Hoy es el Draft de la NBA y en esta página amamos hacer rankings, así que ¿por que no combinar ambas cosas? En el siguiente top ten encontraran los 10 mayores busts de la historia de los drafts en mi opinión. ¿A qué considero personalmente como un “bust”? Un jugador que fue pick top 3 y no llegó a ser un gran jugador, un top 8 que no se estableció como titular por un par de temporadas, o un pick de lotería (hasta el 14) que no tuvo una carrera en la liga ni siquiera como suplente. Obvio que todo es flexible dependiendo del contexto de ese draft y de que llevó a ese jugador a fracasar. Si su franquicia preferida tiene una de las primeras elecciones en el próximo draft, teman(?).

Mención especial a: Kwame Brown (1°, 2001), Rafael Araújo (8°, 2004), Nikoloz Tshikitishvili (5°, 2002) y Bill Garnett (4°, 1982).

10 – Jonny Flynn – Pick 6 de 2009:

Minnesota Timberwolves David Kahn, right, president of basketball operations, presents a jersey to first round draft pick Jonny Flynn of Syracuse, during a news conference Friday, June 26, 2009 in Minneapolis. Flynn was selected No. 6 overall by the basketball team. (AP Photo/Jim Mone)

Luego de dos años en buen nivel en la universidad de Syracuse, el base de 20 años Jonny Flynn decidió dar el salto a la NBA y los Minnesota Timberwolves fueron quienes lo eligieron en el draft, después de seleccionar con el pick anterior a la promesa española de 18 años Ricky Rubio y con otros futuros all star como STEPH CURRY (en defensa de los T-Wolves, en 2009 se lo veía solo como un base anotador de físico pequeño que jugaba en la ignota Davidson University), DeMar DeRozan o Jeff Teague disponibles. Esos tres son protagonistas de la NBA actual. ¿Flynn? No, porque hace dos años y medio no pisa una cancha de básquet de manera profesional.

Su primera temporada fue relativamente buena, con 13 puntos por partido y entrando en el segundo quinteto ideal de novatos. ¿La segunda, luego de una operación de cadera? No tanto. La carrera de Flynn se empezaba a caer al carajo, de jugar 28 minutos como novato pasó a jugar 18 como jugador de segundo año y los Timberwolves, que estaban por recibir a Rubio llegado desde el Barcelona, enviaron a Jonny a Houston. Casi media temporada duro en H-Town, jugando apenas 11 encuentros y como suplente. En marzo de 2012 vía otro trade recayó en Portland, y su suerte fue la misma. Le rompieron el contrato y nunca más jugo en la NBA. Quedó afuera de la liga a los 23 años. Desde ahí hasta hace un tiempo intentó en el básquet de Australia, China e Italia, pero en ninguna de esas ligas se lució como una gran estrella y las lesiones lo terminaron sacando de todos lados hasta su retiro en noviembre de 2014.

9 – Michael Olowokandi – Pick 1 de 1998:

Michael-Olowokandi

Olowokandi fue el primer pick en el draft de 1998, y otro más de los tantos fracasos de los Clippers. Pivot de 2,13 y origen nigeriano pero criado en Londres, de chico había dedicado su tiempo libre al rugby y al cricket (!) hasta que descubrió el básquetbol a los 18 años. Si, empezó a jugar al básquet a los 18, ¿gran alerta no? Bueno, a los 20 fue becado en una pequeña universidad llamada Pacific, promedió 22 puntos, 11 rebotes y 3 tapas por partido ante rivales algo flojos en la NCAA y fue drafteado con 23 años por sobre colegas como Dirk Nowitzki, entonces un larguirucho adolescente alemán, y los ya más mediáticos Paul Pierce y Vince Carter, o jugadores de carrera digna como Mike Bibby y Antawn Jamison.

“Candy Man” empezó en la NBA en muy mal estado físico, a pesar de que durante el lockout previo a la temporada 1998-99 había jugado tres partidos en el campeón de Europa, Virtus Bologna. Olowakandi pasó cinco temporadas en la segunda franquicia angelina, dónde se fue acomodando como titular y supo ser un pivot decente que estaba cerca de promediar un doble-doble (en épocas muy malas de los Clippers, vale aclarar). En el 2003 estaba viviendo su mejor temporada y se reventó la rodilla. Nada fue igual. Aun así Minnesota lo contrató y deambuló un par de años por allí y por Boston hasta retirarse en 2007. Su ética de trabajo fue cuestionada nada más y nada menos que por una de las eminencias del puesto de pivot, Kareem Abdul-Jabbar, quién había sido contratado por los Clippers cuando draftearon al nigeriano para que lo entrene y sea su mentor pero luego de un año renunció, cansado de lo vago y ególatra que era Michael.

