El pasado 25 de mayo fue el día que terminó la temporada 2016/17 para Boston Celtics, con la derrota 135-102 a mano de Cleveland Cavaliers en la Final de la Conferencia Este. Seguramente, al día siguiente de ese partido, tanto la dirigencia como el cuerpo técnico, comenzaron los preparativos de cara a la siguiente temporada, la que comenzó a jugarse esta semana, analizando el equipo, las lesiones, el draft venidero, los contratos por vencer (tanto propios como ajenos) y los posibles trades que se podrían realizar.

Lo primero que se avecinaba era el Draft, donde estos tenían la primera selección gracias al trade de Paul Pierce y Kevin Garnett a los Brooklyn Nets en 2013. Todo pintaba que iban a seleccionar a Markelle Fultz, un base prometedor cuyo aparente techo de progresión es casi interminable, peeeeeeeero tres días antes del draft, Boston tradeó esa primera selección a Philadelphia 76ers a cambio de la selección de dicha franquicia (la 3º) y una primera ronda a futuro. Fultz fue drafteado por los Sixers como primera selección, en tanto que los Celtics se quedaron con Jayson Tatum, un alero proveniente de Duke University, que tiene un tiro muy confiable y una capacidad atlética envidiable.

En la agencia libre, uno de los grandes objetivos que los Celtics tenían en este cambio de temporada era obtener la contratación de Gordon Hayward, quien había pasado la NCAA bajo el mando de Brad Stevens, hoy en día entrenador de Boston, con quien llevó a la humilde Butler University a la final de la NCAA en 2010 (Stevens lograría lo mismo en 2011 ya con Hayward en la NBA). Pero antes de que esto se puediara hacer, los Celtics necesitaban liberar espacio salarial, por lo que enviaron a Avery Bradley (un enorme defensor, pero que debido a lesiones había perdido un poco de terreno, sobretodo por el gran desempeño de Marcus Smart, que encima a fin de temporada iba a ser agente libre) a Detroit Pistons (junto a una selección de Segunda Ronda de 2019) a cambio de Marcus Morris. Finalmente la firma del contrato que ligaba a Hayward a los Celtics se firmaba el 14 de Julio, por 4 temporadas y 128 millones de dolares. Esto significaba el segundo gran paso de la franquicia preparándose para la temporada 2017/18.

Luego, comenzaron los rumores que decían que Kyrie Irving, base de Cleveland Cavaliers, había pedido a la dirigencia ser transferido, ya que quería demostrar su valía sin estar a la sombra de un tal LeBron James. En Boston, Danny Ainge, General Manager de los Celtics, comenzó a elucubrar un posible traspaso. Para ese momento, la lesión de Isaiah Thomas, la gran figura del equipo en la temporada 2016/17, parecía mucho más seria de lo que se creía en un momento y no pintaba del todo bien. Probablemente esa fue la principal razón por la cual la franquicia de Massachussets buscó el trade. Finalmente, el 30 de Agosto fue la fecha en la que se definió el traspaso, pasando Thomas, Jae Crowder, Ante Žižić, el pick de Primera Ronda de Brooklyn Nets del Draft 2018 y una selección de Segunda Ronda del Draft de 2020 (Este segundo fue un agregado posterior al trade, como compensación a la lesión de Thomas) a los Cavs, a cambio de Irving.

BC2Ya estaba todo listo para comenzar una nueva temporada, se había realizado el draft, una contratación de un agente libre interesante (y la cual era buscada por el equipo) y adicionalmente se hizo un trade para adquirir un jugador muy importante a la franquicia (en mi humilde opinión, se pagó de más, aunque era lo necesario para obtener un salto de calidad), además de todos los movimientos menores. También hay que tener en cuenta que en el plantel solo quedaron cuatro jugadores de la campaña pasada (Al Horford, Marcus Smart, Jaylen Brown y Terry Rozier), por lo que el trabajo de preparación previo a la temporada debío ser planificado casi hasta la perfección, para poder afinar un equipo con 11 jugadores nuevos (13 se si cuentan los dos jugadores con contrato Two-way). En la pretemporada el equipo funcionó muy bien, de hecho, terminó ese lapso de manera invicta, consiguiendo la victoria en los cuatro partidos que disputó. Por lo que arrancaba la temporada regular con el gran objetivo de volver a quedarse con el Nº 1 de la temporada regular en la Conferencia Este, pero en los playoffs poder pelearle de mejor forma a Cleveland Cavaliers.

Estos últimos eran precisamente los rivales en la noche inaugural de la temporada, enfrentándose entre si los dos finalistas de la Conferencia Este en la pasada temporada. El partido comenzó como todo primer partido oficial de una temporada, que encima enfrentaba a dos rivales que son llamados a ser rivales y máximos candidatos a quedarse con la corona del Este, es decir lento, trabado, con mucho estudio entre los dos conjuntos. Pero instantes antes de que se cumplan los seis minutos de juego, en un segundo, toda la preparación de la temporada cambió. Hayward saltó a buscar un rebote ofensivo, cae mal y se lesiona gravemente (tobillo dislocado y fractura de tíbia), quedando descartado por el resto de la temporada.

BC3

¿Qué significa esto? Que a pesar de toda la planificación efectuada por los directivos y el cuerpo técnico, una jugada desafortunada, a tan solo 6 minutos de haber comenzado la temporada regular, hace modificar y trastocar todo el trabajo, ya realizado y el que queda por realizar. Primero, significa que la alineación titular planeada del equipo (Irving, Brown, Hayward, Morris y Horford) ya no podrá ser utilizada en ningún partido de la temporada (de hecho, Morris hasta ahora no debutó debido a una lesión en la rodilla), por lo que probablemente el que ingrese como titular sea Tatum, quien se beneficiará de más minutos de los esperados, pero al mismo tiempo se deberá cargar de una responsabilidad mayor a la que se esperaba, tanto por contribuir en el costado ofensivo, como tomar mayores responsabilidades en el lado defensivo, probablemente teniendo que marcar a algunos de los jugadores más habilidosos de la liga, por mayor cantidad de tiempo de la esperada.

Por otro lado, la expectativa de la franquicia en esta temporada era ir ya como firmes candidatos por el título de la liga, cosa que con esta lesión ya queda un poco lejano en principio. De esta forma, el objetivo de la temporada se ve modificado, en este caso con tan solo 6 minutos de juego encima. ¿Cual podrá ser el nuevo objetivo? La mejor opción consta de dos partes. Por un lado, afianzar el equipo. Recordemos que solo cuatro jugadores siguen en el equipo de la pasada temporada, por lo que hay que ensamblar muchas piezas nuevas. La mejor forma de dándole rodaje, dejando que los jugadores nuevos pasen tiempo en cancha con los que ya estaban, que se conozcan, que establezcan nuevas sociedades, y que aprendan unos de los otros. Por otro lado, es muy importante seguir desarrollando a los jugadores jóvenes que tiene el equipo, convertir a Brown y Tatum en dos piezas fundamentales de equipo y que tanto en ataque como en defensa pasen a ser armas, y no complementos. Así mismo, a los otros jugadores jóvenes (Jabari Bird, Semi Ojeleye, Guerschon Yabusele y Abdel Nader) para que de cara a la próxima temporada, todos ellos ya tengas bastantes partidos encima y una temporada de experiencia, lo que puede significar mucho en los momentos definitorios de una campaña.