Nunca en el boxeo es un buen resultado el “empate”. Generalmente se pide que la pelea termine de forma categórica o llegado el caso de las tarjetas que sea para un lado para el otro.  Bueno, salvo excepciones que rompen la regla. Este combate si lo fue y en gran medida por lo que dieron los competidores. Un enfrentamiento con todos los condimentos posibles, distintas estrategias, cambios de lideratos, mucha violencia y un final con un clímax increíble.

En la previa nos preguntábamos ¿quién era el cazador y quién la presa? Lamentablemente no se pudo dilucidar pero eso no quiere decir que fue algo malo sino todo lo contrario. El combate fue parejo en gran parte, cambiante de ratos y con gran compromiso de ambos para dar el mejor espectáculo.

En los primeros asaltos a pesar que GGG se puso en el centro del ring no dominó. Un Canelo que dejaba el centro y que merodeaba la zona de fuego yendo de esquina a esquina, realizando su estrategia de manera magistral. Con guardia cerrada por momentos y en otros sacándose golpes con cintura y pasos laterales neutralizaba de gran forma al kazajo, plus conectaba las mejores manos.

DJ5zBmVXoAEcCmZ

Recién en el cuarto asalto el europeo podía empezar a imponer condiciones, conectando su jab y combinando atrapaba a un Canelo que empezaba a recostarse por demás en las cuerdas y a boquear por momentos por falta de aire. Golovkin compuso la marcha, se lo veía desconcentrado y hasta fuera de sí en esos primeros asaltos.

En el noveno round, Golovkin conectó con una izquierda bien elevada en forma de gancho (parecida a las de Maidana contra Mayweather) que desestabilizó a Canelo. Aunque el mexicano devolvió favores en el siguiente asalto donde hizo trastabillar al kazajo. GGG apenas se afirmó, volvió como pose ido a pelear con su rival. Los dos demostraron gran nivel técnico y táctico aunque cuando se tuvieron que fajar lo hicieron y mostraron tener la quijada de acero.

DJ5VYD_VYAAgmqS

En los dos últimos asaltos Canelo apretó un poco y hasta combinó con poderío en el ultimo, ante un Golovkin que ya no se sacaba los golpes ni tampoco hacía un paso atrás para sacarlo de distancia como en otros momentos del combate. Los rounds de campeonato mostraron un poco mejor a Canelo, y eso le dio el empate.

En el apartado estadístico podemos ver por que fue parejo el combate. GGG conectó en total 218 de 703 para un 31%, Canelo en cambio tuvo un 33% de efectividad con un 169 de 505. GGG fue mejor en los jabs ganando 108 a 55 pero en golpes de poder fue mejor Canelo con 114 a 110. En la distribución de golpes GGG, fue sobre la cabeza de Canelo con 210 golpes conectados, apenas 8 al cuerpo (una estadística increíble por cierto). Por su parte Canelo distribuyó el castigo de forma mas igualitaria con 127 golpes a la cabeza y 44 al cuerpo.

Pero como si fuera una montaña rusa, el deporte de los puños se encarga de subir y bajar. De llevarnos a la excitación por una gran pelea a una polémica por como los jueces vieron el pleito. Al gran combate se lo empañó con la tarjeta de Adelaide Byrd que reconociendo off the record que tuvo una mala noche marcó en su tarjeta 118-110 para Canelo. Las restantes fueron 115-113 para GGG y 114-114 cerrando un empate. Nadie puede decir que ganó Golovkin de forma amplia ni tampoco Canelo. Posiblemente hayan visto más personas ganar al europeo que al americano, pero el empate también estaba en la ecuación.

En definitiva, un gran combate que abre la puerta a otro dentro de lo posible de forma inmediata ya que todos queremos saber como termina este feudo. Para ser una pelea que pasó el mundo del boxeo (menos que Mayweather-McGregor pero lo pasó) fue realmente una de las grandes. Una de las que crea afición y que deja conformes a los que se sientan a disfrutar todas las semanas como los esporádicos. Aunque en el boxeo como en la vida no siempre se puede obtener lo que uno quiere. El fallo de Byrd lo confirma.

DJ5zSgTWAAYEk07

Para el futuro no hay mucho por donde hacerse. Cotto quiere retirarse en diciembre pero difícil que pelee con Golovkin en esa fecha. Al Kazajo le brotan los mandatorios como Charlo o Derevyanchenko, aunque son peleas de cierto riesgo con poco premio. Ademas de la posibilidad de unificar con Saunders aunque en EEUU no es una pelea posible. Para Canelo no hay rivales de jerarquía en el horizonte cercano, aunque posiblemente no importe mucho ya que ha peleado con Amir Khan o JC Chavez Jr sin importar la valía deportiva.

Lo mejor sería una revancha inmediata en Mayo, otra fecha mexicana pero que atrae el PPV y un Las Vegas lleno, que para esta ocasión tuvo un sold-out de 23.538 espectadores. Algo que seguramente será difícil de superar. Canelo-GGG era una pelea debida para el mundo del boxeo, si bien se realizó y por momentos no pudo ser mejor todavía tiene que ser saldada la deuda con un ganador claro. Eso tiene que pasar mas temprano que tarde.

DJ5zMzhX0AA-_Zs

La velada tuvo una undercard deplorable, ni a propósito se podría generar tan poco interés. En el primer turno Diego De La Hoya, primo del celebre Oscar le ganó en buena ley a Randy Caballero, ex campeón de peso gallo. El mexicano dominó gran parte del combate, con buena movilidad y combinando golpes sobre la humanidad del nicaragüense. Aunque en el séptimo en adelante dominó Caballero que complicó demasiado al prospecto de Golden Boy. Aun así DLH pudo salvar el combate y ganar 98-92×2 100-90.

En la previa a Canelo-GGG, Jo Jo Diaz tuvo una actuación poco memorable ante Rafael Rivera. En otra pelea donde se sabía de antemano que Diaz iba a ganar. No hay que caerle a JoJo. Se sabe de sus limitaciones pero es un buen prospecto que una promotora como Golden Boy no pueda conseguir otra undercard habla mal de ellos y no de los boxeadores que van a trabajar en un PPV.

DJ5VXTBUIAI7js2

Por su parte el día anterior y con Golden Boy Promotions como organizador, Jesus Rojas venció a Claudio Marrero. Esa velada es parte del fin de semana de Canelo-GGG y terminó siendo un buen combate en donde Marrero que solo había sido vencido por Jesus Cuellar fue noqueado con una combinación de tres golpes (izquierda-derecha-izquierda) tras payasear buena parte de la pelea. En un resultado a todas luces justo.

El año 2017 es un año que será recordado para los fanáticos y los no tanto del boxeo, para los seguidores que cada fin de semana están en el televisor es un año soñado. Parece que pasaron varios años de la cartelera Jack-DeGeale por las 168 libras. Muchos sábados en el año, seguidillas en varios meses y en todos los meses con grandes carteleras y todavía faltan 3 meses. Como picardía podemos que en tan buen año GGG no noqueó llegando a 24 asaltos lo que es sin duda una rareza y también que tuvo una gran oposición con las siguientes buenas peleas.