La notable paridad que hay en la NFL en estos días, hace muy difícil discernir con claridad qué equipos van a estar en postemporada. Sin embargo, con triunfos como el de Jacksonville o el de Tennessee (24 a 20 sobre Cincinnati) se comienzan a separar a los equipos que realmente tienen las ganas y las posibilidades de meterse en postemporada.

El panorama dentro de la NFC está mucho más ajustado. Philadelphia (8-1), Minnesota (7-2), Los Angeles (7-2) y New Orleans (7-2) son actualmente los líderes divisionales pero las próximas 7 semanas prometen ser muy duras con varios cruces más que interesantes y un final impredecible.

Aquí, las notas más interesantes que dejó la semana 10 de la NFL.

New Orleans Saints 47 – 10 Buffalo Bills

Los Saints no están dependiendo de Drew Brees para ganar partidos y tal vez eso sea lo más sorprendente de su temporada. El domingo literalmente pasaron por encima a Buffalo y lo hicieron sin que Brees lanzara un pase de anotación ni superara las 200 yardas por aire. La fórmula ganadora vino de la mano de dos elementos que rara vez estuvieron presentes durante la estancia del #9 en New Orleans: el juego terrestre y la defensiva. Desde la salida de Adrian Peterson, los Saints, han encontrado en Mark Ingram (131 yardas y 3 TD) y Alvin Kamara (106 yardas y 1 TD) una dupla tan efectiva como complementaria.

Ya hemos hablado del gran nivel en el que está jugando la defensiva de los Saints pero lo más importante de ello es que su resurrección, hace que Brees no tenga que cargar con todo el peso del equipo.

New Orleans ha ganado 7 partidos en forma consecutiva luego de un comienzo con dos derrotas y se perfilan como uno de los grandes candidatos dentro de la NFC.

Jacksonville Jaguars 20 – 17 Los Angeles Chargers (OT)

En uno de los finales más extraños, los Jaguars se llevaron la victoria en tiempo extra gracias a que los Chargers fueron más Chargers que nunca.

Los Angeles tenía prácticamente el juego en su bolsillo pero la incapacidad para hacer correr el reloj y renovar intentos, le dio a Jacksonville el tiempo suficiente para buscar empatar el partido. En sus últimas cuatro posesiones fueron limitados a 0 yardas.

Los Jaguars tampoco parecían tener muchas ganas de ganar el partido pero a pesar de una intercepción de Bortles, consiguieron nuevamente la pelota y el quarterback orquestó un muy buen drive para empatar el partido y llevarlo a OT.

En tiempo extra, la defensiva de los Jaguars rápidamente interceptó a Rivers y Jacksonville se escapó con la victoria gracias a un FG de Josh Lambo.

La victoria fue más que importante para mantenerse en la misma línea que los Titans dentro de la AFC Sur.

Minnesota Vikings 38 – 30 Washington Redskins

Los Vikings son otra de las sorpresas de esta temporada. Contrario a lo que muchos esperábamos, Minnesota está obteniendo grandes producciones de su ofensiva. Se suponía que la defensiva iba a ser el cimiento de este equipo más aún tras las lesiones de Sam Bradford y el novato Dalvin Cook. Sin embargo, en gran parte por su ataque, Minnesota ha alcanzo la cifra de 7 victorias (2 derrotas) y actualmente está al frente en la carrera por la postemporada.

Los movimientos hechos por Rick Spielman en la línea ofensiva están ayudando a que la ofensiva logre carburar; primero asistiendo a un juego por tierra que, a pesar de las ausencias, está siendo liderado por Latavius Murray y Jerrick McKinnon y segundo pero más importante aún, protegiendo a Case Keenum.

Keenum, un eterno suplente, está teniendo una de sus mejores temporadas como pasador y se muestra como un perfect fit dentro de la ofensiva de Pat Schurmur. Es cierto que su toma de decisiones sigue siendo inconsistente, como ese par de intercepciones lanzadas a DJ Swearinger, pero ha encontrado una química especial con Adam Thielen y ha hecho lo suficiente para mantener a esta ofensiva a flote aún cuando no contó con Stephon Diggs por buena parte de la temporada.

Los Vikings han conseguido 5 victorias consecutivas y están por entrar en el trecho más difícil de su calendario (Rams, Lions, Falcons y Panthers) por lo que Minnesota deberá probar que puede mantener este buen nivel si quiere llegar a postemporada.

Houston Texans 7 – 33 Los Angeles Rams

Una semana después de lanzar 311 yardas en la apabullante victoria contra los Giants, Jared Goff se superó, lanzando 355 yardas y 3 anotaciones incluyendo esta tremenda bomba para el touchdown de 94 yardas de Robert Woods.

Semana a semana los Rams, a partir de la creatividad de su head coach, Sean McVay, están encontrando la forma de generar grandes jugadas y de facilitarle el trabajo a Goff particularmente, utilizando play action.

Actualmente, aunque Seattle no pierde pisada, Los Angeles está al tope de su división y está mostrando un poder de fuego muy difícil de igualar. Se vienen semanas difíciles para los Rams. En el próximo mes enfrentarán a Vikings, Seahawks, Saints e Eagles.

Dallas Cowboys 7 – 27 Atlanta Falcons

Los Cowboys jugaron su primer partido sin Ezekiel Elliott tras la confirmación de su sanción y sin embargo, no fue la ausencia ofensiva de mayor importancia. Por una lesión en la ingle, el tackle izquierdo estrella, Tyron Smith, no pudo ser de la partida. Chaz Green fue el encargado de proteger el lado ciego de Dak Prescott pero fue superado toda la noche por Adrian Clayborn.

Clayborn, una primera selección de 2011, nunca fue Pro Bowler ni All Pro pero en una actuación defensiva histórica, consiguió 6 capturas ante Dallas. Pero eso no es todo, Clayborn, forzó también dos balones sueltos y recuperó uno de ellos.

Dallas perdió 50 yardas debido a esas capturas y solamente pudo generar 233 yardas ofensivas y 7 puntos derivados de una intercepción de Xavier Woods promediando el primer cuarto.  Probablemente los Cowboys puedan sobrevivir sin Elliott hasta su regreso pero necesitan que Smith vuelva lo antes posible.

Aunque con muchos menos fuegos artificiales que la temporada pasada,  Atlanta, se mantiene como uno de los serios candidatos a playoffs. Con la actuación del domingo, su defensiva se mantuvo dentro del top 10 en yardas y puntos permitidos. Por su parte, la ofensiva dirigida por Sarkisian, a pesar de ser menos consistente que su versión 2016, sigue siendo bastante sólida.

New York Giants 21 – 31 San Francisco 49ers

Los Giants han tocado un nuevo fondo. Sabíamos que New York es un desastre pero la derrota ante un equipo que tenía record de 0 victorias y 9 derrotas, es un punto más bajo dentro de una temporada perdida.

Era sabido que desde la lesión de Odell Beckham Jr New York iba a tener aún más problemas para mover el balón pero lo sorprendente es cómo una defensiva que supo estar entre las mejores de la temporada pasada está entregando yardas a rolete, máxime ante una ofensiva comandada por el novato CJ Beathard.

Por los resultados y por la respuesta que está obteniendo en cancha de parte de sus jugadores, no sería para nada sorprendente que Ben McAddoo no termine la temporada al frente de los Giants.