8 – Adam Morrison – Pick 3 de 2006:

hi-res-71319853-adam-morrison-of-the-charlotte-bobcats-the-third-overall_crop_north

El bigotón de Ammo representa otro estereotipo de jugador hypeado pre draft que fracasa, el tirador blanco que es goleador en la NCAA. Morrison era megacrack en la universidad de Gonzaga (estuvo en la preselección estadounidense para el Mundial Japón 2006) y sus 28 puntos por partido en el tercer año lo propulsaron al pick 3° del Draft 2006 como el gran gran tirador de esa camada, integrándose así a los nacientes Charlotte Bobcats de Michael Jordan. Adam fue el primer jugador que “Su Majestad” drafteó en los Bobcats, eligiéndolo a pesar del problema con la diabetes de tipo uno que Morrison padece. Debajo suyo pasaron Brandon Roy, Rudy Gay, Rajon Rondo, Kyle Lowry y Paul Millsap, e incluso otro tirador blanco, de la misma edad y más exitoso en la NCAA como JJ Redick. (Lo falopa que es el draft de 2006 es impresionante, véanlo por ustedes mismos)

Vale aclarar, todos los medios que se dedican a cubrir el draft lo tenían a Morrison por debajo de otro alero como Gay y ninguno lo ubicaba en el top 5 en su predicción. MJ y el coach Bernie Bickerstaff se jugaron un pleno con él. Empezó bien, siendo el mejor novato en su primer mes en la liga, y con el curso de la temporada se fue pinchando y la terminó en el banco de suplentes en un conjunto que era tan malo que lo lideraban Emeka Okafor, Gerald Wallace y Raymond Felton. El gran problema de Morrison es que no defendía ni a los derechos civiles(?) y para colmo no podía meter la pelotita en el aro. En la segunda temporada, el problema fueron los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda que le hicieron kaboom en plena pretemporada, perdiéndola entera.

Ya en la 2008-09 su rol era marginal y decidieron traspasarlo a los Lakers a cambio de Vlad Radmanovic, su versión yugoslava(?). En su año y medio en los Lakers, Ammo no jugaba nunca, hasta ni iba al banco, pero a falta de un anillo ganó dos en dos temporadas, si, tiene la misma cantidad que Ray Allen o Pau Gasol. Tras las finales de 2010, su carrera entro en un parate de 15 meses del que salió a fines de 2011, rompiéndola en apenas ocho partidos en el Estrella Roja (15 puntos por partido), y de ahí se mudo al Besiktas, pero Turquía fue demasiado para un marxista fan del Che Guevara(?) y se fue a los pocos meses, para no jugar al básquet profesional nunca más. Se retiró a los 28 años, habiendo embolsado 17 millones en la NBA por su contrato de novato.

La cuestión de la diabetes no se puede marginar al revisar la carrera de Morrison en la NBA. Esta liga tiene un ritmo rutinario de vida muy raro por su calendario que hace muy difícil que una persona con tantas alteraciones en su cuerpo pueda estar al 100%. De hecho, el cuerpo de un diabético suele tardar 48 horas para reponerse del esfuerzo de un partido de básquet, y en la NBA se juega cada dos días constantemente. Los calendarios de las ligas FIBA y la NCAA se adaptaban más a él.

7 – Sam Bowie – Pick 2 de 1984:

0219647001443103495_filepicker

Otro pivot más, se empieza a ver un denominador común que es que los GM se comen muchos buzones en este puesto tentados por la altura de los jugadores. Bowie medía 2,13 y tenía 23 años en 1984, una edad todavía lógica para ser drafteado alto en aquella época donde todos los jugadores hacían al menos tres años de universidad. Los Portland Trail Blazers tenían que dirimirse entre dos estrellas de la NCAA: Bowie o un tal Michael Jordan, y como necesitaban un pivot se decidieron por el formado en la universidad de Kentucky. Abajo de Sam también quedaron John Stockton, Charles Barkley y otros pivots de buena trayectoria como Kevin Willis y Otis Thorpe. Hay que reivindicar un poco a Bowie, no así a la elección de Portland -en las primeras selecciones siempre hay que elegir al más talentoso, no al del puesto que necesitas cubrir-.

