Todos los años pasan cosas importantes e interesantes en el mundo del deporte. La idea este mes de diciembre en No Inventamos Nada Nuevo es ir recopilando ránkings con lo mejor y los mejores de cada deporte durante el año que se nos va. Arrancamos, cuándo no, con jugadores de la NBA. Que lo gocen!

 10-Noah and The Brow

tumblr_n933j8nVaL1ts48sxo1_500

Una pequeña trampa ubicando a dos jugadores en uno de los puestos. El punto es este: ¿qué preferís en el básquet? ¿El juego de equipo o el suceso individual? ¿La competitividad o la espectacularidad? ¿Noah o The Brow? Joakim Noah fue el mejor jugador defensivo de la pasada campaña, llevando a playoff a unos Bulls incapaces de meter la pelota en el aro y siendo, en el proceso, elegido en el equipo ideal de la liga. Anthony Davis juega al básquet como si fuera una gran partida de NBA Jam, destrozando tableros y rivales, amedrentando rivales con esos brazos larguísimos y esa velocidad injusta para semejante altura. El pivot francés terminó jugando de point center por momentos, como eje del ataque Bull, llevando la base hasta en fast breaks por momentos y haciendo todo lo necesario para ganar. Davis está aprendiendo a tirar de media distancia lo que resultará en una de las máquinas de básquet mejor diseñadas de la historia. Noah dio un paso al costado resignando protagonismo e importancia en Chicago en la segunda mitad del año. The Brow es estadísticamente un jugador a la par de Kevin Garnett en sus mejores años, aunque su éxito individual no se traduce en suceso colectivo. Cuestión de gustos y de cómo uno ve y prefiere el juego.

9-Chris Paul

No puedo ser objetivo con Chris Paul. No puedo, simplemente. Siempre digo lo mismo: si uno construyera parte por parte al base perfecto, el resultado sería espantosamente similar a CP3. Asiste, defiende, tira. Hace todo bien. Ya hice varias veces el chiste en NINN de que tendría que haber un reality show que se llame “CP3 Hace Todo bien” con el base operando una centrifugadora nuclear, dando clases a chicos de tercer grado y manejando un kayak, con la moraleja del show siendo… bueno, que Chris Paul hace todo bien. Terminó la temporada 13-14 como lider en asistencias y robos. Es el mejor distribuidor del mundo y es particularmente eficiente en ataque. Resta que todo esto termine de traducirse en un verdadero suceso en playoffs y es algo que tiene que pasar ahora porque no volverá a estar tan bien físicamente y tan bien rodeado de talento.

8-James Harden

tumblr_ne86mugxVZ1ts48sxo1_500

La Barba es capaz de lo mejor y lo peor, es así. Su defensa es nociva para su propio equipo. En ataue, pocas personas en el mundo son capaces de cargarse la responsabilidad de anotar de la forma que lo hace él. Para bien o para mal, el de los Houston Rockets, es el mejor escolta del planeta tierra. Su equipo no pudo pasar la primera ronda de los playoffs ante Portland, aunque inició el curso 14-15 con más fuerza que nunca, planteado desde el vamos como uno de los grandes candidatos. No sólo eso: hoy por hoy Harden es, junto a Curry y Marc Gasol, el gran candidato a terminar la temporada con el premio al jugador más valioso de la liga en sus manos. ¿Lo mejor? Pareciera que al fin está esforzándose un poco en defensa.

7-LaMarcus Aldridge

tumblr_n0l4ocs5x91ts48sxo1_500

Vamos a ponerlo de esta forma: Aldridge es el hijo no reconocido de Tim Duncan y Dirk Nowitzki. En ataque tiene cosas de ambos (el implausiblemente efeiciente tiro de media distancia, el juego de pies, la agilidad sumada a la envergadura) y en defensa es un promedio de ambos (ni un monstruo como Tim ni un cero a la izquierda como el alemán). Pero lo importante es que por primera vez en su carrera, LaMarcus consiguió un equipo que está a su altura. Los históricamente malditos Trail Blazers vienen esplendiendo, habiendo pasado a segunda ronda de playoffs (primera vez que lo consiguen desde el 2000) con un Aldridgue promediando 26.2 puntos y 10.6 rebotes en la postemporada.

6-Kyle Lowry

En una liga con monstruos en la posición como CP3, Steph Curry, John Wall, Russel Westbrook y Tony Parker, hoy por hoy, no hay base que se banque un mano a mano con ese bulldog que es Kyle Lowry. El point guard de los Raptors es de esos tipos que crecen con cuantas más responsabilidades tienen, y este año, el primero que tuvo sano en mucho tiempo, lo demostró con creces. No solamente llevo a playoffs al mejor Toronto de la historia, sino que lo mantiene esta campaña como el mejor equipo de la Conferencia Este. Anota, rebotea, defiende, tira y reparte. Lowry hace todo. Pero, de nuevo, lo más impresionante es la forma en la que se toma los desafíos individuales cada partido triturando a los rivales, abusando físicamente de ellos y, casi siempre, llevándose la victoria a casa.

