En una pelea claramente desigualada Manny Pacquiao volvió al nocaut tras más de 8 años y 8 meses al ganarle a Lucas Matthysse TKO7 y conseguir por cuarta vez una corona en el peso welter. El Axiata Arena fue testigo de la brillante pelea del filipino que desnudó el estado del argentino.

Sin dudas no era el combate que pensábamos ver del argentino pero por enésima vez Machine decepcionó a sus fans e incluso a los casuales que miran boxeo con una actuación muy por debajo de lo adecuado. Aunque tampoco hay que irse de mambo, se sabía que Lucas llegaba con un handicap de años en el boxeo y no se iba a ver “el mejor Matthysse” aunque está claro que la vara estaba por demás alta aun con las licencias que le podríamos dar.

Para Pacquiao una noche redonda. Su triunfo numero sesenta, de nuevo por knock out y la sensación de haber dado una buena imagen que por supuesto le dará una nueva chance de pelear y hacer caja. Sobre todo en su continente y lejos del IRS estadounidense que estaba buscando pagos de impuestos pasados.

El primer round ya denotaba el dominio de Pacquiao. Matthysse le costaba hacer pie, un poco el uso de jab y de alguna combinación mostraba pero el filipino ya estaba dominando con su izquierda. Tanto así que en el tercer round mandaría a la lona al sudamericano. Un uppercut potente marcaba la caída. Matthysse se reponía pero no encontraba respuestas a los ángulos de los golpes de su rival.

No había recuperación alguna tan solo algunas derechas que Pacquiao ni siquiera se encargo de quitarse y en el quinto de nuevo marcaba otro knockdown. Esta vez por un jab de derecha a la sien. El chubutense mandaba su rodilla a tierra y se temía lo peor.

Dejó pasar el sexto el nacido en Filipinas y en el séptimo con sólidos ganchos marcaba la tendencia, con un uppercut delicioso terminaría la faena. Matthysse tiró el bucal y Kenny Baylees se apiadó del manejado por Golden Boy.

Una actuación fulgurante para MP, entrando y saliendo de la zona de golpeo ya de forma clásica golpeando con su izquierda pero también usando su derecha ya sea como jab o gancho dominó a placer a un Lucas totalmente desbordado. Hoy posiblemente usó con mayor asiduidad su uppercut entrando como un toro y marcando estocadas.

Matthysse, atado, lento y sin reflejos fue demasiado facil para Manny Pacquiao. Uso su jab y por momentos lanzó algunas derechas pero nada más. Demasiado para una leyenda que todavía aunque sea le queda el olor a nafta en el tanque.

En el plano de estadísticas Pacquiao con un 95 de 344 para un 28% de efectividad quedó grande ante un 57 de 246 y apenas un 23% de efectividad. Sumado a que de los 79 golpes conectados de poder más de dos tercios fueron a la cabeza. Una masacre con todas las letras.

En lo que respecta a futuro de ambos púgiles, para Pacquiao sin dudas quedan 2 o 3 años (capaz la misma cantidad de peleas) y se puede ver que está entre el top 5 de su división. Algunos creen que se enfrentará tarde o temprano a “Bud” Crawford o a “Hi Tech” Lomachenko pero de no haber un inversionista fuera de EEUU se prevé complicado.

En cambio para Lucas Matthysse su carrera en el plano internacional se acabó. Posiblemente terminó con la derrota con Viktor Postol y estas ultimas dos peleas fueron el alargue tal vez innecesario a nivel deportivo. Pero más allá de eso no le hace falta mostrar nada más y exponerse a estos nocauts realmente son dolorosos tanto en lo físico como en lo psicológico.

En las otras peleas de la velada, Jack Thepora un filipino tambien zurdo que está en la promotora de Manny Pacquiao tuvo una gran actuación al noquear en el noveno al mexicano Edivaldo Ortega y ganar una porción del titulo WBA del peso pluma(Leo Santa Cruz sigue siendo supercampeón y Jesus Rojas campeón regular). El filipino en el noveno mandó a la lona a su rival con un gancho diestro. Tras recuperarse con una combinación, llevó a las cuerdas y terminó por noquear.

 

Carlos Canizales, el venezolano retuvo su titulo minimosca de la WBA, al ganarle por TKO12 a Lu Bin. El nacido en China apenas tenía un combate como profesional y como Vasyl Lomachenko tambien no pudo ganar en su segundo combate el tgitulo mundial. El combate fue duro pero entretenido. Cañizales dominó gran parte con potencia y rudeza pero el Lu Bin trataba de devolverle. En el onceavo y el doceavo, el sudamericano mandaría a la lona y con tan solo 11 segundos terminaría el combate.

Por su parte Moruti Mthalane consiguió el cinto IBF peso mosca que había dejó el verdugo de Carlos Reveco, Donnie Nietes. Su rival era Muhammad Waseem que con 8 combates quería ser el primer pakistaní en ganar un titulo mundial. Con mayor experiencia y trabajo Mthalane se llevó los primeros asaltos, pero sobre el final del encuentro fue tumbado y  lastimado aunque pudo sobrevivir. Las tarjetas: 114-113 x2 y 116-110.

En la otra chance mundialista del fin de semana, Juan Jose Velasco tampoco tuvo una buena actuacion y fue apabullado por Regis Prograis. El nacido en New Orleans, fue demasiado para el jujeño y con esto defendió su titulo interino WBC de las 140 libras.

Velasco no tuvo una buena actuación y rozó el ridículo tras su caída en el quinto asalto. Mucho menos ayudó su esquina que tras el descanso del séptimo con dos caídas a cuestas y una clara señal de no querer seguir. En el octavo tras otro knockdown y con el arbitro juntando el bucal, su entrenador pidió que termine el combate.

Prograis obtiene otra victoria fuerte y obtiene un lugar para el torneo WBSS(super ocho para los amigos) de las 140 libras. Para Velasco una oportunidad que no pudo aprovechar y dada la edad, posiblemente sea la única.