Las diferentes camadas de jugadores que van ingresando año a año a la NBA, lo hacen con diferentes expectativas previas, aunque últimamente, todos los años se vende de tal forma a los jugadores que están próximos a ingresar como si fueran a revolucionar la liga. Esto trae aparejado que en la gran mayoría de los casos la realidad a la larga no logra colmar la expectativa previa.

Un caso paradigmatico de esto fue el resultado del Draft 2016, del cual se esperaba muchisimo, y el resultado fue muy pobre hasta el momento. De los tres jugadores que formaron parte de la terna para el premio de Rookie of the Year 2016, ninguno (NINGUNO) de los tres formó parte de la primera ronda de dicho draft. Los tres nominados fueron Malcolm Brogdon (6º selección de segunda ronda del Draft 2016), Joel Embiid (3º selección de primera ronda del Draft 2014) y Dario Šarić (12º selección del Draft 2014).

Para cambiar un poco la racha, los jugadores que se desempeñan como rookies en la actual temporada hasta el momento (recordemos que la muestra es muy chica) están teniendo un muy buen desempeño. Para hacer un pequeño pantallazo, hay diez jugadores que están promediando al menos 10 puntos por partido, seis que promedian al menos 5 rebotes por partido, tres que promedian al menos cinco asistencias por juego y dieciseis que promedian al menos 20 minutos (nueve de ellos más de 25, e incluso tres más de 30 (seis más de 29), lo que es un número muy alto. Por ejemplo, ningún rookie en la temporada 2016/2017 promedió 30 minutos por partido).

Ben Simmons

Roo1Quien fuera la 1º selección del Draft 2016 y que se perdiera toda la temporada 2016/17 por lesión está teniendo un arranque de ensueño en la liga. En sus primeros 10 partidos acumula un promedio de 17,8 puntos; 10,1 rebotes;  8,0 asistencias (!) y 1,7 robos por juego, con un buen 48,7% de campo (aunque 0% de triple, pero solamente con 6 intentos). Adicionalmente, en sus primeros cuatro partidos hizo doble-doble en todos, siendo el primer jugador en conseguirlo desde que Shaquille O’Neal lo realizara en 1992 (cuatro años antes del nacimiento de Simmons). Incluso, en su cuarto partido en la liga consiguió un triple-doble, con 21 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias ante Detroit Pistons en lo que fue la primera victoria de Philadelphia 76ers de la temporada. Con eso se unió a Oscar Robertson y Hambone Williams en los únicos tres jugadores en conseguir un triple-doble en sus primeros cuatro partidos en la liga. Ante Atlanta Hawks estuvo a nada de repetir el triple-doble, con 19 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias; pero si lo consiguió ante Indiana Pacers en el siguiente partido, con 14, 11 y 11.
La gran alarma que despertaba en muchos su llegada a la liga, radicaba en el tiro exterior, sobretodo cuando hoy en día es algo fundamental. En cierta forma eso se está viendo plasmado (hasta el momento no debutó como triplero en la liga), pero el manejo de juego que tiene hasta el momento permite disfrazar de gran forma este deficit. También pudo demostrar que puede jugar de point foward sin ningún problema, manejando el balón a placer y repartiendo una cantidad impresionante de asistencias, con un muy buen promedio de asistencias por pérdida (2,16). Claramente ya se postuló como un gran candidato a pelear por el premio de rookie del año, sobretodo teniendo en cuenta que gracias a su enorme desempeño, su equipo está hasta el momento igualado en el 3º lugar de la Conferencia Este, teniendo en cuenta que los Sixers no clasifican a playoffs desde la temporada 2011/12.