Sam era un jugador bastante bueno que había brillado en la NCAA, aunque había un dato alarmante: no jugó desde 1981 a 1983 por una fractura en la pierna izquierda, y cuando volvió en la 1983-1984 ya no había estado en el mismo nivel. Como novato en la NBA promedió 10 puntos y 9 rebotes por partido y se metió en el quinteto ideal, bien por él. Pero a la mitad de la temporada siguiente se volvió a fracturar la tibia izquierda peleando un rebote con un compañero, lo que lo dejó afuera hasta la 1986-87, y en la quinta jornada de esa temporada nuevamente se rompió una tibia, en este caso la derecha. Bueno, otro año de rehabilitación y a mostrar todo su potencial en la 1988-89, ¿no? No, ya que después de 20 partidos se volvió a lesionar la tibia(!). En resumen, había jugado solo 63 partidos de 328 posibles en las últimas cuatro temporadas.

Aún así, los New Jersey Nets apostaron por él en 1989 y les dio sus mejores cuatro campañas en la NBA, con pocas ausencias y unos 14 puntos por partido. Bowie era titular en un equipo de playoffs. En 1993 los Lakers tradearon por un Sam ya experimentado y entonces las lesiones volvieron a joderlo. Se retiró en 1995, a los 35 años y tras 11 temporadas en la NBA en las que jugó 366 partidos como titular. Plantearlo como el mayor bust de la historia es ser muy duro con Sam, que años más tarde admitió haber sufrido problemas en sus piernas desde la escuela secundaria y siempre haberlo escondido esta información a los Trail Blazers.

6 – Darko Milicic – Pick 2 de 2003:

Milicic NBA Rookie shoot

El draft de 2003 es recordado como uno de los mejores de la historia por haber sido en el que se presentaron a la NBA cuatro grandes jugadores de esta época como son LeBron James (1), Carmelo Anthony (3), Chris Bosh (4) y Dwyane Wade (5), además de otros que fueron obteniendo importancia, caso de David West, Boris Diaw o Kyle Korver. El nombre de Darko Milicic, pivot serbio, no está entre ellos a pesar de haber sido elegido en el segundo lugar del draft días después de haber cumplido 18 años. Detroit tenía un equipo realmente bueno – finalista de conferencia en 2003, campeón en 2004 y finalista de la NBA en 2005 – y lo de Darko fue una apuesta muy a futuro. Una apuesta muuuy arriesgada, que no tuvo minutos en las primeras temporadas mientras el serbio decía que necesitaba jugar para poder crecer como jugador. Milicic no era ni el segundo pivot del equipo y solo entraba cuando los juegos ya estaban liquidados. Así, en febrero de 2006 se rindieron y lo mandaron a un Orlando Magic en reconstrucción junto a Carlos Arroyo a cambio del veterano Kelvin Cato y una elección de primera ronda en 2007.

Darko todavía era un joven de apenas 20 años, y en la ciudad de Disney sus números crecieron un poco, siendo relativamente buenos para un suplente. Pero James, Bosh, Anthony y Wade ya eran súper estrellas de la NBA, e incluso Wade ya tenía un anillo de campeón. Memphis le puso 21 millones sobre la mesa por tres años de contrato y la chance de ser titular por sobre un joven Marc Gasol, y ahí Darko no estuvo a la altura. Para 2010, ya era considerado un caso perdido, tras unos meses irrelevantes en los New York Knicks. Pero Darko aún seguía en la liga y los Minnesota Timberwolves le hicieron un contrato de cuatro años(!) a un jugador que les había confesado que odiaba jugar en la NBA y se emborrachaba antes de los entrenamientos. Empezó decentemente allí, pero se fue apagando, fue cortado y en 2012, apenas llegado a los Celtics, dejó el básquet por “motivos personales” y en 2014 debutó en el kick boxing. Hoy, este ultranacionalista serbio de extrema derecha vive como granjero en Novi Sad y dice que se curó de sus problemas con el alcohol.

