Ya conocemos a 9 de los 12 equipos que estarán en la postemporada. Ya hay campeón divisional en 7 de las 8 divisiones y todavía hay mucho por definir en la 17ma semana de la NFL.

En la AFC, Steelers y Patriots definirán con sus respectivos partidos quién tendrá la ventaja de la localía a lo largo de la postemporada. Una victoria de New England o una derrota de Pittsburgh le dará a los Brady el Nº1 en la AFC. Kansas City y Jacksonville son los otros dos equipos clasificados hasta el momento.

En cuanto a los comodines, 4 equipos están peleando por conseguir las dos plazas de libres en la AFC: Baltimore (9-6), Tennessee (8-7), Los Angeles Chargers (8-7) y Buffalo (8-7). Los Ravens y los Titans están en control de su clasificación y sólo necesitan ganar.

En la NFC, cinco equipos ya entraron en la postemporada, incluyendo a tres ganadores de división: Philadelphia (13-2, NFC Este), Minnesota (12-3, NFC Norte), Los Angeles Rams (11-4, NFC Oeste), New Orleans (11-4) y Carolina (11-4). Los Eagles se aseguraron la ventaja de localía a lo largo de la postemporada de la NFC. Los Vikings pueden quedarse con la otra fecha libre en primera vuelta de la conferencia con una victoria o una derrota de Carolina o un triunfo tanto de New Orleans o de los Rams. Los Saints están en control en la NFC Sur y pueden amarrar el título divisional con una victoria o una derrota de Carolina. Los Panthers pueden ganar la NFC Sur con una victoria combinada con una caída de New Orleans. Carolina puede también asegurarse quedar libre en primera vuelta con un triunfo combinado con derrotas de New Orleans, Minnesota y los Rams.

Dos equipos quedan con chances de obtener la última plaza disponible en la NFC: Atlanta (9-6) y Seattle (9-6). Los Falcons, que derrotaron a los Seahawks 34-31 en la 11ma semana, pueden asegurarse una plaza en la postemporada con una victoria o una derrota de Seattle. Los Seahawks pueden clasificar a la postemporada con un triunfo combinado con una caída de Atlanta.

Con todo el panorama planteado, aquí las notas más destacadas de la semana 16.

Miami Dolphins 13 – 29 Kansas City Chiefs

Tras victorias ante Raiders, Chargers y Dolphins los Chiefs parecen estar retomando el nivel mostrado a comienzo de la temporada justo cuando más importa.

Luego de un bajón pronunciado en el que solamente ganaron 1 partido de 7, la temporada de Kansas City parece haber entrado en su tercer capítulo.

Ya hemos hablando del renacer ofensivo con Alex Smith volviendo a ser agresivo, Hill y Kelce como actores principales y Hunt siendo nuevamente el pilar de esta unidad pero esta semana pudimos ver, principalmente en las últimas dos semanas, la reaparición de la defensiva con Marcus Peters como estandarte.

Con sólo un puñado de partidos es difícil afirmar que esta nueva/vieja versión de los Chiefs pueda mantenerse de cara a playoffs pero cuando todas las partes de este equipo funcionan bien, tienen el potencial para dar pelea.

Tampa Bay Buccaneers 19 – 22 Carolina Panthers

Con una actuación bastante floja, los Panthers se aseguraron un lugar en la postemporada. Fue la defensiva quien pudo sostener a Carolina, capturando 6 veces a Jameis Winston y forzando 3 pérdidas de balón.

Ya hemos mencionado la inconsistencia ofensiva que ha mostrado este equipo en grandes partes de la temporada pero recientemente habían empezado a encontrar el ritmo. Ante una defensiva aérea bastante endeble como la de los Bucs, Newton y compañía no fueron capaces de generar demasiado más que los ocasionales chispazos de talento que muestra su mariscal de campo.

Los Panthers deberán reencauzarse rápidamente si no quieren terminar su temporada en forma prematura; la próxima semana enfrentan a Atlanta en un duelo que puede definir mucho y en la primera semana de playoffs podrían enfrentarse a los Saints.

Atlanta Falcons 13 – 23 New Orleans Saints

Inconsistente parece ser la palabra clave para la ofensiva de los Falcons y el domingo no fue la excepción. Para colmo, la suerte tampoco está de su lado.

