Hace ya un tiempo (al menos 18 meses atrás, en primavera 2015), hubo una nueva reunión (reducida) de un grupo de gordos entusiastas habladores de basket del cual soy parte. En dicha velada, post ingesta de vacunos y porcinos varios (?), uno de los integrantes tiró la idea de hacer un listado de cuantos primeros picks del draft de la NBA fueron bust o no. La discusión fue tomando forma, hasta determinar que la categorización iba a ser en tres partes. Por un lado los jugadores que lograron convertirse en ese jugador top de la liga (Categoría 1 a los efectos de este post), los jugadores que tuvieron una carrera digna dentro de la NBA, pero que no fueron descollantes (Categoría 2) y por último, jugadores que ni pudieron tener carreras dignas y que con el correr de los años el peso de ser un Nº 1 del draft les pesó de mala manera (Categoría B).

Los disertantes en dicha categorización fuimos cuatro, además de mi persona estaban presentes Juan Rodil, Fernando Manuel Suárez e Ignacio López. Esta aclaración viene por el lado de que aclarar la participación de dos hinchas de New York Knicks sobre cuatro totales, no solo que es una rareza absoluta (?), también va a pesar en la determinación de algunas categorizaciones.

El comienzo del post, arranca desde el Draft 1985. Si bien que en dicho año sea uno en que el Pick Nº 1 era de los Knicks no tiene nada que ver con lo aclarado arriba (?), el arranque fue ese año ya que fue el primer año en que se implementó el sistema que hoy en día se sigue utilizando (Draft Lottery). Desde este hasta la fecha se han realizado 30 Drafts, y por cuestiones de tiempo y longitud, se va a dividir en cuatro publicaciones.

Draft 1985 – Patrick Ewing – New York Knicks – Categoría 1

PoM1

EdCPP: 34,3 Minutos, 21 puntos, 50,4% de tiros de campo, 74,0% de libres, 9,8 rebotes (2,3 ofensivos), 1,9 asistencias, 1 robo, 2,4 tapas, 3,0 perdidas y 3,4 faltas.

Si bien siempre que se habla de Pat uno tiene a acordarse esta bio de twitter y la carencia de anillos de dicho jamaiquino. Pero, negar que Ewing es uno de los mejores 10 pivots de la historia de la liga (y no puse cinco porque no tengo ganas de hilar fino), un tipo que supo tirar del carro de un equipo al que le gusta imposionar y conspirar contra sus propias expectativas; que lo llevó a dos finales de la liga (aunque en la segunda no jugó por estar lesionado), es de necio. Además fue participe en 11 All-Star Game (en dos de ellos no pudo jugar por lesión), de ganar el premio de Rookie del Año de 1986, el premio Rookie de mes en dos ocasiones en dicha temporada, y los premios Jugador de la semana (12 veces) y Jugador del mes (5 veces). En los equipos de la temporada aparece en siete ocasiones, en una de ellas en el primer equipo de la liga (1989/90) y en seis ocasiones en el segundo equipo, además de aparecer en el segundo equipo defensivo del año en tres ocasiones. Es también el goleador histórico de una de las franquicias mas importantes en la NBA como son los Knicks. ¿Les parece poco? También fue seleccionado al Hall of Fame del Basket, tiene dos medallas de oro olímpicas (Los Angeles 1984 y Barcelona 1992), fue seleccionado dentro del NBA’s 50th Anniversary All-Time Team, su número de camiseta (33) fue retirada por New York Knicks y en el ranking histórico de la liga, ocupa el 26 lugar en puntos, el 32º en minutos y el 45º en partidos.

Draft 1986 – Brad Daugherty – Cleveland Cavaliers – Categoría 2

EdCPP: 36,5 minutos, 19 puntos, 53,2% de tiros de campo, 74,7% de libres, 9,5 rebotes (2,2 ofensivos), 3,7 asistencias, 0,8 robos, 0,7 tapas, 2,8 perdidas y 2,7 faltas.

Si analizamos los números de carrera de Daugherty, podemos pensar que fue un tipo que pudo haber sido más de lo que fué. Pero la verdad es la siguiente. Desde que entró a la liga (en un draft que fue muy importante para Cleveland, ya que junto a él ingresaron Ron Harper, Mark Price y John “Hot Rod” Williams) fue la estrella del equipo, fue la persona que llevó a los Cavs a seis clasificaciones a playoffs en sus ocho temporadas como profesional (y en cinco de ellas perdiendo ante los Chicago Bulls de un tal Michal Jordan, en una ocasión en Final de Conferencia). Pero si uno pone en la balanza que su último partido como profesional fue a los 29 años y que anunció oficialmente su retiro como jugador de basket dos años después de ese último partido, es muy dificil incluirlo en la lista como categoría 1. Más allá de eso, hasta el momento de ROMPERSE TODA LA ESPALDA, su carrera tenía todo como para hacerlo. 5 participaciones en All-Star Game, una elección al tercer equipo de la liga (1992), elección al equipo de rookie. Al momento de su retiro era el lider histórico de la franquicia tanto en puntos como en rebotes (ahora es tercero y segundo respectivamente, lo pasó un tal LeBron James, un pibito que promete (?)).
En conclusión, fue un gran jugador, muy prolifico y aplicado a su labor, de perfil demasiado bajo. Si las lesiones no hubieran acabado con él o no se hubiera topado con Jordan en su misma conferencia, sin ningún lugar a dudas sería parte de la categoría superior.

