La semana 1 de la NFL usualmente nos ofrece un panorama de cómo han cambiado los equipos respecto de la temporada anterior. La semana 1 de la NFL trae consigo mucho entusiasmo y está llena de sorpresas como la rotunda victoria de los Chiefs sobre los Patriots el jueves por la noche.

Sin embargo, entre esa victoria de Kansas City y el triunfo de los Broncos el lunes por la noche hubo poco por lo que estar emocionado. A pesar de tener varios duelos y potenciales puntos de interés, la semana 1 de la NFL no fue lo apasionante que esperábamos luego de meses de espera.

La mayoría de los equipos tuvieron problemas para mover el ovoide, muchas de las estrellas no generaron su habitual impacto y muchos equipos repitieron o, más bien continuaron, con los problemas del 2016.

Pero no seamos pesimistas, recién es la primera semana y es posible que todo haya sido un pequeño bache dentro de una gran temporada.

New York Giants 3 – 19 Dallas Cowboys

Uno de los equipos que mostró continuidad respecto de la temporada pasada fueron los Giants, pero continuidad no como aspecto positivo. Los Giants tienen serios problemas para generar puntos. Sin dudas la ausencia de Oddell Beckham influyó pero parece difícil imaginar un equipo muy diferente.

A su vez, parece que Eli Manning pasará mucho tiempo escapando a la presión por segundo año consecutivo. Ereck Flowers sigue mostrando falta de habilidad para proteger a su mariscal y los Cowboys, sin un pass rush de primer nivel, fueron capaces de poner constante presión sobre Manning.

Oakland Raiders 26 – 16 Tennessee Titans

La ofensiva aérea de Oakland se vio completamente en forma con Cooper y Crabtree retomando donde habían terminado el año pasado y ante una defensiva secundaria de los Titans que fue reformada en el offseason. Carr, quien viene de recuperarse de una fractura, tuvo un juego consistente a lo largo de los cuatr cuartos y repartió el ovoide a prácticamente todos sus receptores.

Sabido es que los Raiders son capaces de ganar un duelo de golpe por golpe pero una de los principales interrogantes de este equipo pasaba por la defensiva. A pesar que no logró frenar por completo a Tennessee, la defensa apareció en momentos claves y eso es algo importante para las aspiraciones de los Raiders. Supo también ganar el duelo en las trincheras y frenar el potente ataque terrestre de los Titans (DeMarco Murray y Derrick Henry se combinaron para sólo 69 yardas).

Quien también apareció en momentos importantes fue, Marshawn Lynch. El ex Seahawks tuvo una buena carga de trabajo y produjo yardas importantes

¿Qué decir de Mike Mularkey? El head coach de los Titans tuvo la magnífica idea de abrir el partido con un onside kick buscando sorprender a todos. Su equipo no pudo recuperar el balón y Oakland ganó la posesión en mitad de cancha. Cuatro jugadas después los Raiders anotaron un touchdown.

Si bien la decisión de Mularkey no les costó el juego, sí puso a los Titans en un pozo y los obligó a correr de atrás durante todo el partido.

Pittsburgh Steelers 21 – 18 Cleveland Browns

La ofensiva de Pittsburgh tardó casi dos cuartos en carburar y en ningún momento pudo imponer el juego por tierra. Tras perderse toda la pretemporada, Le’veon Bell fue el RB titular y se vio como alguien que efectivamente se perdió toda la pretemporada. Por suerte para Pittsburgh, Antonio Brown, supo generar la producción propia y ajena siendo el mejor aliado para Roethlisberger con recepciones en momentos clave. Sin embargo quien marcó la diferencia fue Jesse James. El TE tuvo dos TD.

Gran debut de J.J. Watt. Aportó mucha intensidad, consiguió dos capturas y selló su tarde con una increíble intercepción.

A pesar de la derrota, los Browns, tienen motivos para estar contentos. Kizer tuvo un buen debut y se lo vio bastante cómodo dentro de la cancha. Lanzó para 222 yardas con 1 TD y 1 INT. Naturalmente tiene cosas que corregir. La DL de Pittsburgh aprovechó su falta de experiencia y lo capturó en 7 oportunidades. La defesiva, por su parte, tuvo una buena tarde durante un buen tramo del partido. Un buen paso hacia adelante para el equipo de Cleveland.

Atlanta Falcons 23 – 17 Chicago Bears

En el último cuarto, por poco Atlanta dejó escapar una ventaja de 20-10. Con los Bears muy cerca de la zona de anotación un sack de Brooks Reed salvó el partido.

Matt Ryan tuvo obtuvo su habitual producción de parte de varios jugadores pero por gran parte del partido la ofensiva de Atlanta sintió la salida de Kyle Shanahan. Al final la diferencia la marcó Austin Hooper quien supo aprovechar la confusión de Chicago para anotar.