5-Stephen Curry

tumblr_n8qc1a3qUR1ts48sxo1_500

El hijo de Dell juega al básquet como nadie tiene que hacerlo. Si uno pone a un pibe a ver jugar a Curry para enseñarle algo, entonces lo está arruinando. Suele tirar antes de pasar y para colmo suele tomar tiros forzados. Se la pasa lanzando triples a la salida del dribbling, algo que generalmente no es aconsejable. Claro que generalmente uno no pertenece a una estirpe de tiradores que hace que parezca diseñado genéticamente para meter triples. Steph es una maquinita que hace el juego injusto para todos los demás esplendiendo en aquello que nadie más puede hacer. Con Mark Jackson los Warriors fueron un buen equipo, pero este año, como bien nos contó Lulo, de la mano de Kerr vienen batiendo marcas. Y Curry es el líder, el jugador franquicia de un equipo completo y profundo. Para colmo es un pasador infravalorado que cada vez más aprendió a apoyarse en el talentoso reparto que lo rodea. Y tiene 26 años nomás, por lo que lo mejor todavía está por venir.

4-LeBron James

Debe ser la primera vez en un lustro, por lo menos, en el que The Chosen One no encabeza esta lista. A no confundir: James es el mejor jugador del mundo. Pero no quiere decir que haya sido el mejor del año. Individualmente sigue siendo inigualable, incluso para monstruos como Durant o The Brow. Pero de a poco pareciera que el agotamiento físico y mental están alcanzándolo. LBJ promedia 38 minutos por partido o más desde los 19 años  (11 temporadas) jugando siempre 72 partidos o más por curso (exceptuando la temporada del lockout en la que jugó la totalidad de los 62 juegos). Y aunque sus números en la 13-14 se mantuvieron tan espectaculares como siempre, sus playoffs no estuvieron a la altura de las circunstancias. Para colmo de males, su segunda mitad de año viene siendo bastante deficiente para el nivel de perfección que nos tiene acostumbrado. A un dos veces campeón, cuatro veces finalista, cuatro veces MVP, todo esto se le perdona. El tipo es un mito viviente y tiene solamente 30 años. Eventualmente todo va a cuajar en Cleveland, pero por el momento retrocede tres espacios en este ránking.

3-Tim Duncan

tumblr_naey6rk7cS1ts48sxo1_500

El ala pivot de los Spurs tiene uno de los mejores apodos que se recuerden en esta liga. Groundhog Day (“El Día de la Marmota”), en referencia a la película de Bill Murray en la que el protagonista se ve obligado a repetir el mismo nefasto día una y otra vez. Así es Timmy. Todos los partidos es la misma historia. Suma  en ataque, aporta defensa de primer nivel, fundamentos impecables, juego de pies perfectos, capaz de controlar tipos más rápidos, más fuertes, más atléticos. Lo mismo a los 21 años que a los 38. Y la pasada postemporada los Spurs alcanzaron el Nirvana basquetbolístico, un pico de calidad que me cuesta recordar en otro plantel. Y todo de la mano de este señor que viene haciendo exactamente lo mismo en la NBA desde hace 17 años: ser el mejor, ganar y patear culos.

2-Marc Gasol

tumblr_ncomyyNWQ51ts48sxo1_500

Los Grizzlies tuvieron serios problemas al arrancar la temporada 13-14 por la ausencia por lesión de su pivot estrella, Marc Gasol. Sin el gordo de los hermanos catalanes, los de Tennessee comenzaron con un récord de solamente 14 victorias y 18 derrotas. Con Marc en cancha su récord fue un espectacular 36-14. Y hoy por hoy en esta nueva campaña llevan 19 partidos ganado y solo 4 perdidos. En un equipo que gira en torno a una defensa top, Gasol es el eje alrededor del cual gira el cerrojo Grizzlie. Para colmo en ataque es fundamental, ejerciendo durante gran parte del año como Point Center, organizando la ofensiva con una capacidad de pase que no se condice con su envergadura y con una buena puntería de media distancia que le permite ayudar a espaciar el ataque. En definitiva, un jugador extremadamente completo que, de no haber sido por la sanción a Z-Bo hubiera podido derrotar a Oklahoma City en la primera ronda de los playoffs.

1-Kevin Durant

tumblr_nakxa3k7xT1ts48sxo1_500

No importa la lesión que lo tuvo apartado del inicio del presente curso. No importan los rumores y polémicas de su rol en la guerra Nike-Under Armour. Este fue el año de la Durántula y así será recordado. En 2014 KD no solamente consiguió su cuarto título de goleador, igualando a George Gervin y Allen Iverson y quedando a tres de Wilt y a seis del récord de Michael Jordan, sino que lo consiguió con tan solamente 25 años (hoy día ya tiene 26). Además derrotó por primera vez a LeBron James en la carrera por el MVP, convirtiéndose en el jugador más valioso de la liga. De hecho lo único que impidió que se alzara con un anillo de campeón fue el cruzarse con una de las más perfectas máquinas de baloncesto de la historia del básquet moderno. No importa. Cada año es más indudable que Durant tendrá su anillo, y que su lugar en el firmamento basquetbolístico está asegurado.