Los Juegos Olímpicos de Rio 2016 ya nos parecen muy lejanos en el tiempo, pero hace menos de un mes todavía estaban en plena competencia. Sí un poco más lejano es aquel sábado 6 de agosto en el que comenzó la actividad de manera oficial post inauguración -el fútbol y la arquería ya se estaban disputando- y en el que desde bien temprano, allá por las nueve de la mañana de Argentina, se nos caían lágrimas de emoción en el café del desayuno por el buen desempeño y la alegría que mostraba en las notas posteriores la miembro más joven de nuestra delegación, la tiradora Fernanda Russo, una adolescente cordobesa radicada en La Rioja que con apenas 16 años acababa de meterse entre las 20 mejores del mundo en la disciplina Rifle de aire a 10 metros del tiro.

NINN habló con Russo, quién ya en frío analizó a Rio 2016 y dijo que fue “una buena prueba, porque pude mantener la cabeza en su lugar a pesar de los nervios y disfrutar de la competencia y la estadía”. La atleta, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud Nanjing 2014 y de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, finalizó vigésima en una competición en la que enfrentó a 50 rivales, todas mayores que ella e incluso varias con el doble o más de edad, como la argentina Amelia Fournel que terminó en el puesto 41. La campeona, la estadounidense de 19 años Virginia Thrasher, es también muy joven, pero para tomar un punto de referencia más amplio, el promedio de edad de las que entraron en el top 10 es de 31,7 años, casi el doble que Fernanda.

En cuanto a lo estrictamente competitivo, Russo obtuvo una marca de 414,4 puntos, superior a su 411,3 de la ronda clasificatoria de Toronto 2015 -torneo en el que se le escapó la medalla de oro por muy poco- un año antes, lo que demuestra su clara evolución en una categoría donde la precisión es tal -los tiros no bajan de los 9 puntos- que cada detalle importa al máximo.

fernanda-russo-termino-prueba-metros_claima20160806_0246_28

Cuando decimos que Russo es pasado, presente y futuro, nos referimos a que ya tiene un podio panamericano de mayores y un muy buen debut olímpico, ya se va posicionando a nivel mundial, y tiene tantos ciclos olímpicos por delante como ella quiera -de mantener este nivel hasta entrados los 30 años, algo que no es ilógico, podría competir tranquilamente en al menos cinco Juegos Olímpicos-. Una pata clave en el porvenir logrado y lo que estará por llegar es el apoyo recibido por parte del Estado, apoyo que llega desde el ENARD y las Secretarías de Deporte de la Nación y de la provincia de La Rioja y al que la adolescente manifestó como “fundamental” y que le permite estar bien en cuanto a los materiales necesarios para la práctica del tiro. En cuanto a su futuro, la riojana hincha de River Plate nos afirmó que hoy en lo que piensa es en clasificar a Tokio 2020, ese es su objetivo.

Por su corta edad y la poca tradición mainstream del tiro en nuestro país -apenas una medalla en toda la historia de los Juegos Olímpicos, obtenida por el campeón mundial Carlos Díaz Sáenz Valiente (plata) en Londres 1948-, fue inevitable preguntarle a Fernanda cuando empezó con el tiro y por qué eligió este deporte. Ella contestó que lo hizo a los 10 años, por iniciativa de su papá. Ojalá no solo su actuación si no la de los más de 200 deportistas que nos representaron en Brasil hayan servido de inspiración para que muchos jóvenes se introduzcan en el maravilloso mundo de los deportes olímpicos y tengamos no solo más emociones como espectadores, sino valores del deporte inculcados en la sociedad.