Buen partido de los Bears. Mike Glennon estuvo correcto y Chicago contó con la muy grata aparición de Tarik Cohen. El año pasado los Bears sorprendieron con Jordan Howard y este año parecen haber encontrado en Cohen un jugador con un impacto similar.

Chicago perdió por lesión a Cameron Meredith durante la pretemporada y en este partido Kevin White sufrió la fractura de su clavícula. Las bajas en el cuerpo de receptores inclinarán la balanza hacia la dupla terrestre de Howard y Cohen.

Philadelphia Eagles 30 – 17 Washington Redskins

Los Eagles no pudieron imponer el juego terrestre en Washington por lo que Carson Wentz y la defense de Philadelphia fueron los artifices de la victoria. Wentz lanzó para 307 yardas incluyendo un increíble pase para Nelson Agholor.

Duro partido para Kirk Cousins. El mariscal de los Redskins entregó el balón en tres ocasiones, incluyendo un fumble, y le costó trabajo encontrar a sus receptores. A su favor podemos decir que enfrentó mucha presión casi constantemente por una línea que no supo protegerlo. Además fue capturado 4 veces.

Ese fumble que derivó en touchdown de Fletcher Cox fue el que selló la victoria de los Eagles pero provino de una jugada que debió haber sido anulada. De todas formas, Washington fue superado claramente por Philadelphia durante la mayor parte del partido por lo que el resultado es justificado.

Lo que quedó en claro con esa jugada fue que los Eagles tienen un front seven que mete miedo. Cox, Graham, Jerningan, Curry y el novato Derek Barnett van a causar problemas a muchas líneas ofensivas.

New York Jets 12 – 21 Buffalo Bills

Con una ofensiva altamente ineficiente fue un milagro que los Jets estuvieran en partido por tanto tiempo. McCown lanzó para 187 yardas y 2 INT, el juego terrestre acumuló sólo 38 yardas. La ofensiva consiguió únicamente 11 primeras oportunidades (4/14 en 3eras) y fueron superados por casi 200 yardas en relación a la ofensiva de Buffalo.

Es difícil determinar si los Bills son realmente buenos dado que la victoria fue ante los Jets pero sí estamos seguros que aún con un Tyrod Taylor muy eficiente, LeSean McCoy sigue siendo la piedra fundamental de esta ofensiva. Shady no sólo corrió para 110 yardas sino que también acumuló 49 yardas por aire.

Baltimore Ravens 20 – 0 Cincinnati Bengals

Excelente defensa, excelentes equipos especiales y una ofensiva efectiva. Esa es la fórmula a la que los Ravens se deben apegar para ganar.

Los Ravens se encaminaron a una victoria por 20-0 detrás de un pass rush que aplastó a la línea ofensiva de los Bengals. El trío formado por Brandon Williams, Terrell Suggs y Michael Pierce controló el partido a discresión con una ofensiva que produjo poco más alla de un pase corto que Jeremy Maclin transformó en un largo TD.

Con cuatro intercepciones y un fumble perdido, Andy Dalton, prácticamente entregó el partido. La peor noticia para los Bengals es que las falencias no son una consecuencia de lesiones o situaciones extraordinarias. Cincinnati deliberadamente no hizo nada para recomponer una línea ofensiva que perdió muchas piezas durante la Agencia Libre y lo van a sufrir durante toda la temporada.

Arizona Cardinals 23 – 35 Detroit Lions

Las tres intercepciones que lanzó Palmer hablan a las claras del partido que tuvo el QB de Arizona. En el primer drive del partido, Palmer, lanzó una intercepción y a partir de ahí fue todo cuesta abajo. Desafortunadamente para los Cardinals, el desempeño de Palmer no fue la peor noticia del domingo. Su RB estrella y principal arma ofensiva, David Johnson, deberá ser operado de la muñeca y se perderá de 2 a 3 meses.

A pesar de un comienzo con un pick-six, Matt Stafford, pudo mostrar nuevamente el nivel que lo tuvo en la consideración para ser MVP de la temporada pasada. Lanzó para 292 yardas y 4 TD.

A los buenos aportes de Golden Tate y Marvin Jones se sumó la grata sorpresa del novato Kenny Golladay, quien consiguió dos TD incluyendo esta joyita.

Jacksonville Jaguars 29 – 7 Houston Texans

Luego de meses afirmando que Tom Savage era el QB titular, Bill O’brien, tardó solamente dos cuartos en cambiar de opinión. De esta forma comenzó la era Deshaun Watson en Houston, o tal vez no, nadie sabe.