Jayson Tatum

Roo2Desde la noche misma del Draft se lo marcó como “el jugador por el que Danny Ainge dejó pasar a Markelle Fultz”, lo que parecía ser una carga pesadisima. Luego, en el primer partido de la temporada llegó la lesión de Gordon Hayward y la responsabilidad para él fue mayor. A pesar de todo esto, ha sabido resolver todo de gran forma, promediando hasta el momento un total de 13,5 puntos; 6,3 rebotes; 1,4 asistencias y 0,9 tapas por juego, con 50,0% de tiro de campo, y un suculento 52,9% de triple (con 34 intentos, un poquito más de 3 por juego).
Pero en lo que realmente se destaca hasta el momento es en ser bueno en el basket, por más simple que suene. Verlo da la sensación que es un jugador que lleva al menos un par de temporadas en la liga, cometiendo pocos errores de juventud. Un ejemplo claro de eso es la poca cantidad de pérdidas que tiene para la cantidad de veces que le llega la pelota.
Adicionalmente, una de las cosas que más benefició a Tatum fue el flojo desempeño de Fultz con los 76ers, quien jugó 5 partidos en un nivel muy flojo (y una mecánica de tiro alarmante), para luego ser pasado a la lista de lesionados de manera indefinida por una lesión en el hombro (¿Será era la razón de la mecánica de tiro?).

Lauri Markkanen

El flaco finés proveniente de la University of Arizona ha demostrado en estos primeros partidos que el temor de mucho (Acá es donde no paso la revisión del archivo. Ni acá, mucho menos acá y tampoco acá) era en cierta forma infundado. Llegó con fama de ser un tirador letál y en estos partidos está demostrando que a pesar de tener una altura envidiable, su juego se tiene que desarrollar en el perímetro, gracias a su velocidad con los pies y su muy certero tiro exterior, siendo además el segundo rookie con más triples intentados con un total de 63 (tres menos que Malik Monk, el líder en ese rubro), pero con un promedio de 7 intentos por juego (uno más que el segundo) y el sexto (con al menos 10 intentos) en porcentaje de tiro detrás del arco con 38,1%.
Su buen porcentaje desde detrás del arco le permite ser el segundo mejor anotador entre los rookies, con 15,8 puntos por juego, siendo además el goleador de su equipo (sin contar a Bobby Portis, quien jugó un solo partido), aunque esto habla mucho peor de Chicago como equipo que bien de Markkanen como jugador, de hecho, probablemente si Markkanen jugara en un equipo funcional, su nivel sería superior al que presenta hoy, en la franquicia con la peor dirigencia de la liga y uno de los peores cuerpos ténicos.
Los grandes problemas de Markkanen pasan debajo del aro. No tiene ni el juego de pies, ni la fortaleza física, para jugar de poste. Las pocas veces que ha ido allí no ha sacado diferencias, incluso en emparejamientos ante jugadores (mucho) más chicos de tamaño. Incluso, cuando entra en penetración a la canasta, si un interno rival sale a cruzarlo, se le complica mucho definir la jugada. Como detalle, ha intentando hasta el momento más triples (63) que dobles (45). En defensa bajo el aro también sufre horrores, por lo que es vital que mientrás él este en cancha lo acompañe o Robin Lopez o Cristiano Felicio para ocuparse del pivot rival. La parte positiva es que con los rebotes está teniendo una tarea muy buena, promediando 8,2 rebotes por juego, siendo el segundo mejor novato en ese apartado.

Lonzo Ball

Roo4El hijo del hipermediato LaVar está tendiendo un buen arranque de temporada, con números relativamente buenos al algunos aspectos, pero muchos, que no lo conocian de la NCAA, están decepcionados por su nivel. ¿Y la verdad? La verdad es que en cierto punto están errados. Si alguien me dice “Drafteá a x jugador, que juega de base y que en sus primeros 11 partidos de la liga va a promediar 8,8 puntos, 6,8 asistencias y 6,3 rebotes” uno tiene que ser un necio para no hacerlo.
Uno de los problemas (o EL GRAN PROBLEMA) con Zo viene en su porcentaje de tiro y el falso concepto (al menos para mi) que lo enmarcaba como un “tirador certero” (aunque lo fue en la NCAA). Su mecánica de tiro es, además de muy extraña, lenta. Esto no es tanto un problema en la competición universitaria como si lo es en la NBA, ya que los defensores están mucho más entrenados, tanto físicamente como en estudiar las deficiencias de sus rivales, lo que hace que el tiempo disponible para ejecutar el tiro sea mucho menor. El porcentaje de campo es alarmante (29,5%), en tanto que el triples es muy bajo (23,1%). Incluso, su porcentaje de libres también es alarmante (53,8%, aunque con solo 13 intentados). Los números de porcentaje de campo son lo más bajo que un jugador haya promediado de forma histórica en una temporada. Es verdad que le quedan mucho camino por recorrer, pero eso le está jugando en contra.
Otra cosa que le juega en contra, en cierto punto, es todo el revuelo mediatico que genera, principalmente gracias a su padre quien está logrando fortunas en base a su hijo (y además esta semana su hermano está sospechado de chorear en una tienda en China (!)). Esto le juega en contra como por ejemplo el primer partido de la temporada, donde Patrick Beverly le hizo bullying durante toda la noche. Adicionalmente, y en una opinión totalmente personal, me da la impresión que Lonzo no tiene el carisma o la personalidad para ser el líder de un equipo, si no más bien como una excelente segunda opción.

