Además de las previas especificas de algunos deportes que ya subimos, en NINN te traemos info sobre algunos de los representantes argentinos que van a estos Juegos Olimpicos con aspiraciones serias de al menos conseguir un diploma olímpico (se entrega a los ocho primeros de cada prueba).

Comenzamos con el boxeo, el deporte que más medallas le dio a Argentina en su historia (24 de 70) pero que en los últimos 47 años solo logró una presea, el bronce de Pablo Chacón en peso pluma en Atlanta 1996. Recordemos que en los Juegos Olímpicos se rige bajo las reglas de AIBA (3 rounds de 3 minutos) pero hubo algunas modificaciones respecto a lo que habitualmente se veía en las competencias olímpicas, ya que esta vez los boxeadores pelearán sin cabezal, con vendajes profesionales, los jurados puntúan 10-9, 10-8, etc, y habrá algunos boxeadores profesionales presentes (el tailandés Anmat Ruenroeng -campeón mundial mosca de la FIB de enero de 2014 a mayo de 2016, clasificó en peso ligero- y el camerunés Hassan N’Dam N’Jikam -campeón mundial mediano de AMB y OMB de octubre de 2010 a 2012, tuvo chance mundialista en 2015, clasificó en medio pesado-).

Argentina va con seis representantes, Leandro Blanc en minimosca, Fernando Martínez en mosca, Alberto Melían en gallo, Ignacio Perrín en pluma, Alberto Palmetta en welter y Yamil Peralta en pesado. El nombre de Yamil es el que más ilusiona, ya que en Londres 2012 ganó una pelea y cayó en la de cuartos de final que le aseguraba medalla, ya que en boxeo los dos que pierden la semifinal se llevan la de bronce. Luego en el Mundial amateur de 2013 logró la medalla de bronce después de tres triunfos y cayendo en una semifinal cerrada con el ruso Evgeny Tischenko, plata en 2013 y oro en 2015. La medalla de Peralta en el Mundial es histórica ya que hasta ese momento Omar Narváez (bronce en 1997 y plata en 1999) era hasta el momento el único boxeador masculino nacional en subirse a un podio en un Mundial de aficionados. En el Mundial de 2015 volvió a estar cerca pero perdió en cuartos de final con el azerí Abdulkadir Abdullayev. En el Preolímpico americano disputado en Buenos Aires en marzo se colgó la de plata tras una buena victoria unánime en la semifinal ante el estadounidense Cam F. Awesome, tan candidato como él. En el último ranking mundial publicado en la web de AIBA (febrero) Yamil se encuentra noveno y dos de los boxeadores que están por encima suyo no clasificaron. Con 25 años, posiblemente sea su último torneo como amateur, y llega con mucha más experiencia que en Río donde era apenas un joven de 21 años recién cumplidos y bastante inexperiencia encima en una categoría como es pesado donde hay varios boxeadores top de mayor edad. Donde no tuvo suerte Yamil es en el sorteo, ya que comenzará directamente en octavos de final frente al alemán David Graf, un profesional (récord de 10-1, perdió en septiembre de 2013 por el título internacional de la CMB) de 26 años que le ganó al de Caseros en 2015 por 2 a 1, y en caso de avanzar a la esperada pelea de cuartos de final se mediría con uno de los grandes candidatos al puesto más alto del podio, el cubano Erislandy Savón, oro en los Panamericanos de Toronto 2015, plata en el Mundial amateur en el mismo año y campeón del Preolímpico 2016 (en el que le ganó 3-0 a Yamil en la final). Dato de color, Savón es sobrino de Félix Savón, tricampeón olímpico y séxtuple campeón mundial amateur, una leyenda del deporte cubano. Los otros candidatos de la categoría son Tischenko (campeón mundial y europeo en 2015 y uno del ranking, de gran porte con su 1,96 m) y el italiano Clemente Russo, campeón mundial en 2007 y 2013 y medallista de plata en Beijing y Londres, ya un veterano con 34 años. Además, atención al ya mencionado Abdullayev, el británico Lawrence Okolie -campeón del Preolímpico europeo-, el uzbeko Rustam Tulaganov -campeón asíatico- y el kazajo Vassiliy Levit, clasificado por ser el más destacado en la World Series of Boxing organizada por la AIBA.Yamil sabe que el sorteo que le tocó es muy duro pero dijo que si le gana al alemán y al cubano no lo para nadie hasta la dorada.

