Con la temporada ya iniciada hace más de un mes comenzamos a evaluar con ojo crítico esta camada de rookies en la NBA, una de las más esperadas en mucho tiempo. El día de hoy haremos un breve repaso por los 10 novatos dignos de mención y el órden en el que los tenemos considerados en No Inventamos Nada Nuevo.

10-Shabazz Napier

Pobre Shabazz. Viene de ser campeón con UConn y de ser nombrado como jugador favorito según, nada más y nada menos, que LeBron James. El HEAT lo drafteó intentando seducir a The Chosen One que sin embargo se marchó a Cleveland. Napier así y todo se ha transformado en un jugador funcional para los de South Beach en esta extraña temporada post King James. Napier juega 23 minutos por partido y viene tirando 46% de campo con un 36% en triples. Esto de por sí lo consolidan como un jugador de rol a tener en cuenta en un equipo de playoffs. Pierde demasiado la pelota (2.1 veces por encuentro), pero eso es normal en un rookie, y algo que va a ir corrigiendo. Atléticamente no saca ninguna ventaja, a diferencia de lo que conseguía en su periplo universitario, pero su muñeca e inteligencia le permiten mantenerse como un miembro con algo de peso en la rotación.

9-Marcus Smart

Este post podría o no ser poco objetivo (?)

Este post podría ser poco objetivo (?)

El base de los Boston Celtics sufrió un esguince de tobillo en tan solo su quinto partido en la NBA. Pero lo que demostró hasta ese momento dejó más que contento a todoel TD Garden.  Claramente es mucho lo que le falta pulirse en ataque. Su tiro es menos fiable que Hitler diciendo “Vamos, solo un país centroeuropeo más…” y todavía no encontró del todo su ritmo encarando al aro. Pero su defensa es espectacular. Promedia 2.1 robos por cada 36 minutos de juego y su efectividad llevó a Brad Stevens a utilizar incluso formaciones con tres bases (Rondo-Bradley-Smart) eminentemente defensivas (a diferencia de, por ejemplo, el ultraofensivo Dragic-Thomas-Bledsoe de Phoenix). Más allá de que es bajo para cualquier puesto que no sea base, Smart tiene una fortaleza física que le permite emparejarse hasta con aleros. En el peor de los casos va a desarrollar una carrera como stopper exterior. En el mejor de los casos… bueno, todavía es temprano para decirlo y él está por regresar en estos días al juego con los de Massachusetts.

8-Bojan Bogdanovic

Desde un principio sabíamos que los Nets habían encontrado algo interesante en Bogdanovic. Es el tercer rookie más viejo de esta camada (25 años) algo ideal para lo que Brooklyn buscaba: impacto inmediato. La franquicia neoyorquina no sabe nada de medianos y largos plazos e inversiones a futuro, y busca resultados siempre en la temporada presente. En este caso el resultado es la contratación de un jugador drafteado en 2011 por el Miami HEAT y cuyos derechos pasaron de mano en mano sin demasiado interés hasta recaer casi de casualidad en la franquicia que entonces estaba situada en New Jersey. Bojan aporta tiro, preeminentemente, con más de 4 tiros de tres puntos por encuentro.

7-Nikola Mirotic

mirotic_1200_141008

¿Hablamos de cómo los Brooklyn Nets buscaban “satisfacción inmediata”? Eso es lo que encontraron los Chicago Bulls. Es cierto que el montenegrino-español (!) fue drafteado recién en 2011 y pasó su buen tiempo desarrollando su juego en el Real Madrid. Pero el que un equipo candidato al título como los de Chi-Town hallen un ala pivot capaz de atacar el aro y tirar desde lejos abriendo la cancha, eso es toda una bendición. Mirotic lanza un 38% desde detrás de la línea de tres puntos, convirtiéndose en un jugador particularmente eficiente desde el banco, promediando 7.1 puntos y 4.8 rebotes por partido en 17.5 minutos.

6-Kostas Papanikolaou

Hace poco tiempo hablábamos de la metodología basada fuertemente en los analytics que han implementado los Houston Rockets. Los texanos, candidatos al título en el Oeste, también han encontrado un jugador capaz de aportar desde el minuto uno en el alero griego. Kostas juega 26 minutos por partido, algo que, habrán notado, es una cantidad enorme para un novato, en particular en un equipo que se considera como uno de los mejores de su Conferencia. Su rol es el de tirador (creo que encontramos un patrón a seguir entre los rookies europeos) y al igual que Bogdanovic y Mirotic es un novato “falso”. Tiene 23 años (más que la mayoría de sus compañeros de clase estadounidenses) y una buena experiencia como profesional en Europa en potencias como el Olympiacos y el Barcelona.

5-Elfrid Payton

Jugador polarizante si los hay en esta clase de rookies, Payton es un base que se asemeja en ciertas cosas al armador de los Boston Celtics, Rajon Rondo. Es el líder de asistencias entre los novatos y con mucha distancia (5 pases gol por juego con el segundo, Kostas, promediando 2 menos que él) y al mismo tiempo promedia 1.4 robos por encuentro, cortesía de unos brazos larguísimos para un base. Probablemente a futuro compongan un backcourt defensivo de ensueño junto a Victor Oladipo. Pero en la actualidad tiene serios problemas en ataque. Su 38% en tiros de campo (que incluyen 30% desde la línea de tres) dejan mucho que desear. No solamente sufre desde la larga distancia. Muy a la usanza de Ricky Rubio, Payton también tiene problemas cerca del aro. A 2.5 metros o menos del aro promedia tan sólo 41.7% de sus tiros encestados. Esto es todavía más grave si tenemos en cuenta que más del 60% de sus intentos vienen dentro de esa distancia. No solamente es por falta de confianza o puntería: sus embates a canasta no finalizan con fuerza y suelen ser rechazados fácilmente por los defensores rivales. No es algo tan grave en un jugador con mentalidad de pasar la pelota primero. Pero tendrá que corregir bastantes cosas.

