Este domingo en Kuala Lumpur, Malasia (sábado para esta parte del mundo) Lucas Martin Matthysse defenderá su corona “regular” WBA de peso welter ante la leyenda viviente Manny Pacquiao. El argentino buscará su victoria numero 40mo en el campo rentado, en tanto el filipino buscará su 60mo triunfo, en donde la potencia y la experiencia buscaran ser el eje de una pelea que claramente no está en el mejor momento de ambos pero que aun puede ser más que interesante.

Nunca es fácil que se consiga lograr estos combates. Dinero, fama, egos y tantos otros problemas generan retrasos ni hablar si las promotoras y las televisoras originales están enfrentadas pueden hacer que un pleito de boxeo no llegue a ocurrir jamas. Algo de eso tuvo este compromiso. Pacquiao era(es?) un boxeador de Top Rank, la promotora del mítico Bob Arum. Pero para esta pelea no lo es. Su firma MP Promotions es la que lleva a cabo el combate.

Lo que generó controversias como si el combate estaba asegurado, si el financiamiento era el correcto y hasta incluso de adelantos a la promotora del rival. Por suerte, no hubo problemas y se va a realizar. Está claro que Pacquiao difícilmente vuelva a pelear en EEUU y quiere establecer campamento en el sureste asiático. Por lo que nos genera la duda razonable sino está exponiendo su legado (uno de los mejores del boxeo con ocho títulos divisionales ganados) por dinero o por dominar un mercado que si bien es grande es incipiente para el mundo del boxeo.

Aunque no solo hubo cambios en el manejo del boxeador multicondecorado. Su técnico en buena parte de su carrera Freddie Roach fue suplantado por su hombre de confianza Buboy Fernandez. Es un cambio bastante grande, una relación de muchos años y que a todas luces fue fructífera. Distintas versiones, algunas alimentadas dicen que Roach no fue lo suficiente enfático en las criticas al arbitro para la pelea con Jeff Horn.

Yendo a lo boxistico, sin dudas estamos viendo de las ultimas peleas del asiático. Con casi 40 años, el tren de las mejores actuaciones sin duda se ha ido pero todavía puede dar un buen espectáculo. Desde finales de 2012 tras el KO con JM Marquez, Pacquiao ha peleado una vez por año en año impar y dos en año par. Lo que nos da un 2014 y 2016 de buen nivel con triunfos ante Tim Bradley -dos veces-, ademas de Chris Algieri y Jessie Vargas. Todos top ten de la categoría (posiblemente Algieri no, pero lo aplastó esa noche en Macao). En cambio en año impar tan solo una pelea (Brandon Rios, Floyd Mayweather Jr y Jeff Horn) casi todas actuaciones deslucidas e incluso con lesiones como con Mayweather.

Aun así no quiere decir que esto nos de una pista sobre lo que pasará este fin de semana, aunque si tenemos un Pacquiao a un 80% de peleas como con Jessie Vargas o Tim Bradley, la actuación de Pacquiao tomará otro vuelo incluso para un futuro corto pero que genere expectativa de otro gran combate. Si en cambio volvemos a ver actuaciones laguneras e insípidas como con Horn, difícilmente tengamos un gran espectáculo. A los 39 años y casi seis meses, la tendencia no favorece al filipino.

Del lado de Matthysse está más que claro que estamos ante un revival de la carrera del argentino. Completamente estrellada contra Viktor Postol y ese nocaut que dejó una amarga sensación de boca en el año 2015. Aun así podemos decir que el chubutense estuvo entre los mejores en un gran momento de la categoría superligero. Nombres como Amir Khan, Danny Garcia, Zab, entre otros le daban lustre a la división y tan solo la derrota con DSG fue clara al resto le ganó prácticamente a todos.

Tras la caída con el ucraniano, Matthysse se mudó y se protegió en su mundo, dejando el boxeo casi dos años. Hasta que en mayo del año pasado volvió ante un acabado Emmanuel Taylor, sin dudas un nocaut para agarrar ritmo. En enero de este año Tewa Kiram fue victima de los puños del argentino. De buen jab, movimientos y una gran estatura Kiram fue realmente molesto para Matthysse. Al argentino se lo notaba deslucido pero supo noquear con firmeza y proclamarse campeón de peso welter WBA.

Estas victorias en parte se pueden ver tras el cambio de técnico y de lugar de entrenamiento del sudamericano. Se mudo a California para sus campamentos a cargo de Joel Diaz. Si bien hay varias reservas(casi que no se ve la mano de Diaz en el boxeo de Matthysse) probablemente el encumbrado entrenador ha intentado sacar lo mejor del argentino, guiándolo y manteniendo lo bueno (físico y potencia) y tratando de disimular lo malo (actitud y estrategia).

