por Martín Ignacio Holgado

Hace 2 años Los Pumas deslumbraban al mundo con un rugby ofensivo y virtuoso en el Mundial de Inglaterra 2015, y el horizonte invitaba a soñar. Se trataba de un equipo joven, y con muchísimo para mejorar.
Hoy existe la sensación de que se desaprovecho un momento histórico, que podría haber sido bisagra para el rugby argentino. En ese lapso Los Pumas involucionaron en su juego y parecen haber perdido el eterno respaldo que la gente de rugby le daba, aun con resultados en contra.

Parece haberse cumplido el ciclo Hourcade así como el de algunos históricos (Juani Hernández, Leguizamon, Landajo y el capitán Creevy). ESPN “voz oficial del rugby”, reacia a las críticas, parece haberle soltado la mano al Huevo y ya se anunció una renovación en el staff técnico de Jaguares, la franquicia que compite en Super Rugby.
Llega Mario Ledesma, hombre del riñón del Todopoderoso Pichot e histórico hooker del seleccionado. Viene de hacer un posgrado en rugby moderno de la mano de Michael Cheika en los Wallabies.

Sin título1

Estará acompañado por alguien muy vinculado al mundo UAR como Martín Gaitan (especialista defensivo que ha trabajado en Los Pumas) y Nicolás Fernández Miranda, un outsider, alguien que no estaba en los planes de sucesión de nadie, pero que llega avalado por haber sido pata importante de Hindu, equipo dominador del rugby porteño y nacional en los últimos 20 años, tanto dentro como fuera de la cancha. Ledesma se trae de Australia un Preparador Físico, convencido que una de las falencias de los jugadores argentinos es, justamente, su estado físico.

Se vienen tres partidos durísimos para el equipo argentino en la ventana de Noviembre. Visita en Twickenham al Seleccionado Inglés, quizá ante el único seleccionado capaz de hacerle partido a los All Blacks el sábado 11 de noviembre. Una semana después viaja a Florencia a visitar al rocoso equipo italiano y cierra la gira contra Irlanda en un partido que se ha transformado en un clásico en los últimos años, en el remozado Lansdowne Road (ahora Aviva Stadium).

Ante esta situación límite, la UAR ya adelanto que se van a poder a citar a jugadores que están jugando en Europa, alternativa que no era posible por la cláusula puesta en ocasión del ingreso de Jaguares al Super Rugby. Se intuye que Figallo, Corcho Fernández Lobbe, Isa, Pato Fernández, Bosch e Imhoff deberían estar entre los convocados.

Tres derrotas podrían cerrar definitivamente el ciclo Hourcade. Pero no es lo único que está en jaque. El público no se siente identificado con estos jugadores ni con la forma de juego que ha “despreciado” el scrum y la defensa aguerrida.

“El Juego manda” como tituló Agustín Pichot su libro, así que en menos de un mes tendremos respuestas sobre los interrogantes planteados sobre el DT, los jugadores y el sistema de juego de Los Pumas. Se perdieron 2 años, pero todavía faltan otros 2 para el próximo Mundial, parece ser el punto límite para dar un volantazo y tratar de encaminar el equipo y porque no, todo el rugby argentino.