor de no ser por una defensiva que no se rindió a pesar de que su ofensiva entregó el balón en cinco oportunidades. Cuatro de ellas fueron culpa del rookie DeShone Kizer, quien lanzó tres intercepciones y perdió un fumble.

Kizer tuvo que salir por una fuerte migraña y su reemplazante, Kevin Hogan, tuvo un correcto desemepeño, 5/11 para 118 yardas y el único TD del equipo.

Vikings 9 – 26 Steelers

El partido parecía estar sentenciado desde que los Vikings se vieron a usar a Case Keenum como titular luego de que Sam Bradford fuera descartado por una lesión en su rodilla. Sin Bradford la ofensiva aérea de Minnesota no tuvo rumbo. Keenum terminó la tarde con 20 pases completos para 167 yardas y los Vikings hubieran pedido por más de no ser por una defensiva que limitó a los Steelers a sólo 3 conversiones de terceras oportunidades. El único rasgo positivo parece ser Dalvin Cook. El novato consiguió 64 yardas en 12 acarreos.

A pesar de la victoria, a los Steelers nuevamente les costó trabajo engranar su ofensiva. La buena noticia para Roethlisberger fue la aparición con TD incluido de Martavis Bryant. El WR que estuvo suspendido toda la temporada 2016, sumó 91 yardas y un TD ante los Vikings.

Bears 7 – 29 Buccaneers

Para el final del segundo cuarto, la ofensiva de los Bears ya había perdido el partido. Las primeras cuatro posesiones de Chicago resultaron en: intercepción, dos fumble perdidos y un pick six. Así los Bears se fueron al descanso 26 a 0 abajo.

Glennon terminó la tarde con 301 yardas pero casi su totalidad provinieron en la segunda mitad cuando Chicago buscaba descontar. El plan de los Bears de mantener a Glennon como titular comienza a desmoronarse. Parte de la ineficiencia ofensiva de Chicago se debe naturalmente a las lesiones de sus receptores. Para colmo, Jordan Howard ni Tarik Cohen pudieron generar producción alguna.

En su debut en la temporada, los Bucs no mostraron signos de inactividad. Mucho de eso tiene que ver con los Bears. Tampa Bay pudo anotar 21 puntos derivados directamente de pérdidas de balón de los Bears y a partir de ahí puso piloto automático hasta asegurar la victoria.

Titans 37 – 16 Jaguars

Una semana después de que Jacksonville despedazara a la ofensiva de los Texans, Tennessee pasó por encima a los Jaguars en una contundente victoria por 37 a 16. Derrick Henry promedió unas increíbles 6,57 yardas por acarreo (94 yardas y 1 TD). Los novatos Taywan Taylor y Jonnu Smith tuvieron también buenas actuaciones.

A diferencia del partido ante Houston en donde no fue un estorbo, Blake Bortles, tuvo varios errores y la defensiva de los Titans supo aprovecharlo. Obviamente no fue el único motivo de la derrota pero hubo un tramo del partido en donde tres posesiones consecutivas terminaron con pérdidas de balón de Bortles, fumble y dos intercepciones.

Jacksonville deberá atenerse a la recete de darle la pelota a Fournette.

Bills 3 – 9 Panthers

Buffalo tuvo un juego bastante flojo. Si bien no entregaron el balón sólo pudieron producir 178 yardas totales en ofensiva. Los Bills se mantuvieron en partido gracias a una excelente defensiva que tuvo grandes jugadas, incluyendo seis capturas a Cam Newton.

Aunque Carolina se llevó la victoria, no hubo muchos motivos para celebrar. La línea ofensiva sigue sin poder proteger a Cam Newton quien fue muy golpeado y para colmo Greg Olsen, su TE estrella, sufrió una fractura en su pie y será baja por algunos meses.

Lo positivo viene de la mano de su defensiva. La defensa de los Panthers no cedió anotaciones por segunda semana consecutiva y supo contener a LeSean McCoy por gran parte del día limitándolo a sólo 9 yardas en 12 acarreos. Todavía hay incertidumbre sobre cómo responderá la secundaria debido a que aún no han enfrentado un juego aéreo de seriedad (la semana pasada fue ante San Francisco).

Jets 20 – 45 Raiders

Aplastar a los Jets, no merece demasiado análisis. Así y todo, a pesar de los 20 puntos que anotó New York, la defensiva de los Raiders mostró algunas cosas interesantes. Su juego por tierra parece equilibrado y Carr está teniendo mucho tiempo para lanzar. Esto último reflejado en los tres pases de anotación que lanzó a Michael Crabtree.

Sin dudas, lo más destacable es que la NFL es un lugar mejor con Marshawn Lynch jugando.

Eagles 20 – 27 Chiefs

Uno de los principales interrogantes que tenían los Chiefs para esta temporada era hasta dónde podía llegar su ofensiva. Alex Smith no tenía problemas con las entregas de balón pero tampoco arriesgaba demasiado. Este año ha cambiado su enfoque y está siendo más agresivo en sus envíos buscando pases profundos. Lo vimos en la Semana 1 ante los Patriots y el domingo pasado ante los Eagles, lo volvió a hacer.

La semana pasada, Kareem Hunt, tuvo uno de los mejores debut en la NFL (3 TD y 246 yardas) contra los Patriots. Este fin de semana, Hunt, sumó otras dos anotaciones y 109 yardas totales. En estos dos partidos se ha mostrado como un jugador explosivo y una amenaza de touchdown inminente.

Sumado a esto cuentan con Tyreek Hill y Travis Kelce para conformar una ofensiva capaz de generar mucho aún habiendo perdido a Jeremy Maclin y Spencer Ware.

El pass rush de los Chiefs ha sido tan notable como el desempeño de Hunt. Ante Philadelphia consiguieron capturar seis veces a Carson Wentz incluyendo tres, cortesía de Chris Jones.

Dolphins 19 – 17 Chargers

Semana a semana y jueguen donde jueguen los Chargers encuentran formas imposibles de perder partidos. Por segunda semana consecutiva los Bolts fueron víctimas de su propia impericia a la hora de cerrar un partido, con un más que cuestionable manejo del reloj de parte de Anthony Lynn. Younghoe Koo volvió a errar un FG definitorio pero el problema de fondo no parece ser ese.

En su debut como Dolphin, Jay Cutler, lanzó para 230 yardas y una anotación. Contó con el gran aporte de Jay Ajayi quien acarreó el balón en 28 oportunidades apra 128 yardas.

Redskins 27 – 20 Rams

El expreso de los Rams sufrió su primer desperfecto técnico. Una semana después de desmantelar a los Colts, Goff, volvió a parecerse a un QB novato. Tuvo además una horrible intercepción en los minutos finales del partido cuando Los Angeles estaba marchando sobre el campo y abajo por 27 a 20. Por supuesto, al igual que la semana pasada, aún es pronto para emitir un juicio al respecto.

Gran parte de la derrota se debió a que la defensa de los Rams se vio atropellada por Rob Kelly y Chris Thompson. Los Redskins consiguieron 229 yardas terrestres.