5 – Greg Oden – Pick 1 de 2007:

OdenMug_crop_north

Oden fue una sensación en la temporada 2007 del básquet universitario, en la que como un pivot debutante de 19 años llevó a Ohio State a la final junto a Mike Conley. Portland tenía el número uno y seleccionó a Greg por sobre Kevin Durant y las figuras del campeón Florida, Al Horford y Joakim Noah. Todo sería como un deja vu de 1984 para el equipo del Noroeste, como esa vez que se quedaron con Bowie por sobre Jordan. Nadie dudaba de la calidad de Oden, y de hecho antes del draft nadie discutía su elección como número uno por sobre un Durant muy flaquito y un Horford ya más experimentado. Pero hoy en día Kevin y Al son estrellas de dos de los mejores equipos, mientras que Oden en Portland solo jugó 82 partidos. Apenas firmó contrato tuvo que hacerse una micro cirugía en la rodilla derecha y quedo apartado por toda la primera campaña.

A la 2008-09, Oden llegó con exceso de peso, rondando los 130 kilos, y eso más una serie de lesiones menores le impidió dominar. Ni siquiera entró dentro de los 10 mejores novatos. La 2009-10 empezó mucho mejor, y entonces en el juego 21 de la temporada una de sus rodillas volvió a decir basta requiriendo así otra micro cirugía, esta vez en la rodilla izquierda. Durante la 2011-12, Oden nuevamente recibió otra de estas operaciones. Portland lo cortó y Greg recién volvió al básquet para la temporada 2013-14, buscando un campeonato con el Miami Heat de LeBron, Wade y Bosh, que pretendía defender la corona. Oden había estado alejado de la actividad oficial por casi cuatro años. Su rol en el Heat fue minúsculo y encima no pudo obtener el ansiado anillo, tras perder con San Antonio Spurs. Ahí se acabó la NBA para Greg Oden.

En agosto de 2015 firmó para el Jiangsu Dragons de la liga china y actuó allí hasta febrero de 2016 con números muy buenos pero no grandiosos. Hoy en día con 28 años el pivot volvió a su universidad para terminar su carrera mientras colabora con el cuerpo técnico del prestigioso equipo de básquetbol. Oden tenía el talento (no tanto como Durant), lo que no tuvo fue la carrocería necesaria.

4 – LaRue Martin – Pick 1 de 1972:

2016-01-25_2203-300x195

Otro patrón más, si Portland te elije con una de las primeras elecciones, las posibilidades de fracaso parecen aumentar mucho más. En el caso de LaRue Martin el error de los Trail Blazers es mayor en mi opinión, ya que no hubo lesión alguna que le jodiera la carrera sino que simplemente el talento no estaba en él.

A los 22 años Martin fue la primera selección del Draft de 1972, por sobre una futura leyenda como Julius Erving y grandes como Paul Westphal y Bob McAdoo. McAdoo también era un interno goleador (aunque algo más chico y con más gol desde afuera) y fue el pick número dos. Ganaría el premio a novato del año en el 73, el MVP en el 75, fue tres veces el goleador de la NBA y ya más veterano se quedó con dos campeonatos y hasta una Euroliga en FIBA. En su primer temporada, McAdoo anotó 1441 puntos. Esa cifra es 11 puntos mayor al total de Martin en sus cuatro años en la NBA.

En Portland se habían deslumbrado por el paseo que LaRue le pegó a Bill Walton en un partido de NCAA y creyeron que era el centro que podía competirle al MVP de entonces, Kareem Abdul Jabbar. No fue así, y no hubo lesiones ni nada que lo fastidien. En su primer temporada promedió 4 puntos y 4 rebotes desde la banca con porcentajes de tiro menores al 40%. En la 73-74 le fue aún peor y jugó 10 minutos por partido. En el draft de 1974, Portland fue por el hombre estrella al que Martin había bailado, Bill Walton, y parecía que el colorado lo iba a tapar aún más, pero las lesiones de Walton dejaron que Martin tenga su año más decente: 7 puntos y 5 rebotes por juego.

La temporada 1975-76 volvió a ver el rendimiento de LaRue decaer y con 26 años, Portland no le renovó contrato ni otro equipo lo buscó. LaRue Martin ya estaba fuera del básquet profesional. Ah, por único año en su estadía en Portland las lesiones no molestaron a Walton en la campaña de 1977 y, gracias al rendimiento dominante de Bill, los Trail Blazers se alzaron con el trofeo de campeón.

