Continuamos con el ránking de los mejores jugadores de la historia de la National Basketball Association.

Algunos detalles antes de arrancar: el reloj de posesión de 24 segundos se implementó en la NBA en 1954. La mayoría de los jugadores que fueron estrellas antes de esta época se vieron particularmente perjudicados o directamente eliminados de la lista. No solamente no hay demasiado material para ver sus juegos. Sino que practicaban un deporte completamente distinto. Y no me refiero a el “Ah, en la época de Bill Russell el básquet era otro juego que el actual”, me refiero a partidos terminando 24 a 22. Comparar a cualquiera de ese periodo con alguien actual es como tratar de elegir la posición en una lista entre John Fitzgerald Kennedy y un morcipán.

Como extensión de esto vale comentar que los jugadores que esplendieron previo a la adición de la dimensión vertical del básquet, esto es antes de la llegada de Russell, Oscar, Elgin y Wilt, también se vieron perjudicados. Esos cuatro que menciono son padre, madre, partera y cuna del básquet moderno. Así y todo los realmente grandes anteriores, como Cousy y Pettit, la siguieron rompiendo después de la llegada de los fenómenos afroamericanos.

Una consideración similar se va a tener con los jugadores que continúan jugando en la actualidad. No me refiero a los que están ya entrados en los treintaylargos, sino a quienes todavía les quedan páginas por escribir en su carrera. Esta es la razón por la que no se tuvieron en cuenta tipos como Marc Gasol, Russell Westbrook, Blake Griffin y John Wall, entre otros. Y entre los que están, probablemente la falta de perspectiva respecto a sus carreras haya perjudicado su posición.

A lo largo de este ránking, además, vamos a contar con al participación del amigo Matías Cipollatti(https://www.behance.net/cipozzz) quien sumará a la lista unas breves infografías que ayudarán a entender un poco el impacto de cada jugador.

60-Joe Dumars

Chicago Bulls v Detroit Pistons

Joe Dumars

En uno de los mejores equipos defensivos de todos los tiempos, Dumars era el principal stopper externo. Vamos a hacerlo simple: los Bad Boys se hicieron particularmente famosos por sus duelos ante los Chicago Bulls. ¿Quién era el encargado de marcar a Michael Jordan, el mejor jugador de todos los tiempos?. Joe, obviamente. Pero el escolta era mucho más. Siete temporadas promediando más de 17 puntos por encuentro al mismo tiempo que haber sido uno de los mejores tripleros de su era lo transformaban, junto a sus proezas defensivas, en un jugador clave. Lo que le ha jugado históricamente en contra fue, primero, el hecho de haber sido un General Manager nefasto, y segundo, el haber sido el tipo con menos personalidad en un equipo legendario lleno de personajes memorables como Isiah, Rodman y Laimbeer. De hecho si está tan abajo en este ránking es, principalmente, porque es aburrido hasta escribir sobre él.

59-Bernard King

bernardkingBernard King

Bernard King es todo un héroe en la NBA. En una época complicada, él sobrevivió a dos cosas que se cargaron un sinfín de carreras. En primer lugar, la droga. En su etapa como miembro de los New Jersey Nets fue preso en dos ocasiones diferentes por posesión de marihuana y cocaína. Todo esto en una época en la que estrellas como  David Thompson o Michal Ray Richardson veían sus periplos como profesionales, irónicamente, cortados por la falopa (N.del E: “Cortados por la falopa” es un gran título para una banda de rock and roll o para un documental de 30 x 30. Llamar a ESPN). A pesar de todo esto, Bernard salió adelante y terminó tardíamente transformándose en una estrella en los Knicks.

El segundo obstáculo que superó fue una lesión en 1985 que incluía rodilla desplazada, parte de la pierna rota y ligamentos cortados. En una época donde las cirugías de rodilla todavía estaban en una etapa embrionaria en relación a la actualidad, y cuando nunca nadie volvía a ser el mismo después de una desgracia así, King jugó cinco temporadas más luego de un largo regreso, en las que promedió 21 puntos y 5 rebotes por encuentro.