Draft 1987 – David Robinson – San Antonio Spurs – Categoria 1

PoM3

No, no es una morcilla abierta mariposa, son los labios del almirante (?)

EdCPP: 34,7 minutos, 21,1 puntos, 51,8% de tiros de campo, 73,6 % de libres, 10,6 rebotes (3,1 ofensivos), 2,5 asistencias, 1,4 robos, 3 tapas, 2,4 perdidas y 2,7 faltas.

Si bien su ingreso a la NBA se dió para la temporada 1989/90 porqué tenía que pelotudear con la Marina de Estados Unidos (?), nadie duda el status de Robinson como integrante de la mayor categoría. A lo largo de su carrera acumuló un MVP (1995), dos títulos de campeón de liga (1999 y 2003), 10 apariciones en el All-Star Game, 10 inclusiones a equipos de la temporada (4 al All-NBA Team, 2 al segundo y 4 al tercero), Mejor Defensor del Año (1992), 8 veces equipos defensivos de la liga (4 al primer equipo, 4 al segundo equipo), Rookie del año, Máximo anotador de la liga (1994), máximo rebotero de la liga (1991), máximo bloqueador de la liga (1992), fue incluido en el NBA’s 50th Anniversary All-Time Team, su camiseta (50) fue retirada por San Antonio Spurs, triple medallista olímpico (Bronce en Seul 1988 y Oro en Barcelona 1992 y Atlanta 1996). ¿Hace falta aclarar que Robinson entra en la categoría 1? No creo. ¿Como dice? ¿Que hasta que no entró Tim Duncan a la liga no ganó un porongo? Si, es verdad, pero esto no empequeñece todo lo que Robinson hizo como jugador.

Draft 1988 – Danny Manning – Los Angeles Clippers – Categoria 2

Una imagen repetida en la carrera de Manning, una burda rodillera.

EdCPP: 27,4 minutos, 14,0 puntos, 51,1% de tiros de campo, 72,9% de libres, 5,2 rebotes, 2,3 asistencias, 1,1 robos, 0,9 tapas, 2,1 perdidas y 3,3 faltas.

Haciendo una recapitulación rápida, Manning venía de ser DIOS en la NCAA. En 1988 había llevado a los Kansas Jayhawks al título nacional, donde fue elegido el mejor jugador del torneo. Hasta la fecha sigue siendo el máximo anotador de la universidad llevando 850 puntos de distancia a su máximo perseguidor. Con este perfil entró a la NBA con las expectativas altísimas, y fue el Nº1 del Draft de manera indiscutida.
En su primera temporada en la NBA, una lesión en su rodilla (se rompió el ligamento anterior) hizo que fuera de tan solo 26 partidos. En la temporada 1992/93 llegó su mejor versión en la NBA, promediando 22,8 puntos por juego, siendo elegido al All-Star Game. Este honor se repetiría en la siguiente temporada, pero pocos días después fue tradeado a Atlanta Hawks a cambio de Dominique Wilkins.
En la siguiente temporada firmó con Phoenix Suns, donde los problemas de rodilla regresaron, haciendo que esté ausente en la mayoria de los partidos en sus dos temporadas en el desierto y que terminó en una nueva operación de rodilla. A su regreso reformuló su juego y su lugar en la liga, saliendo desde el banco de suplentes como primer arma de la segunda unidad, consiguiendo el premio al Sexto Hombre del año en la temporada 1997/98. Ya luego de la temporada 1999, comenzó el derrotero por distintas franquicias, a jugar poco tiempo y a ser un hombre más desde el banco de suplentes.
El veredicto en este caso es firme y claro. Es categoría 2, pero lamentablemente para él, las lesiones hicieron una gran merma en su juego. También se puede achacar a la dirigencia de Los Angeles Clippers (cuando no), que tenían en su poder a un jugador que fue dos años en fila All-Star y lo tradean por un jugador que ya estaba roto (Wilkins) y que desde ese momento su carrera nunca volvió a despegar.

Draft 1989 – Pervis Ellison – Sacramento Kings – BUST!

PoM5

EdCPP: 24,5 minutos, 9,5 puntos, 51% de tiros de campo, 68,9% de libres, 6,7 rebotes (2,3 ofensivos), 1,5 asistencias, 0,6 robos, 1,6 tapas, 1,7 perdidas, 3,1 faltas.