3 -Anthony Bennett – Pick 1 de 2012:

hi-res-187112128-anthony-bennett-of-the-cleveland-cavaliers-shoots-a_crop_north

Este alero canadiense es el último gran bust. Hizo que muchos se pregunten quién era cuando Cleveland lo eligió en 2013 en el lugar que se esperaba que vaya para Nerlens Noel, al que no eligieron por la rotura de ligamentos que había sufrido meses antes. Sin otro jugador que pintara en ese momento para ser gran estrella, (quedaron de lado Kentavious Caldwell-Pope, Victor Oladipo, un entonces desconocido CJ McCollum, y prospectos extranjeros jóvenes como Giannis Antetokoumpo, Dennis Schroder y Rudy Gobert a los que nadie habría elegido con alguna de las elecciones principales) los Cavaliers, entonces todavía en reconstrucción, se dirimieron por este jugador de 20 años que tardó unos 33 partidos en tener su primer juego con más de 10 puntos anotados, tres veces más que cualquier otro pick 1 en la historia de la NBA. Nadie esperaba que Bennett fuera el primer pick, pero tampoco también nadie esperaba que lo haga tan mal.

Suplente en un equipo horrible, promedió 4 puntos y 3 rebotes en 13 minutos por partido, jugando solo 52 encuentros. Con la llegada de LeBron y la necesidad de armar un equipo candidato a campeón instantáneamente, no lo esperaron ni un poco y lo enviaron a Minnesota junto al primer pick de 2014, su compatriota Andrew Wiggins, a cambio de Kevin Love. En Minnesota volvió a ser un fracaso, un ente sin ganas de jugar al básquet (5 puntos y 4 rebotes de promedio en 57 partidos) y en la pretemporada de 2015 lo cortaron a pesar de que le habían extendido el contrato por un año más unos meses antes.

Anthony tuvo una buena actuación con la Selección de Canadá en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 (15 puntos y 10 rebotes por partido), lo que motivó a los Raptors a hacerle un lugar en el plantel a Bennett, nativo de la ciudad, pero durante su paso allí, realmente apestó (19 partidos, 1 punto y 1 rebote en 4 minutos por encuentro). Fue el primer pick 1 en ser enviado a la D-League, donde también anduvo bastante flojo, y el 1 de marzo de 2016 lo cortaron del plantel, frustrados por sus pocas ganas de trabajar.

Esa franquicia agujero negro que son los Brooklyn Nets desde 2015 lo sumó, tratando de pegar un pleno, pero apenas aguantaron cinco meses hasta cortarlo. A días de eso, el Fenerbahce turco se lo llevó al baloncesto europeo, pero ni ahí pudo ser muy trascendente. Eso si, hace un mes se dio el gusto de ganar la Euroliga 2017 (apenas jugó un minuto en la final). Los turcos decidieron no extender su contrato.

 2 – Chris Washburn – Pick 3 de 1986:

Chris-Washburn

Washburn es del Draft del 86, aka el Draft de la merluza(?) del que fue parte el infame Len Bias, muerto por sobredosis dos días después, y otros dos jugadores con problemas con las adicciones, los pivots William Bedford, quién cumplió una sentencia de diez años en prisión por tráfico de marihuana (6°) y Roy Tarpley (7°). Chris también era un pivot con sus 2,11 m, y fue el más joven de aquella edición, con 20 años. ¿Un largo futuro por delante en la NBA no? No. A los 22 jugó su último partido y a los 23 fue prohibido de por vida en la liga.

Era un interno muy explosivo, parecido a lo que después fue Shaquille O´Neal por poner un ejemplo, que dominó el básquet colegial, pero ya desde que se hizo famoso a los 17 años se decía que ese chico no tenía ética de trabajo y hasta tuvo problemas en North Carolina State por afanarse un estéreo(!). Arrastraba peligrosos vínculos con el alcohol y la marihuana desde su adolescencia, y en la universidad fue donde descubrió la cocaína, que le arruinaría todo. Como novato pasó desapercibido, jugó apenas 11 minutos por partido en apenas 35 de ellos, perdiéndose muchos por una internación para rehabilitarse de las adicciones en plena temporada que lo alejó de los Golden State Warriors por dos meses.

Washburn -quién hoy se dedica a ayudar en programas anti drogas- cuenta que dejó de ir a entrenar porque era menor la multa por faltar que la multa por estar visiblemente drogado, y que despilfarró en apenas unos meses el millón de dólares que había cobrado. De golpe se encontró consumiendo drogas en el piso de una casa sin luz ni agua, y ni siquiera hizo caso a la ayuda de una leyenda como Julius Erving. La segunda temporada disputó solo ocho partidos en GSW y lo mandaron a los Atlanta Hawks a cambio de los derechos sobre Ken Barlow, un random que nunca pisó la NBA, para sacarse el problema de encima. En la franquicia de Georgia continuó siendo el jugador que completaba el banco y al final de la temporada 1987-88 le rescindieron el contrato. En 1989 dio positivo en un control antidoping por tercera vez en tres años y eso lo llevó a estar en la lista negra de la NBA.