4-Nerlens Noel

Philadelphia 76ers v New York Knicks

Noel suma puntos extra por tener el mejor Flat Top DEL MUNDO

Larguísimo y extremadamente atlético, la función de Noel (drafteado en 2013 pero que por lesión no pudo debutar la pasada campaña) va a ser, definitivamente, la de especialista defensivo en la pintura. Por lo pronto arrancó bien: lidera a su clase en robos y tapones, con 1.6 y 1.3 respectivamente por encuentro. A esto le agrega 7.9 puntos y 6.5 rebotes por partido y un 48% de campo. Tiene algunos problemas de faltas, pero esos brazos larguísimos y su agilidad inusual para un tipo de 2.11 metros. Hoy por hoy es solamente un stopper interior. Pero su ligereza y velocidad lo transformarán en un jugador capaz de marcar varias posiciones, mientras que lo hacen ideal para el ¿sistema? de juego rápido y contragolpes que viene utilizando Philadelphia.

3-Andrew Wiggins

Wiggins está… jugando muy bien. Personalmente esperaba que el canadiense tuviera muchísimos más problemas para adaptarse a la NBA. Supuestamente su tiro no era de fiar, pero viene promediando un 44% en tiros de tres puntos. Es cierto que no lanza demasiado desde allí, pero es que el hecho de escoger bien los momentos en los que utilizar esta herramienta lo  hacen todavía más valioso. Viene segundo en puntos promediados por encuentro entre los de su clase, con 11.8. Es muy explosivo y, eventualmente cuando mejore su dribbling, debería ser capaz de atacar el aro a voluntad. Pero sus ventajas respecto al resto no están en estos apartados. Es una bestia física, un atleta excepcional. Hay momentos en que pareciera fallar su capacidad de leer qué es lo que tiene que hacer, pero por lo pronto es un muy buen defensor y eso solo va a ir mejorando. Con el regreso de Ricky Rubio sus números deberían mejorar. Hasta ahora tiene el problema de tener que ser uno de los líderes de un equipo extremadamente joven, lo cual probablemente lo perjudique en cuanto a números.

2-KJ McDaniels

73E77AF3FCCF557270BE72524918FEBB051F2D6E16581E3BCB2E485BF06C8875

Si hay un gran ganador de esta clase de rookies ese es el escolta de los 76’ers. McDaniels, al parecer, ha conseguido ganar un juego de ajedrez contractual al General Manager Sam Hinkie. KJ fue seleccionado en segunda ronda del draft. Estos picks en los últimos años generalmente reciben una oferta de dos años garantizados más una opción del equipo por otros dos sin garantizar (el contrato que tenía Chandler Parsons hasta el pasado verano boreal). Esto significa que se aseguran dos años de sueldo. Algo bueno si juegan mal. El punto es que, si como Parsons, la rompen, están atados cuatro años a un sueldo bajo y sin garantizar. McDaniels decidió apostar por su propio talento, rechazando esta oferta y firmando un contrato por solamente un año (no garantizado). Jugada muy arriesgada pero que le permitirá firmar un (mucho) mejor contrato en caso de que las cosas le salgan bien. Y vaya si le están saliendo bien. Está tercero en puntos, segundo en tapas y séptimo en rebotes por juego entre los rookies. Mejor aún: si tomamos sus números por cada 36 minutos de juego, es el novato que más puntos anota de toda esta lista (15). El escenario es ideal para KJ. Philadelphia hace tanking y no le importa ganar, por lo que recibe muchos minutos y pelotas en ataque. El resto de los jugadores parecen estar mucho menos pulidos que él, aunque Carter-Williams, Tony Wroten y Nerlens Noel demuestren que tienen un futuro en la liga. El plantel está constituido casi íntegramente por jovencitos y jugadores de la D-League. Y McDaniels, desde el minuto uno, está siendo uno de los líderes, demostrando que ya está listo para formar parte de la NBA con números muy sólidos como un 38% en triples y un 45% en tiros de campo.

1-Jabari Parker

El número dos del pasado draft tenía, al iniciar la temporada, todas las fichas para hacerse con el premio al rookie del año. Y al parecer así será. Parker tuvo la suerte de aterrizar en un equipo extremadamente joven en el que sus responsabilidades en ataque ya son bastantes. Pero los Bucks tienen variantes, tienen bastantes jugadores interesantes, y tienen un técnico que mal que bien prueba cosas nuevas (el sophomore Jason Kidd después de una memorable temporada en Brooklyn donde abrazó el small ball). Parker es el líder de anotación y rebotes entre los rookies, con 12.4 puntos y 6.4 rebotes por encuentro, más 1.4 robos y un 47% en tiros de campo. Es capaz de jugar de alero y de ala pivot. Puede encarar al aro y rematar con potencia o tirar con una muñeca que, aunque todavía necesita ajustes, eventualmente será una baza memorable dentro de la liga.