El triunfo de Seattle sobre Philadelphia sacudió las cosas en la NFC en términos de la clasificación a playoffs y ha sembrado algunos cuestionamientos sobre cuán reales son estos Eagles. Quedan apenas cuatro partidos en la temporada regular para terminar de definir quién clasifica a la playoffs. Aún ningún equipo se aseguró una plaza en la postemporada pero cuatro, Vikings, Patrios, Eagles y Steelers pueden llegar a asegurarse el título divisional este fin de semana. Otros tres, Jaguars, Rams y Saints pueden también llegar a conseguir su pase.

Aquí el repaso de lo que dejó la semana 13 y el análisis de lo que vendrá.

Minnesota Vikings 14 – 9 Atlanta Falcons

Es algo que venimos destacando hace semanas pero el nivel que está mostrando Case Keenum merece ponerlo en la discusión de los mejores jugadores de esta temporada.

Los Vikings probablemente no estén a la altura de ganar un duelo ofensivo de palo por palo pero cabe destacar que la defensiva sigue siendo el pilar fundamental de este equipo. El domingo ante los Falcons, Xavier Rhodes, prácticamente anuló a Julio Jones (24 yardas) y los Vikings limitaron a Atlanta a sólo 173 yardas por aire.

Con una ofensiva balanceada, buen juego de su mariscal y una defensiva potente, Minnesota, cumple con muchas de los requisitos para dar pelea en playoffs. Con la derrota de los Eagles, Minnesota se posición como el Seed Nro 1 en la AFC.

Kansas City Chiefs 31 – 38 New York Jets

En un acto cuasi autodestructivo, los Chiefs anotaron 31 puntos y perdieron. Con la derrota Kansas City acumuló su sexta caída en siete partidos y ahora tiene un record de 6-6 dentro de una AFC Oeste que se ha emparejado con las victorias de Chargers y Raiders.

Para este partido, Andy Reid, delegó la selección de jugadas en su coordinador ofensivo, Matt Nagy, y el resultado fue bueno. A pesar de seguir teniendo problemas para imponer el juego terrestre que los Chiefs supieron tener, pudimos volver a ver parte de la explosividad que este equipo mostró a principio de temporada. Alex Smith lanzó 4 anotaciones y tanto Travis Kelce como Tyreek Hill, volvieron a ser factores importantes.

Más allá de la derrota, lo negativo para Kansas City sigue siendo la llamativa facilidad con la que los rivales marchan a lo largo del campo. La defensiva no puede parar a nadie y tampoco está generando pérdidas de balón.

La falta de disciplina y la frustración que muestran sus jugadores hacen que los Chiefs hoy en día estén en crisis y no haya playoffs en su horizonte.

Tampa Bay Buccaneers 20 – 26 Green Bay Packers

Las aspiraciones de postemporada para los Packers parecían haberse desvanecido con la lesión de Aaron Rodgers. No fue nada fácil pero semanas después, Green Bay sigue con chances de pelear.

Utilizando la fórmula opuesta a la que estamos acostumbrados, Green Bay, se llevó la victoria gracias a su juego terrestre y a una defensiva que atormentó a Jameis Winston durante toda la tarde. Brett Hundley produjo lo justo y necesario (88 yardas por aire y 66 por tierra) y las luces fueron  para Jamaal Williams y Aaron Jones quienes produjeron 133 por su parte.

La victoria los ubica con record de 6 y 6. Ganarle a los Browns la próxima semana parece algo posible y, con el inminente regreso de su mariscal estrella, Green Bay sigue con pulso.

Detroit Lions 20 – 44 Baltimore Ravens

Los Ravens pasaron por arriba a Detroit con su ya habitual abrumadora presencia defensiva. Lo que no fue habitual fue el desempeño ofensivo de Joe Flacco. El mariscal de Baltimore tuvo su mejor partido en lo que va del año.

Con su victoria ascendieron a un record de 7-5 en firme control del 6to seed de la AFC. Habrá que ver cuán sostenible en el tiempo es este desempeño ofensivo de los Ravens porque si Flacco y compañía logran encenderse en este tramo final de la temporada, Baltimore tiene el potencial de ser un equipo molesto en playoffs.

San Francisco 49ers 15 – 14 Chicago Bears

El debut de Jimmy Garoppolo en San Francisco fue bastante promisorio. Sus números no fueron impresionantes (26/37 para 293 yardas, 1 INT y sin TD) pero se lo vio muy cómodo manejando la ofensiva de Kyle Shanahan, más aún cuando hace sólo un mes que está en el equipo.

Es cierto que no fue capaz de lanzar una anotación en toda la tarde pero Garoppolo se encargó de mover bien el balón por todo el campo, sin contar con un elenco de receptores demasiado talentoso.

Los 49ers están en modo reconstrucción y de a poco van sumando piezas interesantes de cara al futuro.

Carolina Panthers 21 – 31 New Orleans Saints

Una vez más, el juego terrestre de los Saints fue imparable. La combinación de Alvin Kamara y Mark Ingram parece tan perfecta como difícil de detener.

Kamara e Ingram se combinaron para al menos 200 yardas desde la línea de golpeo en cinco partidos consecutivos. Durante ese lapso, el dúo se combinó para 1,243 yardas desde la línea de golpeo y 13 anotaciones

La defensiva ha sido muy importante para el presente de Carolina. El domingo no tuvieron respuesta. Los Panthers permitieron 400 yardas totales por primera vez en la temporada y en las dos ocasiones que les anotaron más de 30 puntos, perdieron. Curiosamente, ambas fueron ante los Saints.

Este jueves los Saints tienen un duro partido ante los Falcons. Ofensivamente tienen las suficientes armas para anotar pero será interesante ver cómo responde la defensiva secundaria a un ataque de Atlanta con variantes. Ken Crawley ha estado haciendo un muy buen trabajo pero la posible ausencia de Marshon Lattimore puede ser determinante.

Philadelphia Eagles 10 – 24 Seattle Seahawks

Sabíamos de la ineficiencia ofensiva de Seattle pero la racha de lesiones defensivas parecía ser un obstáculo demasiado grande para las expectativas de este equipo. Sin embargo, el domingo por la noche los Seahawks se cargaron a uno de los mejores equipos de este año.

Bobby Wagner y el frente defensivo de Seattle contuvo a la perfección a una de las ofensivas terrestres más prolíficas de esta temporada.

Del otro lado del balón, Russell Wilson está teniendo una campaña digna de MVP. Lo que el #3 hace por la ofensiva de Seattle no tiene parangón. Si los Seahawks pueden mantener esa grata y pequeña producción terrestre que generó Mike Davis (64 yardas), Wilson tiene la capacidad de llevar al equipo un escalón más arriba.

Seattle no es el equipo que supo ser pero aún tienen el suficiente talento y el temperamento para complicarle las cosas a cualquiera.