A medida que nos acercamos al final de la temporada las cosas parecen comenzar a aclararse y los mejores equipos separarse del resto.

Por otra parte, la paridad reinante hace que hace que pocas cosas estén definidas y con seis semanas por delante hasta los Cleveland Browns tienen chances de entrar en postemporada. Con varios equipos metidos en la pelea muy cerca entre sí, todo puede pasar.

Kansas City Chiefs 9 – 12 New York Giants

Pocas cosas ciertas hay en el mundo. La muerte es una y las victorias de un equipo de Andy Reid viniendo de una semana libre. Esto último ya no es así.

Luego de empezar la temporada con record de 5-0 y siendo una de las ofensivas más explosivas de la Liga, los Chiefs, están en caída libre y han conseguido sólo una victoria en los cinco partidos siguientes. El domingo tal vez haya sido su punto más bajo cayendo ante un flojísimo equipo de New York.

A pesar de no ser el único culpable, la charla acerca sobre sentar en el banco a Alex Smith y apostar por Pat Mahomes, ha comenzado. Ante New York, Smith, tuvo uno de sus peores partidos y realmente le está costando trabajo generar yardas en la manera que lo hacía a comienzo del año.

Baltimore Ravens 23 – 0 Green Bay Packers

La defensa de Baltimore llevó a cabo uno de los desempeños defensivos más dominantes de esta temporada. No sólo capturaron seis veces a Brett Hundley sino también forzaron cinco intercambios de balón, en lo que fue su tercera blanqueada de la temporada.

La defensiva Raven sigue siendo una unidad atemorizante y tendrá el beneficio de enfrentarse a rivales bastante endebles: Houston, Cleveland, Indianapolis y Cincinnati. Con esta defensa probablemente logren alcanzar las 9 o 10 victorias poniéndolos en excelente posición para pelear por un lugar en playoffs como Wild Card más aún si miramos el resto del panorama en la AFC.

Los Angeles Rams 7 – 24 Minnesota Vikings

La semana pasada hablábamos de la increíble producción ofensiva que los Vikings están obteniendo de Case Keenum y compañía. Este fin de semana tuvimos otra muestra de ello. Keenum tuvo una muy buena tarde pero el desempeño de Adam Thielen fue aún más destacable consiguiendo 123 yardas y 1 TD.

A pesar de eso, lo más destacable de la victoria de Minnesota fue la actuación de su defensiva que supo limitar al equipo con más puntos anotados a sólo 7. Naturalmente el foco de este momento de los Vikings (8-2) se lo lleva la ofensiva por lo inesperado de su actuación pero la defensa sigue siendo el pilar fundamental de este equipo.

Washington Redskins 31 – 34 New Orleans Saints

En el recap de la semana pasada hablamos de cómo los Saints estaban ganando de la mano de un juego terrestre arrollador y una defensiva más que eficiente. La notable victoria del domingo ante los Redskins fue un recordatorio que New Orleans tiene bajo la manga a Drew Brees. Atemorizante.

Con poco menos de 6 minutos en el reloj y estando abajo por dos anotaciones, Brees completó 11/11 para 164 yardas y 2 TD.

New Orleans es actualmente uno de los equipos más completos en la NFL y se ha vuelto más peligroso porque es capaz de ganar incluso cuando su game-plan original falla. Con esta victoria, ls Saints, han ganado 8 partidos en forma consecutiva luego de un arranque con 2 derrotas.

Buffalo Bills 24 – 54 Los Angeles Chargers

En una de las decisiones más incomprensibles de al menos este año, McDermott decidió darle a Nathan Peterman el puesto de titular en lugar de Tyrod Taylor a pesar de que los Bills estaban con record de 5-4 y en carrera por un lugar en postemporada.

Seguro Taylor no es mariscal espectacular pero su desempeño esta temporada ha sido más que eficiente considerando la línea ofensiva que tiene por delante. Es bien sabido que el front office de los Bills no ve a Taylor como su mariscal en el futuro pero la decisión de sacarlo en medio de la pelea por un lugar en playoffs es realmente desconcertante.

Peterman no sólo jugó peor que Taylor sino que tuvo uno de los peores partidos en la historia reciente de la NFL; 6/14 para 66 yardas, 5 intercepciones y 0 anotaciones en sólo dos cuartos de football.

Presumiblemente cinco intercepciones le dan a un equipo grandes chances de ganar y así fue para unos Chargers que anotaron 37 puntos en la primera mitad. Con esta victoria y dentro del panorama de la AFC, Los Angeles aún tiene chances de conseguir un lugar en postemporada. En defensa cuentan con una de las mejores duplas de pass rushers, Joey Bosa y Melvin Ingram, un buen mariscal de campo y buenas armas ofensivas en Melvin Gordon y Keenan Allen (159 yardas y 2 TD ante los Bills).

Con record de 4-6, los Chargers, están a dos juegos de Kansas City dentro de la división y a un juego de Ravens y Bills en la carrera por un Wild Card. Los Angeles aún está vivo, lo que hace que sus insólitas derrotas a principio de la temporada sean aún más dolorosas.

Philadelphia Eagles 37 – 9 Dallas Cowboys

Los elogios a los Saints no son en desmedro de lo que están haciendo los Eagles. Philadelphia consiguió una más que convincente victoria el domingo por la noche ante Dallas. A pesar de que Carson Wentz no tuvo la mejor de sus noches, completó casi el 50% de sus pases, los Eagles fueron capaces de llevarse el triunfo de la mano de una sofocante defensa y un juego terrestre con renovado potencial.

Dos cuartos le tomó a Philadelphia acomodarse en el partido pero una vez que consiguieron la ventaja en el tercer cuarto, se recostaron en el juego  y la defensa y se hizo imposible para Dallas. Ajayi, quien corrió para 91 yardas, lideró el ataque terrestre.

Del otro lado del balón, la horda de pass rushers que tiene Philadelphia se encargó de aterrorizar a Dak Prescott (quien por segunda semana consecutiva no tuvo a Tyron Smith para proteger su lado ciego). Fletcher Cox, Timmy Jerningan, Vinny Curry, Brandon Graham, Derek Barnett y Chris Long pueden ser una pesadilla para cualquiera.

Philadelphia es un gran equipo y su record de 9 victorias y 1 derrota se refleja claramente en su rendimiento.