Otro que participa por segunda vez es Alberto “Impacto” Melián, con un camino más largo en gallo, una categoría en la que participan 28 boxeadores en lugar de 18 como en pesado, pero con el cuadro más fácil de todos los argentinos. En Londres, Impacto tuvo la mala suerte de que el sorteo le depare enfrentarse a un ex campeón mundial como el ruso Sergey Vodopyanov en primera ronda y fue derrotado por 12-5. Tenía recién 22 años. Ahora con 26 está mejor formado y ya tuvo su gran highlight, el tercer puesto en el ranking del AIBA Pro Boxing que casi lo mete directamente en Río 2016 sin pasar por el Preolímpico. Pero no le alcanzó y tuvo que disputar el torneo continental en La Rural. En la primer ronda el sorteo le deparó un rival durísimo, el cubano Robeisy Ramírez, medallista de oro en Londres 2012 en mosca con tan solo 18 años. Con un pequeño guiño de los jueces Melián avanzó y llegó a la final asegurándose la clasificación olímpica. En el último combate fue superado por el estadounidense de 19 años Shakur Stevenson, uno de los grandes candidatos al podio en Río. Además, el azerí Javid Chalibiyeb, el ruso Vladimir Nikitin, el chino Zhang Jiawei, el uzbeko Murodjon Akhmadaliev y el irlandés Micheal Conlan (actual campeón mundial y número uno del ranking, bronce en Londres en mosca) son grandes boxeadores que pueden quedarse con la de oro en una categoría muy pareja. ¿Por que el cuadro de Melían es accesible? Porque de movida no se enfrentará con ninguno de ellos. En primera ronda va vs el ghanés Abdul Omar, cuarto en el torneo africano, y en octavos de final chocaría vs el tunecino Bilel Mhamdi o el lesotense Inkululeko Suntele, subcampeón y campéon del Preolímpico del continente negro. En cuartos de final si debería chocar vs Chalibiyeb o Akhmadaliev, pero ya sería en la esperada pelea por subir al podio.

Melían, el único favorecido por el sorteo.

Melían, el único favorecido por el sorteo.

El crédito de Avellaneda, Fernando Martínez, fue el único argentino que se consagró campeón en La Rural y tiene un estilo muy atractivo de ver, es muy de ir al golpe por golpe, pero a priori no está dentro de los grandes favoritos, como tampoco Alberto “Beto” Palmetta, único boxeador argentino que ganó medalla en los Juegos Panamericanos de Toronto (bronce), Leandro Blanc, el último en conseguir la clasificación debido a que no pudo como local y tuvo que ir al torneo intercontinental de última instancia en Venezuela, e Ignacio Perrín, el más veterano (32 años) y el que siempre remarca que “el equipo argentino arriba del ring va a dejar la vida y más, y queremos conseguir medallas, yo apunto al oro”. Con los pies más sobre la tierra, el entrenador principal de la selección, el uruguayo Julio García, declaró: “El boxeo olímpico argentino creció mucho en los últimos años, pero todavía estamos un escalón por debajo de las potencias. Si el sorteo nos favorece, podemos ganar alguna medalla”.