Washburn alternó su vida en la década del 90 entre ligas semiprofesionales de USA, pasos por Puerto Rico, Colombia y Argentina (vistió la camiseta de Echagüe de Paraná en tres partidos de 1994), y períodos viviendo como un homeless adicto en Houston en los que incluso pasó por la cárcel dos veces. Afortunadamente hoy relata que desde el año 2000 se encuentra limpio de sustancias e incluso llego a tener un restaurante de comida rápida, aunque los problemas con la ley no cesan para él. En 2014 fue detenido por no pagar la nafta que había cargado en su auto…

1 – Hasheem Thabeet – Pick 2 de 2009:

Thabeet-Getty-Images

“Hasheem The Dream” lo habían apodado algunos sinvergüenzas, comparándolo con Hakeem Olajuwon. Thabeet empezó a jugar al básquet en su país natal, Tanzania, a los 15 años, y comenzó a contactarse con secundarias estadounidenses tentándolas con su altura. Eventualmente convenció a una en Houston, y de allí saltó a la universidad de Connecticut con 19 años y 2,21 m. ¿Primera temporada? Cuatro tapas por partido. Para su tercer año ya era el mejor defensor de toda la NCAA tapando todo lo que pasaba cerca del aro (4,22 bloqueos por partido) y además también sumaba un doble-doble con 13,5 puntos y 10,8 rebotes.

Con estos pergaminos, los Memphis Grizzlies lo escogieron en el segundo lugar del draft 2009 a pesar de que era extremadamente limitado en ataque y bastante flacucho. Dejaron la oportunidad de escoger a James Harden, al mejor novato de aquella temporada, Tyreke Evans, y a los ya mencionados Curry, Rubio, DeRozan, Holiday o Teague. De tan solo pensar en alguno de ellos en el equipo del Grit & Grind que llegó a una final y dos semifinales del Oeste… El caso es que Thabeet, aunque ya tenía 22 años, había empezado en el básquet hace poco y pensaron que tenía potencial, más potencial que el de su pivot titular Marc Gasol, de muy buen año como novato y solo dos años mayor que Thabeet(!!!). Conley-Harden-Allen-Randolph-Gasol, tan solo piensen lo que pudo haber sido eso. A los golpes se hubiese puesto a defender el vago de James(?). Casi el 50% de los jugadores elegidos en ese Draft tienen lugar en la NBA hoy. Thabeet no.

En los Grizzlies estuvo una temporada y media. En la de novato promedió 3 puntos, 3 rebotes y una tapa en 13 minutos por juego, y fue en su momento el jugador seleccionado más alto en ser enviado a la D-League (luego superado por Bennett). En la segunda, contra todo pronóstico, involucionó y fue enviado a Houston junto a una elección de Draft y un entonces desconocido DeMarre Carroll a cambio de Shane Battier e Ish Smith. En los Rockets solo jugó 27 minutos en un año, eso demuestra el lugar que tenía, y lo volvieron a traspasar, esta vez a Portland junto al otro gran bust de ese Draft de 2009, Jonny Flynn, que también había recaído en la franquicia de Texas.

Portland, acostumbrado a tener pivots hypeados, lo usó 15 partidos y no le renovó en 2012, debido a que Hasheem se sumó al equipo subcampeón, Oklahoma City Thunder, por dos temporadas a cambio del salario mínimo de la liga. Su primer año en OKC fue el “mejor”, con un triste promedio de dos puntos y tres rebotes en 12 minutos por partido. Ya para la 2013-14 los Thunder draftearon a Steven Adams, quién le sacó el lugar como pivot suplente, y ahí se acabó todo para el de Tanzania, cortado por Philadelphia y Detroit antes de comenzar la 2014-15. Ese año lo pasó en la Liga de Desarrollo con los Grand Rapids Drive, el equipo filial de los Pistons, con 8 puntos, 2,5 tapas y 6 rebotes por juego. Hoy Thabeet ya tiene 30 años y se dedica a disfrutar los 17 millones que ganó en su paso de cinco años por la NBA como eterno suplente.