Así y todo está en esta lista principalmente por ser una de las grandes leyendas de una ciudad de mitos, La Meca del Baloncesto, New York. Nacido y criado en Brooklyn, el alero fue la gran figura de los Knicks entre los equipos campeones de los ’70 y el surgimiento de Pat Ewing a finales de los ’80. Su mejor año fue el 1984-1985 cuando se consagró goleador de la NBA con 32.9 puntos por partido y 53% en tiros de campo, con un estilo estéticamente delicioso que combinaba posteos, volcadas de una violencia inusitada y un tiro de media distancia que dominaba encuentros.

58-Chris Webber

GettyImages-295266.0

Chris Webber

Bueh, llegamos a una figura en la que vamos a ver representada a LA BRECHA. Por un lado están los enamorados del ala pivot formado en Michigan. Para ellos era un monstruo capaz de correr la cancha y pasar la pelota como un base, pero con el cuerpo de un atleta de nivel olímpico que podía postearse, jugar de frente al aro y anotar de múltiples formas. Para el #TeamWebberGanáLaCopaAndaAJapón se trata de un tipo que fue drafteado por un muy buen equipo con un gran entrenador (Golden State y Don Nelson) y que al año se peleó con todo el mundo y decidió obligarlos a que lo tradearan a un equipo peor (Washington Bullets). Estos a su vez lo regalaron a los Kings, donde fue todo un éxito. Siendo que hizo absolutamente todo lo posible para no ser traspasado a Sacramento, podemos pensar que no fue tanto mérito suyo sino de las circunstancias. Allí se encontró con otro eximio pasador interno como Divac, y una serie de maravillosos anotadores exteriores como Mike Bibby, Peja Stojakovic y jugadores de rol como Doug Christie. Y si, en la capital californiana tuvo años como 2001 en que promedió 27 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias por partido. Pero también se reventó la rodilla, se peleó con sus compañeros, vio como el equipo rendía casi igual de bien con Peja como jugador franquicia y, básicamente, los Lakers se dedicaron a vejarlo sin parar. En definitiva, se trata de uno de los talentos más grandes de la historia de este deporte, un tipo llamado a ser un gigante y que, por decisiones propias y falta de fortaleza mental, no fue lo que debió.

57-Dominique Wilkins

FOTO1DOMINIQUE

Dominique Wilkins

Cuando le dijeron a Larry Bird que los Atlanta Hawks habían colocado una estatua de Dominique Wilkins en la puerta del estadio, La Leyenda declaró “Seguramente no lo esculpieron en posición defensiva”. Y si, era una chicana del mejor alero de todos los tiempos (SPOILERS!), pero tenía razón. También estaba obviando algo importante: Nique fue uno de los mejores jugadores ofensivos de los ’80, y uno de los atletas más espectaculares que se recuerde. Cuando tu apodo es The Human Highlight Film, es que sos una garantía de show. Y Nique era un fenómeno. Suele ser mencionado como uno de los más increíbles volcadores de la historia. Lo suyo no eran las sutilezas, sino una virulencia excesiva a la hora de los slam dunks. Pero además aprovechaba su enorme capacidad de salto y de mantenerse en el aire para realizar bandejas inexplicables, tiros en suspensión circenses y para atacar el aro de formas que desafiaban la imaginación.

Entre 1983 y 1994 promedió 27 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias por partido y 47% de tiros de campo, consagrándose en el interín como goleador de la liga en una ocasión. Si, nunca consiguió un anillo de campeón, algo que suele ocurrir cuando absolutamente toda tu carrera se superpone con las de Bird, Magic, Isiah y Jordan, y es por eso que baja tanto en esta lista. Además, y vale la pena mencionarlo, es uno de los pocos jugadores anteriores al siglo XXI que se rompió el tendón de aquiles y volvió en un gran nivel, promediando 30 puntos por encuentro al año siguiente. Su vigencia suma mucho también, consiguiendo en 1997 18 puntos y 6 rebotes a los 37 años con los San Antonio Spurs.

56-Earl Monroe

earl-monroeEarl Monroe

Todos aquellos que amamos el básquet tenemos un pequeño caso de enamoramiento con esa joyita (con defectos, eso si) de Spike Lee que es He Got Game. En ella Ray Allen hace de la gran promesa del básquet neoyorquino, de nombre Jesus Shuttlesworth. Promediando la película, este le pregunta a su padre por qué le puso un nombre tan ridículo. El padre le contesta que no es ridículo llevar el nombre del salvador. Luego de que el joven insiste, el padre admite que en realidad se lo colocó por un jugador que se había transformado en leyenda de los playgrounds de la ciudad de New York: Earl Monroe.

