Continuamos con el ranking de los 100 mejores jugadores de la NBA en la actualidad.

Recuerden: Los parámetros a tener en cuenta fueron los siguientes. Por un lado se le dio una mayor importancia a lo que cada jugador realizó en la última temporada, así como lo que se espera que produzca en la próxima. En menor medida se tomará lo realizado hace dos años, en la 2013-2014, con el objetivo de no dar demasiada importancia a campañas que pueden haber sido muy malas o muy buenas por razones que van más allá de la calidad del jugador. Estar en un equipo ganador ayuda. Ser un crack en un equipo que no puede competir contra nadie no es algo que veamos bien. En definitiva, piensen lo siguiente: Si el día de mañana hubiera que jugar un partido por el futuro de la humanidad contra una raza alienígena ¿a quién eligirían para su equipo?

 

50-Eric Bledsoe – Base – Phoenix Suns

nba_g_bledsoe02jr_576x324

Estamos en la etapa de este ranking en la que más difícil es apreciar el valor real de un jugador. Muchos de los nombres siguientes son tipos que podrían ser considerados estrellas, al mismo tiempo que existen serias chances de que no sean más que jugadores de rol glorificados la próxima temporada. Bledsoe es un ejemplo claro. Cuando sano tiene la capacidad de embanderar contraataques por su cuenta, sin necesidad de contar con el acompañamiento de nadie más (habilidad que le valió el mote de “Mini LeBron”). Es un defensor excelente. Tiene brazos larguísimos, y pocos bases pueden mantenerse frente a su marca constantemente pase lo que pase como él. Por otro lado suele lastimarse demasiado seguido, no es un gran asistidor y es un triplero mediocre. A su vez no es un gran líder precisamente, siendo que los Suns vienen de colapsar completamente. Lo último que termina de jugarle en contra es el cómo Phoenix nunca lo puso como el base titular. Dragic y Isiah Thomas tenían más minutos que él en ese puesto, como pasará este año con Brandon Knight. Por algo debe ser.

 

49-DeMar DeRozan – Escolta – Toronto Raptors

derozan-demar-140430

Claramente hemos encontrado el techo de DeMar DeRozan. Luego de alcanzar su mejor momento como goleador en 2014, la pasada campaña el escolta no pudo igualar su performance anterior, promediando en el interin un 28% en tiros de tres puntos, así como un 41% de campo, números extremadamente bajos. A esta altura, con 26 años, no pareciera que fuera capaz de ser más que un “goleador de alto volumen”, es decir, alguien que necesita tirar demasiado para poder tener buenos números. Semejante incapacidad para ser eficiente puede ser letal para la carrera de uno en esta liga regida por los números. DeMar es extremadamente atlético, siendo capaz de correr y saltar más que cualquiera. Sin embargo, si no incorpora alguna faceta técnica a su juego, su periplo en Toronto no va a terminar bien.

 

48-Ty Lawson – Base – Houston Rockets

Nuggets__Lawson_arrested_for_2nd_DUI_3178200000_21421198_ver1.0_640_480

Hace solamente dos años, los Nuggets eran uno de los mejores equipos de la liga, capitaneados por un Lawson que volaba sobre el parquet, especialmente en la altura de Colorado. Este verano boreal, Ty se fue desahuciado de Denver rumbo a unos Rockets necesitados de explosión por fuera de ese hombre orquesta que es James Harden en ataque. Es más que probable que el base entre desde el banco y que Patrick Beverley sea titular, aunque sea solamente en tanto nombre. Lawson será clave a la hora de darle un respiro a La Barba. Su capacidad para mantener involucrado al resto de sus compañeros es legendaria. Ningún otro jugador el año pasado tuvo una mayor cantidad de “Oportunidades de Asistencia”, estadística que marca los pases completados a compañeros que en seguida tomaron un tiro y que, de haber anotado, podrían haberse considerado como pases gol. Claro que cuando el reparto no ayuda, la cosa se complica. Ahora, su presencia habrá de ayudar a imprimir el ritmo de vértigo al juego al otro equipo que busca el título en el sur de Texas.

 

47-Dwight Howard – Pivot – Houston Rockets

hi-res-183195781-dwight-howard-of-the-houston-rockets-passes-the-ball_crop_650x440

Superman tiene ya más de diez años en esta liga y eso se nota. La pasada campaña tuvo sus peores números en puntos anotados y rebotes por partido. A su vez nunca había jugado menos minutos por encuentro, y el hecho de que alguien que siempre tuvo varios problemas de salud como él haya tenido su año con menos partidos jugados es toda una señal de alerta. Para colmo los Rockets jugaron en un nivel altísimo sin él por obra y gracia de James Harden. Superman sigue siendo extremadamente eficiente en ataque, toda una fuerza de la naturaleza cerca del aro, y conserva la capacidad de intimidar a los rivales a la hora de marcarlos en la pintura, pero esta nueva NBA que hace énfasis en la velocidad y la versatilidad está afectando seriamente a lo más parecido a un pivot dominante de la vieja escuela que se haya visto en esta década.

 

46-Tony Allen – Escolta – Memphis Grizzlies

Tony-Allen-valentine

No existe en todo el mundo ningún defensor exterior mejor que Tony Allen. Kawhi Leonard es más completo, Wes Matthews es una incógnita luego de su lesión, Jimmy Butler tiene demasiadas responsabilidades en ataque y Michael Kidd-Gilchrist a esta altura es un todo terreno. The Grindfather es el alma de los Memphis Grizzlies. Sus números son pedestres, tiene ya 33 años y es irreproducible en un videojuego. Toma solamente 3 tiros y medio por encuentro. Es prácticamente nulo en ataque. En playoffs los Warriors complicaron a Memphis simplemente dejando libre a Allen, sin que nadie lo marcase. Nadie erra más bandejas solo que él. Y así y todo es tan bueno, es tan dominante en el apartado defensivo, que entra por eso y por su capacidad de liderazgo, entre los 50 mejores jugadores de la liga más importante del planeta tierra.