En su primer drive el egresado de Clemson pudo conectar con DeAndre Hopkins para su único TD del partido. Luego de eso alternó más malas que buenas. La ofensiva de los Texans tuvo muchos problemas para generar algo detrás de una OL que fue completamente incapaz de proteger a sus dos mariscales. Savage fue capturado 6 veces en 2 cuartos y Watson sufrió otras 4.

Los Jaguars draftearon a Leonard Fournette pensando en obtener exactamente esto. No sólo el RB ex LSU consiguió 100 yardas por tierra sino que limitó el daño que su propio QB, Blake Bortles, pudiera hacerle a la ofensiva.

El recién llegado Calais Campbell tuvo un día monstruoso (4 capturas) pero hubo otras buenas actuaciones defensivas. Myles Jack terminó con 14 tackles, Dante Fowler Jr y Yannick Ngakoue consiguieron 1 y 3 sacks respectivamente.

Sería erróneo proyectar esta actuación a toda la temporada pero juego terrestre y defensiva fuerte puede llegar a ser la clave para los Jaguars este año dentro de una defensiva que no parece tener un dueño claro.

Indianapolis Colts 9 – 46 Los Angeles Rams

El despido de Jeff Fisher fue lo mejor que le pudo haber pasado a los Rams. En el primer juego con Sean McVay como head coach, se vio un equipo nuevo y mejorado, comenzando con su mariscal Jared Goff.

Goff se vio como un QB diferente. Sería difícil jugar peor que lo demostrado en su campaña de novato pero el cambio de entrenador en jefe parece haber pagado dividendos. Goff pudo hacer uso de todas sus nuevas armas ofensivas: Sammy Watkins, Robert Woods y los novatos Gerald Everett y Cooper Kupp.

A pesar de no haber aportado mucho desde lo estadístico se vio una versión de Todd Gurley más parecida a la de su primera temporada y no a la apática bajo el mando de Fisher.

Aún más promisoria fue la actuación de la defensiva mostrando una clara mejoría desde la llegada de Wade Phillips. Sin Aaron Donald – quien terminó con su holdout el domingo por la tarde – la defensa de los Rams puso constante presión sobre los Colts e incluso tuvo dos pick-six.

Los Colts no son un equipo sin Andrew Luck. Esto ya lo sabíamos todos pero quedó aún más en evidencia luego de ver a Tolzien en cancha. Tan malo fue el desempeño de Tolzien que Pagano se vio forzado a lanzar al terreno a Jacoby Brissett quien fue adquirido vía trade con los Patriots hace sólo una semana.

Nuevamente, es difícil determinar qué porcentaje del triunfo se debió a las bondades del juego de los Rams y qué tanto se debió a los espantosos Colts. No hay que precipitarse a emitir juicios pero Los Angeles parece ser capaz de ser correctos en ofensiva y defensivamente pueden llegar a ser más interesantes con el regreso de Aaron Donald. Considerando que los otros tres equipos de la división mostraron muchas falencias, no sería insólito pensar en unos Rams peleando por la NFC Oeste.

Seattle Seahawks 9 – 17  Green Bay Packers

El comienzo de temporada de Seattle fue una extensión de la temporada pasada. Una anemia ofensiva con un Russell Wilson tratando de hacer magia y sin un juego terrestre claro. Dentro de ese panorama Doug Baldwin y Paul Richardson fueron los mejores aliados de Wilson.

Mike Daniels y la línea defensiva de los Packers embistieron constantemente contra la OL de los Seahawks capturando 3 veces a Russell Wilson y golpeándolo otras 7. Algo difícil de conseguir considerando lo escurridizo que es el esposo de Ciara.

Durante el offseason, Seattle, hizo prácticamente caso omiso a sus necesidades en la línea ofensiva. Esa inacción quedó clara el domingo.

Como habitualmente es, gran parte del triunfo se debió a que Aaron Rodgers tuvo una tarde muy Aaron Rodgers. Completó con Davante Adams, Randall Cobb, Martellus Bennett incluyendo un pase de 32 yardas para Jordy Nelson en su ya su clásica jugada en la que aprovecha que la defensa tiene 12 hombres en cancha para obtener una jugada gratis

Carolina Panthers 23 – 3 San Francisco 49ers

Newton tuvo una tarde tranquila en su primera acción importante luego de su cirugía, 171 yardas 2 TD y 1 INT en un partido que lo tuvo puramente como pasador.

El peso del juego terrestre estuvo bien distribuido entre Jonathan Stewart y el versátil Christian McCaffrey.

A Carolina le costó ser efectivo en los metros finales pero Graham Gano estuvo perfecto conectando 3/3 en goles de campo.

La defensiva de los Panthers limitó a los 49ers a sólo 217 yardas, generó dos pérdidas de balón y capturó a Brian Hoyer en cuatro oportunidades. Kyle Shanahan tendrá que trabajar mucho en descubrir cómo ganar partidos con un equipo que no parece tener demasiado talento.