Atlanta tiene un innegable talento tanto ofensivo como defensivo lo que los hace un equipo peligroso para cualquiera pero en este momento no se muestran lo suficientemente confiables a la hora de apostar por ellos en postemporada.

El camino a playoffs de los Falcons es bastante sencillo. Ganándole a los Panthers se aseguran el 6to seed. En caso de una derrota, deberán esperar que Seattle no le gane a Arizona lo cual no aparece demasiado factible.

Los Angeles Rams 27 – 23 Tennessee Titans

Los Angeles necesitaba una victoria para conseguir su primer título divisional desde 2003 y Todd Gurley decidió tomar el asunto en sus propias manos. El RB consiguió 276 yardas totales (118 por tierra y 158 por aire) y dos anotaciones.

Constantemente hemos destacado la labor de Sean McVay al frente de los Rams pero no hay ejemplo más claro que el comeback de Gurley. Con más de 1.300 yardas terrestres y 13 TD, Gurley ha tenido un excelente año como corredor pero más notable es su aporte como receptor, algo que no habíamos podido ver con Jeff Fisher al mando.

Contando únicamente este último partido ante los Titans, le alcanza a Gurley para superar los números que tuvo con Fisher en dos años.

Con McVay en el sideline, Gurley, se ha convertido en uno de los jugadores más versátiles en la NFL y un candidato a pelar por el MVP de la temporada.

Un mes atrás, los Titans, estaban al tope de la AFC Sur. Hoy en día y, a pesar de tener el último seed, tienen riesgo de quedarse afuera de playoffs.

El principal problema de Tennessee a lo largo de toda la temporada ha sido la inconsistencia de Mariota a la hora de cargarse el equipo al hombro cuando el juego terrestre no funciona.

Tanto Mariota como los Titans en general han retrocedido en su rendimiento y mucho de ello tiene que ver con Mularkey y el coordinador ofensivo Terry Robiskie.

Tennesse no es un mal equipo pero tal vez no esté a la altura de la postemporada este año. Sin embargo son dueños de su destino cuando en la última semana enfrentan a Jacksonville.

Jacksonville Jaguars 33 – 44 San Francisco 49ers

En su cuarto partido como titular, Jimmy Garoppolo, consiguió su victoria más resonante ante una defensiva de las mejores defensivas de la NFL. Con triunfos ante Bears, Texans y Titans, el partido ante Jacksonville representaba su reto más difícil hasta el momento.

El precio que los 49ers pagaron por Garoppolo parece cada vez más nimio. San Francisco parece haber encontrado su mariscal franquicia y con Kyle Shanahan como su entrenador, hay luz al final del túnel para los de la bahía.

Seattle Seahawks 21 – 12 Dallas Cowboys

Los Cowboys tenían el escenario planteado para llegar a la última semana de temporada regular con chances de conseguir un lugar en la postemporada. Tras 6 partidos, Ezekiel Elliott regresaba de su suspensión y los Seahawks venían de ser apabullados por los Rams. Sin embargo Dallas se las ingenió para tirar todo por la borda.

La diezmada defensiva de los Cowboys pudo contener a Seattle y fue la ofensiva la que no estuvo a la altura de las circunstancias. Dak Prescott lanzó dos intercepciones, estuvo bajo presión y fue capturado varias veces.

Ezekiel Elliott acumuló 97 yardas pero no pudo ser factor gracias a que Jason Garrett le negó el balón cuando el partido y la temporada de Dallas estaba en juego.

Garrett ha sido el coach de los Cowboys durante 8 años y solamente ganó un juego de playoffs. Tal vez Jerry Jones no esté cómodo dejando ir a su coach pero seguramente veamos muchos cambios de cara al 2018.

Oakland Raiders 10 – 19 Philadelphia Eagles

En el segundo partido de Foles como titular, los Eagles, recibieron un cachetazo de realidad. Philadelphia tuvo muchos para mover el balón ante una de las peores defensivas de la Liga y por primera vez se sintió la ausencia de Carson Wentz.

Foles no es una estatua dentro de la bolsa de protección pero no tiene la capacidad de generar ni alargar jugadas que ha mostrado Wentz.

Por suerte para Philadelphia, su defensiva estuvo presente y pudo controlar bien a Derek Carr. Sin Wentz en cancha, la defensa de los Eagles deberá elevar su nivel porque el margen de error será mucho menor ante los potenciales rivales en la ronda Divisional.