En la idea de como puede ser el combate vemos un enfrentamiento entre la velocidad de Pacman y la potencia de Machine (obviamente con la salvedad de que los dos juntan casi 75 años en el ring). Aunque hay un diferencial que nos permite bucear un poco más. Se sabe de ese estilo eléctrico del filipino. Esa entrada y salida de la linea de golpeo de forma rápida pero metódica. Matthysse debe tener cuidado de eso, tratar de plantarse en el centro y llevar con su jab una buena distancia ademas de no ser un blanco fijo. Si la pelea entra en la zona corta, el sudamericano tiene que sacar su arsenal de combinaciones y tratar de hacer pagar el esfuerzo al asiático.

Con lagunas y con momentos bajos el combate puede estancarse, pero no duden que seguro metralla tendremos. Si bien no hay que descartar las posibilidades de nocaut son bajas por lo que ambos púgiles deberán sumar puntos para los jueces y mantener la compostura ante un Kenny Bayless que será el tercer hombre en el cuadrilátero.

En el apartado televisivo, la pelea será transmitida por ESPN + una nueva app que desarrolló ESPN. Con 5 dolares al mes o 50 dolares al año se accede al contenido de ESPN pero deforma no convencional (no es el canal ni es el Play que retransmite por internet). Para ser claros es como si fuera otro “canal” pero solo para internet. Tiene multiplicad de cámaras y otro acceso a al info simultaneo con la transmisión.

Top Rank que no promueve la pelea pero se hizo de los derechos para EEUU ha negociado con ESPN para tener sus figuras en el canal. Pero a modo de ir fogueando su app, ESPN no pasa por su canal principal Top Rank Boxeo pero si por esta app. Ademas de ir buscando peleas de otros mercados como sucedió recientemente con Amir Khan y su vuelta en UK, además de la presentación del alacrán Berchelt contra el argentino Barrios hace un mes.

Párrafo a parte para la tv argentina. En una forreada olímpica de un cinismo gigantesco la pelea será “codificada”. Se podrá acceder por TNT Sports. No es algo nuevo y es una tendencia que va creciendo en el mercado televisivo. Las peleas de PBC que pasa en EEUU, Showtime.  Acá se pasan en Fox Premium(incluso a veces en diferido por que se solapan con las de UFC). Las de Top Rank en Golden un canal que solo esta en servicios digital y por ultimo, solo las de Golden Boy se pasan en Space, en abono básico. Esta pelea al no caer en ninguno de los casilleros pasó a TNT Sports(mismos dueños que Space). Un deliro máxime si se había anunciado primero por canal Space, que ahora solo la pasará para el resto de Sudamérica.

En otra parte de la noche, Juan José Velasco intentará ganar la corona interina superligero de la WBC ante Regis Prograis. Sí, otro titulo más en danza y con la yapa que el ganador logrará un spot en el World Boxing Super Series del peso que se realizará este año. Para el jujeño que ya tuvo una carrera adecuada en el país y pequeñas apariciones afuera es el momento de dar el salto. Plata o mierda. El riesgo es grande ante Regis Prograis pero el premio es grande. El combate pactado a doce asaltos en el Lake Front Arena de New Orleans empezará dos horas antes y formará en EEUU la misma velada para la tv. Acá, TyC Sports si bien había amagado con pasarla solo por Play al final la transmitirá por TyC Sports.

Lucas Matthysse viene de un segundo aire, de un reencuentro con su boxeo ya también han pasado sus mejores años aunque tiene un poco más de hilo en el carretel. Una victoria ante el filipino si bien no lo encumbrará en el peso welter si pondrá en persepectiva su carrera y de muy buena forma. Siempre quedando atrás de Marcos Maidana o de Maravilla Martinez, Matthysse si bien no los superaría pero quedaría más cerca. Ademas que alguna unificación con otros campeones de pero welter tomarían más forma.

En cambio , Manny Pacquiao con 8 títulos divisionales en 23 años de carrera ya tiene claramente su legado, hoy posiblemente pelea para un futuro y para mantener un ingreso multimillonario constante pero aun así podemos disfrutarlo. Part-Time, sí. Pero tal vez si estas distracciones hoy no tendríamos a Pacquiao en un ring, aburrido o peor aun super desgastado en guerras puglisticas. El triunfo sin duda va mas a su negocio que a su legado pero no importa al fin y al cabo Manny seguirá siendo un grande.