Pasando a la natación, uno de los dos deportes emblemáticos de los Juegos Olímpicos junto al Atletismo, las luces se las lleva el santafesino de 26 años Federico Grabich, que competirá en los 50, 100 y 200 metros libres y aspira al menos a ser finalista en los 100 metros, su especialidad. Su explosión comenzó en 2014 con cinco oros, cuatro platas y un bronce en el Sudamericano de Natación de Mar del Plata (marcó 49,29 seg en los 100m). En 2015 llegó su gran boom, con oro en los 100 metros de Toronto 2015 (tiempo de 48,26 seg, récord nacional, y dejando atrás al canadiense Santo Condorelli y el brasileño Marcelo Chiereghini). Este oro tuvo tintes históricos ya que fue la cuarta medalla dorada panamericana en la historia de la natación masculina argentina, siendo Héctor Domínguez en los 200m pecho de Buenos Aires 1951 y México 1955 y José Meolans en los 100m libres de Santo Domingo 2003 los antecesores. Además, en Toronto Grabich fue plata en los 200m libres con otro récord argentino. Para rematar, en el Mundial de Kazán 2015 bajó su mejor marca a 48,12 seg y logró terminar tercero en la final, siendo esta la primera presea de la historia para Argentina en un Mundial de pileta de 50 metros y dejando nuevamente atrás a Condorelli y Chiereghini, como también al campeón de Londres 2012, el estadounidense Nathan Adrien. Aún así, ese resultado no significa que el de Casilda sea favorito automático a una medalla ya que los nadadores suelen llegar a su mejor marca en los JJ.OO. y hay que ver si Federico puede mejorar aún más los tiempos de 2015 (con el 48,12 hubiese entrado tranquilo a la final de Londres pero hubiese terminado octavo en ella, Adrien se impuso con 47,52 y el bronce se lo llevó Brent Hayden con 47,80, mientras que en Beijing Federico no hubiese pasado las semifinales). Según él, lo que debe mejorar es la vuelta americana, el clásico giro al cambiar de dirección donde pierde un poco de tiempo, y dice que si logra bajar los 48 segundos, puede pelear un puesto en el podio.

Grabich con el histórico oro de Toronto

Grabich con el histórico oro de Toronto

Ya sin tanto desarrollo, otros representantes a los que hay que seguir bien de cerca son los dos equipos de hockey sobre césped, Leones y Leonas, ambos podio en el Mundial de 2014; la judoca Paula Pareto, bronce en Beijing, cuarta en Londres, plata en el Mundial de 2014 y oro en el Mundial 2015 y plata en los Juegos Panamericanos de Toronto, gran favorita a alzarse al menos con un bronce; los cinco miembros del equipo de tiro que obtuvo cuatro medallas de plata en Toronto 2015, con nombres como Federico Gil (top ten del ranking mundial de skeet) y Fernanda Russo (una de las atletas más jóvenes de la historia argentina, 16 años); el joven golfista chaqueño Emiliano Grillo, preclasificado 13° en un torneo con varias ausencias top y en un deporte bastante impredecible como el golf, que en su primera temporada completa en el PGA Tour fue 17mo en el Masters de Augusta, 12do en el Open británico y 13ro en el PGA Championship disputado el fin de semana pasado, tres de los cuatro Majors; Rubén Rézola en canotaje con chances reales de meterse en la final; la selección masculina de vóley que es bastante irregular pero en las semanas previas a estos Juegos Olímpicos venció a equipos candidatos a medalla como Francia y Rusia y puede sorprender a algún gigante en cuartos de final metiéndose en la pelea por las medallas; la luchadora Patricia Bermúdez, preclasificada octava en una prueba que reparte cuatro medallas (dos bronces); y el ciclista Catriel Soto, rankeado noveno en la prueba de Mountain Bike.

Paula "Peque" Pareto, ya casi diez años en la elite del judo mundial.

Paula “Peque” Pareto, ya casi diez años en la elite del judo mundial.

Todo lo que sea igualar o mejorar el rendimiento de Londres 2012 (un oro, una plata y dos bronces), será considerado bueno, mientras que Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, dijo que se puede aspirar a ganar seis preseas. El récord para Argentina es de siete medallas, tres oros, tres platas y un bronce en Amsterdam 1928 y Londres 1948 y dos oros, dos platas y tres bronces en Berlín 1936.