They called him Black Jesus, because he was the truth…”.

Earl The Pearl era un guard con un dribbling único, el cual atacaba el aro a través de una serie de giros y cambios de ritmo constantes que hacía que fuera imposible mantenerse delante suyo marcándolo. Era famoso en New York mucho ante incluso antes de debutar en la NBA, pero fue en los Baltimore Bullets donde se transformó en una estrella y en una de las principales fuerzas ofensivas de la liga, llevándolos incluso a disputar unas finales contra los Milwaukee Bucks de Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson. Pero fue luego de su llegada a los Knicks cuando se terminó de erigir en la figura icónica que es hoy. Por otro lado su carrera fue un tanto corta, y su rol en los Knickerbockers fue muy secundario, aportando un plus de goleo en un equipo premintentemente defensivo, por lo que no suma más puntos en el ránking.

55-Tom Heinsohn

tommy-heinsohn-banner-e1449329858986

Tom Heinsohn

A ver, mucha gente no sabe quién es Tommy Gun, lo cual es realmente deprimente. Por un lado es el mejor comentarista de toda la NBA, siendo, muy probablemente, el más cabeza de termo de todos los que realizan ese trabajo (resumo su accionar a grandes rasgos: le cobran falta a un jugador de Boston y Heinsohn grita “ES UNA VERGÜENZA!”). Pero también supo ser el goleador de uno de los mejores equipos de todos los tiempos, los Boston Celtics de los ’50 y ’60. Con Cousy veterano, un Bill Russell que nunca brilló en ataque y con Sam Jones siendo del tipo de jugador que prefería tomar el último tiro pero no dedicarse a ser un goleador con todas las letras, el rol quedaba para Heinsohn. El ala pivot era un gran anotador, y el ocupar semejante puesto en un equipo plagado de miembros del Hall of Fame es muy meritorio. Podía jugar de frente y de espaldas al canasto, tirar y postearse con soltura, y lo más importante es que su personalidad relajada y amistosa hacía que no le pesase nunca una jugada y le quitaba presión a sus compañeros. Por otro lado le gustaba más el alcohol que a D’Angelo Russell botonear compañeros, y fumaba de la misma manera en que Kevin Hart hace películas malas (compulsivamente), lo cual explica que se retirase a los 30 años de edad.

54-Pau Gasol

tumblr_m4j5nwOLWO1rt88fno1_r1_1280

Pau Gasol

Obviamente todos recuerdan a Pau de sus equipos campeones con los Lakers donde ejercía de escudero ideal para Kobe Bryant, explotando el Triángulo como nadie, pasando el balón con gracia, tirando de media distancia y posteándose con movimientos que más bien parecían sacados de una escuela de danza. Todos lo tienen presente. Y solamente eso sería suficiente para estar en este ránking.

Pero no es todo.

A Gasol se lo mató en su etapa en Memphis. Se lo tildó de pecho frío por el jugar constantemente los playoffs y perder siempre en primera ronda. Pero hay que tener en cuenta varias cosas. Por un lado el paso del tiempo nos enseñó lo difícil que es, siendo la única estrella del equipo, clasificar a la postemporada en el Oeste. Por otro lado ¿vieron aquellos equipos de Memphis? La mejor versión de aquellos Grizzlies tenían a Shane Battier y a Mike Miller como segundo y tercer mejor jugador. Si, eran buenos, pero si son tu esperanza para salir campeón vas a tener serios problemas, especialmente en la era de los Spurs del Monstruo de Tres Cabezas, de los Lakers de Kobe, de los Mavs de Nowitzki, del Houston de Yao y los Suns de Steve Nash. En 2006 promedió 20 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias y 2 tapas por partido. Era un jugador franquicia con todas las letras. Y es bueno recordarlo para entender y apreciar aún mejor el segundo arco de su carrera en LA, cuando sacaba a bailar noche tras noche a los mejores defensores internos de la liga.

53-Manu Ginobili

53059624

Manu Ginobili

El mejor sexto hombre de la historia de la NBA, y no es siquiera una discusión. Nunca nadie llevó ese puesto a un nivel tan alto durante tanto tiempo. Walton, McHale, Havlicek, Johnson, McAdoo, Kukoc… todos fueron geniales, pero nadie fue tan consistente, nadie se abrazó a algo que para muchos era inaceptable para una estrella hasta hacerlo simplemente indispensable. No se puede hablar de los últimos tres lustros de éxito de los Spurs sin mencionar a Emanuel David Ginobili, una de las piezas fundamentales de la gran dinastía del siglo XXI.