Kyle Kuzma

Roo5El muchacho que salió de la University of Utah y que entró al draft de manera muy callada en el elección 27º se convirtió en la gran sorpresa del Draft. Hasta el momento acumula la nada despreciable suma de 14,9 puntos (3º entre los debutantes) y 6,3 rebotes por juego, con un sensacional 54,9% de campo (31,7% de triples). Con estos números, Kuzma no solo que se puede candidatear como rookie del año, también lo puede hacer como sexto hombre de la temporada, dado que hasta el momento fue titular solamente en 3 de los 11 partidos de su equipo (aunque probablemente ahora juegue mucho más de titular debido a la lesión de Larry Nance Jr.).
Como buen suplente eficiente, lo principal que aporta al equipo es vitalidad, energía y agresividad. Cada vez que él está en cancha no para de brindarse al máximo por el equipo, de forzar a su rival al máximo, de intentar siempre conseguir lo que busca. Esa energía en un equipo tan joven e inexperto como Los Angeles Lakers por momentos es vital para poder cambiar la dinámica de los partidos.

Dennis Smith Jr.

Roo6Debido a que en su último años en el colegio secundario se rompió los ligamentos de la rodilla, fue pasado por alto por varias universidades para terminar comprometiendose en la North Carolina State. Allí se destacó y logró escalar hasta ser elegido en el puesto 9 por Dallas Mavericks, aunque antes de su lesión era candidato a poder ser elegido en el Top 5 del Draft. En sus primeros partidos está dejando en claro que quienes dejaron pasar su elección se equivocaron. Su juego es electrizante y entretenido, probablemente sea esta la razón por la cual sea el segundo en la lista de pérdidas entre los debutantes. Un claro ejemplo de su intensidad fue en el partido en el que Dallas Mavericks jugó ante Golden State Warriors, y Smith Jr. en una jugada encaró derecho a Draymon Green con la intención de dejarlo impreso en un poster (Spoiler: No salió). Una de las cosas en las que debe mejorar es el aprender a leer mejor el juego, ya que muchas veces toma decisiones muy apresuradas y toma tiros que claramente no son la mejor opción.

Adicionalmente, hay algunos nombres que están teniendo enormes temporadas, como son Donovan Mitchell (Utah jazz), De’Arron Fox (Sacramento Kings), Bogdan Bogdanović (Sacramento Kings), Malik Monk (Charlotte Hornets), Dillon Brooks (Memphis Grizzlies), Dwayne Bacon (Charlotte Hornets), Mike James (Phoenix Suns), John Collins (Atlanta Hawks), Frank Ntilikina (New York Knicks); como también otros de los que se espera mucho más, pero que hasta el momento han arrancado de manera un poco más lenta su pasaje por la NBA, como Markelle Fultz (Philadelphia 76ers), Josh Jackson (Phoenix Suns), Justin Jackson (Sacramento Kings), T.J. Leaf (Indiana Pacers), Luke Kennard (Detroit Pistons), Zach Collins (Portland Trail Blazers) o Caleb Swanigan (Portland Trail Blazers).

 

Todos los datos estadisticos son contando hasta los partidos jugados el miercoles 8 de Noviembre de 2017.