Salido de la University of Louisville, donde obruvo el título nacional en 1986, ganando el premio el jugador más valioso del torneo. En ese momento se ganó el apodo de “Never Nervous Pervis”. En su primer año en Sacramento, su compañero de equipo Danny Ainge lo apodó “Out of Service Pervis” debido a que pasó 48 partidos fuera de la cancha lesionado. Al final de su primer temporadas, los Kings lo disparan como trade hacia Washington Bullets. Su primer temporada allí fue de adaptación, pero en la temporada 1991/92 su juego finalmente explotó al promediar 20 puntos y 11,2 rebotes por juego, junto a casi un 54% de campo. Esa temporada la valió el Most Improvemente Player. Su siguiente temporada también fue buena, aunque con números un poco más normales (17,4 puntos, 8,8 rebotes y 52%), pero las lesiones siguieron haciendole perder varios partidos (33 en este caso). En la temporada siguiente su juego decayó totalmente, cayendo a 7,3 puntos y 5,1 rebotes, con un preocupante 47% de campo.
A fin de temporada firmó como agente libro en Boston Celtics, donde en cinco temporadas estuvo ausente en 267 partidos (sobre 460 posibles), tanto por lesiones en la rodilla, como por romperse un dedo del pie moviendo una mesa de cafe. Luego, firmaría en su última temporada en Seattle Supersonics, donde solo jugaría 9 partidos.
Con todo este raconto, no queda más que categorizarlo como Bust. Si bien tuvo dos buenas temporadas en la liga, si uno las excluye, quedan solo temporadas de un jugador mediocre con muchos (MUCHOS) problemas de lesiones, que si no fueran por el supuesto potencial inicial, lo hubieran dejado fuera de la liga mucho antes.

Draft 1990 – Derrick Coleman – New Jersey Nets – Categoria 2

PoM6

DC y una horripilante camiseta de los Nets

EdCPP: 33,2 minutos, 16,5 puntos, 44,7% de tiro de campo, 29,5% de triples, 76,9% de libres, 9,3 rebotes (2,7 ofensivos), 2,5 asistencias, 0,8 robos, 1,3 tapas, 2,6 perdidas y 2,6 faltas.

Hay pocas cosas más placenteras que ver a un gordo talentoso jugar al basket. Si hay cosas que le sobraban a Coleman, eran kilos y talento. Un jugador con una capacidad de goleo en el poste bajo que era increible, además de una buena capacidad para tirar de triples, que en los 90s era casi inédita para un jugador grande. Pero igual a toda esa masa muscular (?) y talento, era el desinteres que tenía por ser un distinto. Por momentos parecía que le daba lo mismo ganar o perder, y que iba a jugar solo para que le sigan pagando.
A pesar de esa pseudo falta de ganas, logró muchas cosas en la liga. Fue elegido el Rookie del año en 1991, dos veces elegido miembro del tercer equipo de la liga (1993 y 1994), fue elegido al All-Star Game de 1994, como también fue seleccionado como miembro del Dream Team II, que fue al Mundial Canadá 1994, donde consiguieron el título. Todo esto ocurrió mientras era jugador de los Nets. En su última temporada allí, el entrenador era Butch Beard, quien impulsó un estricto código de vestimenta para el equipo en los viajes. Al enterarse de la noticia, Coleman le llevó al coach un cheque en blanco firmado, argumentando que él no pensaba respetar dicho reglamento. Lógicamente eso terminó con un trade de Coleman a final de temporada. El potencial destino de Coleman eran los Bulls, ya que era el primer ala-pivot en la lista de Phil Jackson para reforzar al equipo junto con el regreso de un tal Michal Jordan a los Bulls, pero finalmente DC terminó en Philadelphia. Allí su juego siguió siendo vistoso, y con buenos números, pero sus problemas de conducta y las lesiones, generalmente producidas por su falta de estado físico, comenzaron a debilitarle el desempeño.
Para cerrar el tema, dos perlitas. En su último año de la liga, Coleman fue parte del Malice in the Palace, recibiendo una sanción de un partido. ¿La otra? Esta hermosa declaración sobre Karl Malone.

Draft 1991 – Larry Johnson – Charlotte Hornets – Categoria 2

PoM7

EdCPP: 36,3 minutos, 16,4 puntos, 48,4% de tiro de campo, 33,2% de triples, 76,6% de libres, 7,5 rebotes (2,5 ofensivos), 3,3 asistencias, 0,7 robos, 0,4 tapas, 2 perdidas y 2,7 faltas.

En el momento del famoso asado, los dos knickerbockers quisieron imponer peso y poder a LJ2 como un categoría 1 y en ese momento accedí. Ahora, revisando la carrera de Grandmama y viendo sus números, no me queda opción que recategorizarlo como 2. El grato recuerdo del jugador (del cual tenía este poster en mi pieza) nos juega una mala pasada y nos perdemos de vista que cuando abandonó los Charlotte Hornets para unirse a New Work Knicks, sus números bajaron notablemente, y que sus últimos tres años en la gran manzana fueron muy bajos.
Claro que para que esto suceda, la salud le jugó una muy mala pasada, ya que luego de tan solo 10 temporadas en la liga, se retiró a los 31 años de edad, con dolores crónicos de espalda que no lo dejaban jugar en plenitud. Sus logros de carrera incluyen el premio al Rookie del Año 1992, dos veces All-Star (1993 y 1995), ser el líder en minutos por partido de la temporada 1993/94 con 40,5 por juego. También fue parte del primer equipo de rookies de la temporada 1991/92 y del segundo equipo de la liga de la temporada 1992/93.