Con el tiempo fue transformándose en esa especie de René Lavand del baloncesto, realizando jugadas con una lentitud hipnótica para que todos pudieran verlo, pero pensando a la velocidad de la luz, leyendo el juego en un nivel que nadie puede, viendo cada hilo de cada marioneta. Pero quedarse solamente en eso es olvidar al mejor Manu. A aquel que cerraba partidos con los Spurs. Que hacía absolutamente todo bien. Defendía a cualquier rival, armaba juego como un base con una capaidad de inventiva inigualable, tiraba triples y, por sobre todas las cosas, penetraba. Esa fue siempre su gran carta. Ginobili venía de una larga fila de antecesores europeos en la NBA como Marciulionis o Danilovic que habían forjado ese estilo de juego. Un par de triples y mucha penetración con más talento que atletismo. Pero Manu lo llevó a otro nivel. Si, el Eurostep ya existía, pero el lo perfeccionó. Si, le encantaba meter un flop cada vez que podía, pero ¿no es acaso sacar tiros libres el gran fuerte de esa superestrella que es James Harden?. Sin Manu el escolta de Houston no existiría. Sin no Manu habría dinastía Spurs. Sin Manu probablemente la NBA se parecería un poco más a la de los mastodontes dándose topetazos de finales de los ’90. Emanuel David Ginobili es la personificación de la influencia del baloncesto FIBA en los Estados Unidos, y sin esta influencia no habría ni Golden State, ni Steph Curry.

52-Dennis Johnson

71343659Dennis Johnson

DJ fue uno de los casos en los que más fui y volví respecto a dónde ponerlo en esta lista. Por momentos sentía que tenía que ir bastante más arriba, mientras que otros días lo ubicaba alrededor de la posición 80. Al final me decanté por algo en el medio porque a tibio no me gana nadie.

Johnson se ganó un lugar en la memoria de los fanáticos del básquet como el base titular de ese maravilloso equipo que fueron los Celtics campeones de 1986. Allí ejercía principalmente de un especialista defensivo que además tenía suficiente talento y capacidad atlética como para tener bastante peso en ataque. Un jugador muy completo, pero no una estrella en su totalidad.

Claro, en ese momento.

Porque en los ’70 DJ había sido el mejor jugador en un equipo campeón, cuando en 1979 los Seatle SuperSonics se llevaron el anillo de campeón. Entonces era un base capaz de anotar más de 20 puntos por partido al mismo tiempo que se transformaba en una presencia disruptiva en defensa. Y ya que pusimos (y pondremos) a varios de los más grandes talentos defensivos de la historia, él no podía faltar.

51-Paul Pierce

Paul Pierce

Paul Pierce

La carrera de The Truth se divide en tres grandes partes.

Primero está el hecho de ser el goleador de un equipo decididamente malo, un cabeza de termo que se peleaba con todo el mundo, no respetaba a nadie, no se tomaba el entrenamiento en serio, tiraba lo que él quería (al igual que su compañero Antoine Walker), fue apuñalado hasta casi morir, y que a pesar de un talento físico notable solía estar a veces excedido de peso.

La segunda parte de su carrera lo vio madurar, convertirse en un lider, mejorar sorprendentemente su juego, transformarse en un excelente jugador defensivo, y terminar siendo el mejor jugador ofensivo en un equipo campeón de la NBA.

La tercer parte de su carrera la pasó como un jugador de rol en distintos equipos candidatos, jugando como stretch four, básicamente encargándose de tirar (y generalmente anotar) triples sobre la hora, llegando incluso a ganar series de playoffs por su cuenta como con Brooklyn contra Toronto.

The Truth lleva ya 18 años en la NBA desde su llegada desde Kansas en 1997. En todo ese tiempo, en la totalidad de su carrera, desde su año rookie hasta esta temporada donde apenas juega, promedia 20 puntos, 4 asistencias y 5 rebotes por partido, con 37% de triples y 45% de campo. Tiene un anillo de campeón y un MVP de las Finales. Y si, no es y nunca fue ni Kobe Bryant ni LeBron James. Pero sabe muy bien lo que es comérselos a ambos entre dos panes.