 

45-Tyson Chandler – Pivot – Phoenix Suns

NBA11

Pocos tipos han sabido reconvertir su carrera de la forma en que Chandler lo hizo, luego de haber sido considerado un bust del draft. Incapaz de hacer absolutamente nada en el apartado ofensivo, en New Orleans y de la mano de Chris Paul, consiguió transformarse en un verdadero maestro a la hora de rematar el pick and roll. A día de hoy sigue sin tener ningún recurso en ataque, pero el haber conseguido transformarse en digno a la hora de marcar aunque sea de alguna manera, combinado al ser uno de los más grandes defensores internos de su generación, lo han puesto en el lugar en el que debió estar en primera instancia. Luego de los Hornets, se encargó de transformar Dallas, ayudándolos a alcanzar un anillo, New York (brevemente antes de que volvieran a su sempiterna mediocridad), los Mavs de nuevo y ahora una pretenciosa y hasta ahora poco exitosa franquicia como los Suns.

 

44-Tony Parker – Base – San Antonio Spurs

tony-parker-71

¿Estoy loco si pienso, honestamente, que de acá a unos seis meses Patty Mills va a estar jugando más minutos por partido que Tony Parker?. Es cierto que el francés va a jugar los minutos que realmente valen, pero entre el claro declive físico que viene sufriendo, sumado a que Pop suele hacer descansar muchísimo a sus veteranos, no me extrañaría ver al base alcanzar un nuevo piso en cuanto a tiempo jugado. La pasada campaña promedió 28.7 minutos por encuentro, menos incluso que en su curso como rookie. Su gran ventaja ha sido una mejoría realmente notoria en cuanto a su eficiencia. Si uno pregunta por ahí a gente que sabe de básquet, probablemente nadie señale a Tony como un gran tirador. Así y todo la pasada campaña promedió un 43% de larga distancia, demostrando que ha sabido adaptarse al paso del tiempo.

 

43-Giannis Antetokounmpo-  Alero – Milwaukee Bucks

Marcus+Smart+Giannis+Antetokounmpo+Milwaukee+gCUO7D1xTO7l

The Greek Freak es como Mad Men. Todos van a deshacerse en loas hacia el, y a mencionarlo en reuniones sociales o discusiones para quedar bien. Pero como Mad Men ¿lo vio suficiente gente como para emitir opinión real? Y por sobre todo ¿es tan bueno realmente como la crítica especializada nos quiere hacer creer?. No tengo la respuesta. Giannis tiene una capacidad física y atlética pocas veces vista. Mide 2.11 metros y corre como un guard. Hay momentos en que demuestra flashes de genialidad. En los que pareciera ser el hijo ilegítimo entre Andrei Kirilenko y Kevin Durant. Pero hay otros momentos en que es imposible saber si podrá mantenerse en ese nivel el día que su físico no le acompañe. Por lo pronto la comparación con AK 47 es la ideal para mi. Sus stats son absurdas. 13 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias 1 tapa y un robo por juego la pasada campaña lo ponen como uno de los mejores “stats fillers” de la actualidad. ¿Lo mejor? SOLAMENTE TIENE 20 AÑOS.

Exploding-head

 

42-Dirk Nowitzki – Ala Pivot – Dallas Mavericks

Dallas Mavericks v Portland Trail Blazers

Dirk Werner Nowitzki supo ser uno de los jugadores que más he disfrutado ver en mi vida. La muñeca para tirar de larga distancia, la agilidad para penetrarse y la fuerza para postearse lo transformaban en uno de los mejores anotadores que se hayan visto en la historia. Era virtualmente imparable. Lamentablemente, con 37 años, el alemán tiene ya la movilidad de Robocop. Así y todo, a base de inteligencia y talento sigue siendo un arma ofensiva formidable. Pocos tipos juegan al pick and pop como el, y obviamente tiene el mejor turnaround fadeaway de la historia (perdón MJ), el tiro del flamenco. Su fortaleza en ataque es tal que, incluso con una capacidad de movimiento muy reducida, fue el jugador de la pasada campaña que más lanzamientos tomó y anotó en situaciónes de recibir y tirar.

 

41-Derrick Favors – Ala Pivot – Utah Jazz

1382148931000-USP-NBA-Utah-Jazz-at-Detroit-Pistons

Uno de los grandes artífices de la gran fin de temporada que hicieron los Baby Jazz. Junto a Gobert, Favors se transformó en una muralla en la pintura, aprovechando su fortaleza y agilidad. Es el tercer jugador que más puntos anotó por encuentro en jugadas en las que recibiera a menos de 3.6 metros del aro (mínimo 50 partidos), lo que demuestra que aporta en ambos lados de la cancha. Con tan solo 24 años, es la prueba viviente de lo mal que se hacen las cosas en Brooklyn. Hace cuatro años, Favors aterrizó en Salt Lake City junto a Devin Harris y dos primeras rondas del draft a cambio del siempre decepcionante Deron Williams. Hoy sonríen en Utah mientras se preparan para pelear por un lugar en los playoffs con uno de los planteles jóvenes más emocionantes de la liga.