Finalmente llegó. El último partido de la temporada. Patriots y Falcons se verán las caras este domingo en Houston. La mejor ofensiva en puntos anotados contra la mejor defensiva en puntos permitidos.

Luego de unos playoffs bastante aburridos nos encontramos ante un duelo que promete ser emocionante. A pesar que ambas ofensivas son capaces de anotar mucho y se trata de los dos equipos más interesantes para ver, probablemente el trámite del partido sea más cerrado. De todas formas, el resultado final debería ser un partido más que entretenido pero bien sabemos que esto no es matemática.

No hay mucho que agregar de ambos equipos.

Por un lado tenemos a Atlanta que finalmente confirmó lo que venía insinuando hace rato. Varias temporadas con comienzos similares a este pero que culminaron en bajones pronunciados. La comunión que formaron Matt Ryan y Kyle Shanahan llega en su punto más alto. Entre receptores, alas cerradas y corredores cuentan también con un variado arsenal que en su conjunto se ensambló como una de las mejores ofensivas en los últimos tiempos.

Defensivamente se ha visto un progreso notable respecto de años anteriores y respecto de esta misma temporada. Quinn ha tratado de emular su trabajo como coordinador defensivo de los Seahawks y conformó un grupo de jóvenes atletas que, aunque aún les falta desarrollarse, con su velocidad son capaces de generar jugadas.

Del otro lado tenemos a los eternos candidatos. Con un Tom Brady que desde su regreso en la semana 5 ha encabezado un raid de venganza con el único objetivo de recibir el trofeo Lombardi de manos del Comisionado Goodell. A sus 39 años Brady ha jugado probablemente el mejor football de su carrera comandando una ofensiva que siendo menos explosiva que la de Atlanta, es igualmente capaz de hacer daño de muchas maneras y formas.

Con un rejunte de jugadores que ha demostrado capacidad para hacer de todo, la defensiva se ha consolidado como la más eficiente, permitiendo la menor cantidad de puntos en toda la Liga.

Tanto o más interesante será ver quién gana el duelo entre head coaches y coordinadores. ¿Podrán Quinn y Shanahan encontrar la forma de ser más listos que Belichick?

En ese juego de estrategia fría, intentaremos descifrar cuáles son las claves de cada equipo para ganar el Super Bowl.

¿Cómo ganarle a los Patriots?

ANOTAR TEMPRANO

Esto es obvio ¿Qué equipo no quisiera anotar desde el principio? En el caso de Atlanta es un punto particularmente importante. En sus últimos ocho partidos Atlanta ha anotado en su primer drive incluyendo esa gran marcha en la final de Conferencia ante Green Bay que culminó con un touchdown de Mohamed Sanu.

Con la mejor y más explosiva ofensiva seguramente Kyle Shanahan busque imponer las condiciones desde el principio y obligar a los Patriots a correr desde atrás. Además, conseguir la ventaja temprano le facilitaría el trabajo a una defensiva que está acostumbrada a jugar arriba en el marcador.

INVOLUCRAR A LOS RUNNING BACKS

La versatilidad de Devonta Freeman y Tevin Coleman les permite hacer de todo saliendo desde el backfield. Primero y, obviamente, ambos son muy buenos corriendo con el ovoide pero este domingo Shanahan deberá también involucrarlos en otras funciones principalmente por dos motivos.

Con una variedad de receptores muy veloces, la ofensiva de los Falcons se caracteriza por conseguir jugadas de muchas yardas. En ese punto, los running backs juegan un papel fundamental. El juego por tierra de Atlanta se basa en bloqueos de zona y eso ha generado muchas jugadas grandes por bootlegs de Matt Ryan. Si logran correr con éxito el balón podrán encontrar estas oportunidades de play action usando la agresividad de la defensiva de New England en su contra.

Tanto Freeman como Coleman mostraron esa versatilidad que mencionaba a lo largo de toda la temporada y ha sido muy valioso lo que generaron recibiendo pases desde el backfield. Con la presión que seguramente pongan los Patriots sobre los receptores, es necesario que la participación de ambos sea importante. Su velocidad no es medida para los linebackers de New England y es por eso que deben encontrar formas de entregarles el ovoide y exponer a los apoyadores en cobertura.

PRESIONAR A BRADY

Esto es algo que ya he comentado en la previa al partido de los Steelers ante los Patriots y la receta aquí tiene que ser la misma.

Para intentar frenar aunque sea un poco a Brady, los Falcons deben ponerle presión pero sin resignar hombres en el perímetro.

Durante buena parte de la temporada Atlanta ha defendido en zona. Con tiempo para tirar Brady puede despedazar cualquier esquema defensivo de ese estilo y eso es exactamente lo que pasó en la final de la AFC. Pittsburgh no pudo presionar en ningún momento y Brady se encargó de encontrar siempre al hombre libre.

Atlanta debe generar presión sobre el mariscal pero sin recurrir al blitz. Brady ama que los equipos blitzeen. Esta temporada y en general, sus números como mariscal de por sí son formidables pero son aún mejores cuando los rivales mandan cargas. La presencia de Brady en el bolsillo y su velocidad mental hacen que sin importar qué tan rápido llegue el blitz, él pueda identificar dónde ha quedado el espacio vacío y explotarlo.

Conjuntamente con la presión, los Falcons también deberán ser agresivos en la cobertura hombre a hombre sobre los receptores. Sin un WR1 al que deban doble marcar, Atlanta puede dedicarse a cubrir de manera agresiva a los receptores hombre a hombre.

DETENER LA CORRIDA

Durante la temporada la defensiva terrestre de los Falcons no fue de lo mejor. Es cierto que en postemporada sus números han mejorado pero enfrentaron a Seahawks y Packers que precisamente no fueron grandes equipos por tierra este año. El ataque terrestre de New England es ampliamente mejor que el de esos dos equipos y este año Tom Brady se ha apoyado mucho en él.

Junto con el punto anterior, debe ser prioridad para los Falcons, cerrar los huecos y obligar a Brady a lanzar más.

EQUIPOS ESPECIALES

En duelos tan cerrados como estos, la importancia de los equipos especiales se torna aún mayor. Cualquier pequeño detalle puede definir el partido.

Atlanta deberá prestar especial atención a la cobertura en patadas y despejes. Ya vimos en el juego divisional ante los Seahawks que sufrieron en varias ocasiones con devoluciones de Devin Hester que no pasaron a mayores gracias a castigos en contra de Seattle.

Los Patriots tienen en Dion Lewis un jugador igual de explosivo y capaz de anotar en estas situaciones.

¿Cómo ganarle a los Falcons?

STNE5207.JPG

IMPONER EL JUEGO POR TIERRA

El juego terrestre de New England ha sido muy bueno durante todo el año. Naturalmente, parte de la necesidad de imponer el juego por tierra pasa por el hecho de que LeGarrette Blount fue el RB con más touchdowns (18) en la temporada. Esa efectividad ha llevado a New England a estar dentro del top 10 en yardas y puntos por tierra por partido.

A favor de New England, la defensiva terrestre de los Falcons ha permitido casi 5 yardas por acarreo y 25 puntos por partido. Además, en cuatro de sus cinco derrotas esta temporada, los Falcons, han permitido más de 100 yardas.

A pesar de eso, creo que la importancia de imponer el juego por tierra en este partido pasará por dominar el reloj de posesión y dejar a la ofensiva de Atlanta fuera del campo la mayor cantidad de tiempo posible.

Ya todos estamos al tanto de la explosividad de los Falcons en ataque por lo que si los Pats entran en un duelo de golpe por golpe se le puede llegar a complicar el trámite del partido.

DOUBLE TEAM SOBRE JULIO JONES Y AGRESIVIDAD EN EL PERÍMETRO

El jugador más importante para la defensiva de New England es obviamente Julio Jones. Al igual que Antonio Brown, Jones, es un jugador que requerirá atención extra.

Es más que seguro que Belichick y Patricia utilicen el mismo plan de juego y Malcolm Butler con ayuda de un safety se encarguen de contener a Julio Jones.

Lamentablemente para los Patriots, Jones no es el único jugador a considerar en el juego aéreo. Atlanta cuenta con un importante arsenal de receptores y, con su velocidad, tanto Mohamed Sanu como Taylor Gabriel  son capaces de generar grandes jugadas. Es por eso que la defensiva secundaria deberá ser agresiva desde la línea de scrimmage para intentar sacar de sus rutas a los receptores e interrumpir el timing de Ryan con sus WR.

EDELMAN & HOGAN

Sin Gronk en cancha, Julian Edelman hizo las veces de WR1 esta temporada. Hogan fue el héroe desconocido en la final de conferencia ante Pittsburgh. Ambos tienen gran capacidad para encontrar huecos en la cobertura de zona que muchas propone Atlanta.

Si los Falcons proponen cobertura hombre a hombre, la explosividad de Edelman será clave para explotar estos duelos mano a mano.

Por otra parte, si Atlanta compromete más hombres a defender el acarreo quedando con un solo safety en la cobertura profunda abrirá huecos para explotar la velocidad de Hogan.